Sábado. 23.02.2019

UNA BUENA IDEA NO DEBE DEPENDER DE LA SUBVENCIONES

Hasta dos años para cobrar una ayuda al emprendimiento

Hasta dos años para cobrar una ayuda al emprendimiento

Las ayudas y subvenciones al emprendimiento pueden ser un apoyo para poner en marcha un negocio. Sin embargo, expertos y asociaciones recomiendan no depender de ellas para emprender. Pueden tardar años en recibirse e implican una gran cantidad de trámites administrativos con los que algunos emprendedores pueden no estar familiarizados. Cientos de documentos, expedientes, largos periodos de espera y justificaciones del uso de la subvención.

Hasta dos años para cobrar una ayuda al emprendimiento

Miles de autónomos españoles solicitaron ayudas en estos últimos años para poner en marcha un negocio. Con la crisis, el desempleo y la bajada de salarios, se vivió una avalancha de solicitudes. Tan sólo el programa España Emprende, que lidera la Cámara de Comercio de España, ha concentrado en dos años 13.000 usuarios de ayudas al emprendimiento y 3.000 negocios puestos en marcha gracias a ellas. Miles de españoles han apostado por subvenciones en forma de ayudas al emprendimiento o financiación para la puesta en marcha de su negocio. Pero, ¿realmente funcionan estas ayudas? ¿resulta difícil acceder a ellas?

Los emprendedores tienen que dar decenas de pasos para acceder a una subvención. Desde el momento en el que se solicita una ayuda es necesario procesar la solicitud, abrir un expediente, entregar documentos que recojan el plan de negocio y que demuestren la viabilidad del proyecto. Tras periodos que pueden llegar a durar hasta un año de espera, en el caso de ser aceptada la solicitud por el organismo correspondiente, comienza el trámite más largo: cobrar la ayuda. Diferentes asociaciones de autónomos aseguran que este trámite puede durar hasta 18 meses. Además, tras cobrar la ayuda, las Administraciones llevan a cabo un seguimiento del destino de la subvención, una serie de comprobaciones que conllevan más trámites administrativos. ¿Suponen todas estas gestiones una dificultad para acceder a ayudas al emprendimiento?

Para Marcos Caviró, responsable del programa España Emprende, no es tanto un problema de acceso sino de que hay cientos de ayudas, en las que intervienen cientos de organismos a todos los niveles y resulta difícil unificarlas y simplificar las gestiones. “En cada ayuda al emprendimiento participan varias entidades, las Cámaras, por ejemplo, tienen convenios con terceros. Si en la ecuación añades a entidades bancarias, Ayuntamientos, partes autonómicas o centros de investigación, las ayudas se enmarañan cada vez más. Las trabas administrativas y burocráticas son una dificultad para muchos emprendedores a la hora de acceder a ayudas. Ahora bien, los que de verdad están interesados, tarde o temprano, las obtienen.” explicó Caviró

Entre tres meses y dos años de resolución

Para muchos emprendedores, cuando acceden a ayudas al emprendimiento es la primera vez que se ven inmersos en trámites administrativos de estas características. Para el responsable del programa España Emprende, las dificultades de acceso a las ayudas tienen mucho que ver con esto, “en muchos casos, los solicitantes de ayudas no están familiarizados con los trámites que rodean y requieren las ayudas al emprendimiento porque, en muchas ocasiones, es la primera vez que emprenden.”.

Las trabas administrativas son la dificultad más frecuente con la que se topan los emprendedores a la hora de solicitar una ayuda.  También lo es el tiempo de resolución. Y es que, la mayoría de subvenciones al emprendimiento tardan en recibirse entre tres meses y dos años. Ante esto, Caviró recomendó “no contar nunca con una ayuda, si tu negocio necesita de una ayuda para ponerse en marcha es que no es tan rentable como parece”. En la misma línea, Lorenzo Amor, de la Asociación de Trabajadores Autónomos explicó que “las empresas que nacen de la subvención suelen fracasar. Es complicado que un negocio que se monta al hilo de una subvención pueda consolidarse y desarrollarse en el tiempo”.

Otro de los problemas que dificultan el acceso a las ayudas al emprendimiento es la avalancha de solicitudes, la gran cantidad de solicitudes que se han recibido en España a raíz de la crisis, donde muchos emprendedores vieron en las subvenciones una puerta de entrada directa al autoempleo. Y es que, las ayudas están cada vez más concurridas. “Todas las ayudas, de una forma u otra, se agotan. Cada vez hay más competencia, más proyectos innovadores que solicitan un apoyo económico o de otra índole, para ponerse en marcha. Hay muchas solicitudes de personas en desempleo, o con sueldos bajos que quieren emprender para mejorar su calidad de vida.”

 Y es que, la existencia de tantos perfiles de solicitantes, tan diferentes entre sí, hace que cada vez haya más dificultades a la hora de acceder a una ayuda. Las subvenciones están cada vez más centradas en perfiles específicos de emprendimiento, y en especial, en el principio de la actividad, en la puesta en marcha del negocio. “Las ayudas son pan para hoy y hambre para mañana, ocupan un momento puntual del autoempleo, pero luego se acaban y no generan nada” explicó Lorenzo Amor, presidente de ATA. Para él, la solución está en impulsar más ayudas finalistas ya que, las subvenciones, “ a veces llegan tarde y se pasa mal mientras tanto”, sin embargo, otras fórmulas como las ayudas finalistas y exenciones fiscales pueden potenciar la creación de empleo, la activad el consumo y el bienestar social.

Hasta dos años para cobrar una ayuda al emprendimiento