Lunes. 10.12.2018

EJEMPLOS DE UNA PROFESIÓN "DE RIESGO"

Las anécdotas más curiosas que cuentan los gestores sobre los autónomos

Las anécdotas más curiosas que cuentan los gestores sobre los autónomos

Desde encontrar fotos picantes en la ‘bolsa de las facturas’ a repasar los temas fiscales de un ganadero mientras daban una vuelta en el campo rodeado de toros bravos, o intentar desgravar una operación de pecho. La misión de un gestor es ayudar a los autónomos a llevar sus cuentas y sus trámites, pero a veces las particularidades del sector o las ocurrencias de los trabajadores por cuenta propia hacen que los asesores vivan experiencias únicas.

Las anécdotas más curiosas que cuentan los gestores sobre los autónomos

La heterogeneidad del colectivo de autónomos es de sobra conocida y es que como dice el refrán cada uno es de su padre y de su madre. Quien no podría estar más de acuerdo con esta afirmación son los asesores. Estos profesionales tienen que tratar en su día a día con multitud de trabajadores autónomos y a veces se enfrentan a realidades de lo más curiosas y variopintas.

Ya sea por rareza del modelo de negocio o por las ocurrencias del propio trabajador por cuenta propia, los gestores y asesores siempre tienen anécdotas curiosas que contar y en la mayoría de las ocasiones, éstas ejemplifican lo que no se debe hacer. La asesoría Ramos y Albarrán se ha encontrado a lo largo de su trayectoria con situaciones muy inverosímiles y que relatan a Autónomos y Emprendedores:

  • Fotografías picantes en la 'bolsa de las facturas'

Muchos autónomos llegan a la oficina de su gestor con una bolsa de plástico repleta de papeles, en su mayoría facturas, que esperan que el profesional ordene, aclare y desgrave aquellas que pueda. Lo curioso de estás 'bolsas de facturas' no es el hecho de que los documentos vengan en lo que la Real Academia de Española (RAE) define como “especie de talega o saco de tela u otro material, que sirve para llevar o guardar algo”, sino lo que hay en su interior. Y es esta gestoría se ha llegado a encontrar contratos de alquiler, facturas que no tienen nada que ver con el negocio, llaves, dinero, e, incluso fotos "picaronas" de los dueños del negocio en estas ‘bolsas de facturas’. “Guardan todo lo que se les antoja” han dicho desde el despacho.  

  • Desgravar un aumento de pecho

Intentar introducir facturas que nada tienen que ver con el negocio para desgravárselas y pagar menos es algo con lo que se encuentra habitualmente un gestor en su día a día. Normalmente esas facturas imposibles suelen ser gastos externos al negocio, de comida u ocio, pero una de las facturas más curiosas que se han encontrado en Ramos y Albarrán es la de intentar desgravar el coste de una operación de aumento de pecho.

  • La vergüenza de hacer un inventario en un videoclub

Desde Barraban y Asociados reconocen que esta anécdota es antigua, pero no por ello menos curiosa y graciosa. Estos asesores estaban ayudando a un pequeño cliente a hacer el inventario de su videoclub. Después de pasar por todos los géneros, drama, acción, infantiles… llegó el turno de las películas para adultos, las películas porno. “Estuvimos repasando en voz alta y anotando todos y cada uno de los títulos de las películas porno que tenía el videoclub y a pesar de lo pintoresco de la escena no podíamos reírnos, porque era el negocio de un cliente”.

  • Sustituir al autónomo en el negocio y lidiar con clientes enfadados

Dos personas eran conjuntamente los dueños de una franquicia de lavandería y clientes de la asesoría. De la noche a la mañana, éstos autónomos decidieron dejar su negocio y marcharse fuera de España, cerrando el negocio de mala manera y dejando la ropa de los clientes dentro de la lavandería. Desde la asesoría intentaron negociar con los dueños y finalmente consiguieron que abrieran en local, pero fueron los asesores quienes tuvieron que encargarse de todo: de anunciar a los clientes de la lavandería que podían recoger sus pertenencias y de realizar ellos directamente las devoluciones

“Nos encontramos con gente realmente cabreada, que no se daba cuenta que nosotros simplemente éramos el despacho y que estábamos ayudando” cuentan desde Ramos y Albarrán. Quienes cuándo fueron a cobrarse sus servicios, se encontraron con un cliente moroso, que les obligó a saldarse la deuda con la venta de la ropa que no habían reclamado los clientes -y que vendieron por páginas de segunda mano y Wallapop- y los materiales de la propia lavandería.

  • En el campo y rodeado de toros

Uno de los clientes de esta asesoría era una pequeña ganadería y un día acudieron a una cita que tenían con el ganadero. Mientras estaban hablando y discutiendo sobre la fiscalidad del negocio, el autónomo decidió dar una vuelta por el campo y enseñarles el recinto. Así qué estuvieron conversando sobre impuestos rodeados de toros bravos en libertad. “Le expresamos al ganadero nuestra inquietud por los siete u ocho toros que nos miraban fijamente, pero el ganadero respondió que no pasaba nada, que los toros en libertad no hacían nada, y continuamos con la reunión”. Anécdota que se volvió a repetir, pero esta vez con un cliente que tenía caballos.  

  • Llamadas por la noche por miedo a Hacienda

Recibir una carta de Hacienda es algo que muchos trabajadores por cuenta propia temen, hasta el punto de realizar llamadas en plena noche para comunicarse con su gestor y notificarle que le ha llegado una carta de Hacienda. Desde la asesoría señalan que las notificaciones del Fisco pueden esperar a primera hora del día siguiente.  

  • "¡Caramba eso es mucho IVA, me lo tienes que bajar a la mitad!"

La frase de ‘eso es mucho IVA, me lo tienes que bajar a la mitad’ es una de las más frecuentes que escuchan los gestores. La mayoría de los trabajadores por cuenta propia no la dicen con la intención de cometer un delito, sino que “piensan que tenemos una barita mágica y que podemos hacer algún truco legal. Pero no se puede hacer y si se hace, por insistencia, ellos corren las consecuencias legales”.

  • Peleas​ ante notario

Aunque las peleas ante notario son más frecuentes en casos de herencia, esta asesoría reconoce haber tenido que llegar a separar a familiares que se iban a pegar dentro de la propia notaría. Situación que es muy desagradable y que hace enfadar al oficial, por lo que aconseja ir al notario “ya peleado”.

Para evitar estas situaciones

Aunque estas anécdotas son curiosas y en muchos casos divertidas, la realidad es que la mayoría son errores, despistes -alguno podría convertirse en delitos, que podrían corregirse, según Ramos y Albarrán asesores, con un poco más de organización por parte del autónomo. El cliente de un gestor debe entender que no tienen una barita mágica y que la "ingeniería fiscal" es peligrosa. Sobre todo, apuntan, las cosas no son siempre como uno quiere, la ley hay que cumplirla siempre y los trámites salen mejor si se hacen con tiempo, empeoran si se pretende hacer en el último momento. Lo de querer hacer las cosas y mandar las facturas a última hora es un vicio muy extendido entre los autónomos. Sería bueno "hacer una criba por ejemplo de todas las facturas que van a presentar, y concenciarse que el IVA no se puede reducir, por ejemplo”, señalan.

Las anécdotas más curiosas que cuentan los gestores sobre los autónomos