domingo. 19.09.2021

TRES VÍAS DISTINTAS PARA INCREMENTAR LA PRESTACIÓN

Así aumentaría la pensión de los autónomos por cada año que demoren su jubilación, según el plan de Escrivá

escriva-ministro-seguridad-social-congreso
José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.
El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, planea reformar la jubilación demorada. Esto es lo que cobraría un autónomo con la nueva propuesta.
Así aumentaría la pensión de los autónomos por cada año que demoren su jubilación, según el plan de Escrivá

El Gobierno ha presentado varias recetas para intentar asegurar la sostenibilidad del sistema de pensiones. El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, piensa que una de las claves es acercar la edad real de jubilación a la edad legal que, en 2021, es de 66 años. Para lograrlo propone, entre otras cosas, una reforma de las pensiones -que todavía está sujeta a negociación con los agentes sociales y aprobación por parte del Congreso- en la que penalizará más la jubilación anticipada y, a la vez, incentivará la demorada. 

Actualmente  la jubilación demorada es una modalidad de retiro que permite al trabajador por cuenta propia obtener más pensión a cambio de jubilarse más tarde. Para ello, esta vía prevé una serie de incrementos porcentuales sobre la base reguladora de la pensión. En definidas cuentas, por cada año que el autónomo atrase su retiro, se le sumara un porcentaje adicional sobre su pensión mensual que oscila entre el 2% y el 4%, en función de los años cotizados que el autónomo acumule a sus espaldas. 

En este momento, un trabajador por cuenta propia que tenga 66 años en 2021 y entre 15 y 25 años cotizados podrá acceder a un incremento del 2% por cada año de demora; si tuviera entre 25 y 37 años percibiría un porcentaje adicional del 2,75%; y aquellos que tengan más de 37 años, sumarán un 4% a su pensión mensual. 

Ahora bien, según ha venido afirmando Escrivá en anteriores comparecencias, esta modalidad tiene "margen" para incentivarse más. Así mismo, también relacionó el poco uso de esta modalidad por parte de los contribuyentes al "desconocimiento que todavía hay acerca de la jubilación demorada". Cuestión con la que su departamento pretende acabar. En el borrador de la reforma de las pensiones que maneja el Gobierno y que presentó el ministro la semana pasada en la Comisión de Seguimiento y Evaluación de los Acuerdos del Pacto de Toledo, se prevé introducir dos nuevas modalidades añadidas a la ya existente. 

Así quedará la pensión para cada modalidad

Actualmente, los incentivos por la jubilación demorada son de una media de un 3,2% por año de retraso más allá de la edad legal. Porcentaje que, según el ministro, tiene margen de ampliación. 

Modalidad 1: porcentaje de incremento sobre la pensión

Los autónomos tendrían a su disposición una primera modalidad, que es la misma que había hasta ahora, con el único cambio de que si saliera adelante la reforma se aplicaría siempre un 4%. Así pues, pongamos el ejemplo de un autónomo que se jubilara en 2021 con dos años de demora. Aumentaría su base reguladora un 8%:

  • Si tuviera una base reguladora baja de, por ejemplo, 9.100 euros y teniendo el 100% de los años cotizados, percibiría 728 euros más de pensión. Como ha optado por la modalidad de incremento permanente sobre su pensión mensual, en vez de cobrar, alrededor de 650 euros que le corresponderían, pasará a cobrar 52 euros más, es decir, 702 euros mensuales por 14 pagas.
  • Si tuviera una base reguladora similar a la media de los autónomos, que rondaría los 14.000 euros, entonces el plus sería de 1.120 euros, que dividido por 14 pagas da como resultado un extra mensual de 80 euros. Así, de los 1.000 euros que cobraría de pensión en cada paga sin el incentivo, pasaría a cobrar 1.080 euros.
  • Si tuviera una base reguladora similar a la máxima, que sería de 37.000 euros anuales, un 8% sería 2.960 euros. Dividiendo este 'plus' por 14 pagas, daría como resultado 211,4 euros mensuales a añadir sobre la pensión. Así, este autónomo pasaría de cobrar al mes 2.642 euros sin incentivo a 2.854 euros. Hay que recordar que la pensión máxima está topada, por el momento topada aunque el ministro de Seguridad Social ha hablado de aumentarle el techo. Por eso, ninguna pensión ahora puede superar los 2.707 euros mensuales con lo que el aumento de la pensión demorada también tiene ese tope.

Modalidad 2: pago único

Al parecer, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones estaría barajando cambiar el método por el que se aplica este complemento: parece que "las personas estarían más dispuestas a aumentar su edad de jubilación a cambio de un pago único, en lugar de lo que hay ahora que es una aumento de la pensión permanente. Un pago único equivalente puede tener más atractivo que un aumento porcentual de la pensión en toda tu vida como jubilado".

Así pues, en vez de recibir una pensión un poco superior durante toda su vida, el autónomo podrá acceder a un pago único que está todavía por determinar. Aún con todo y en base a la fórmula ofrecida por Escrivá, un autónomo que atrase su retiro dos años recibiría un 8% de su pensión en un único pago:

  • Si se retirara con una pensión cercana a la mínima, siguiendo el ejemplo anterior, de unos 9.100 euros, podría acceder a un pago único de alrededor de 9.000 euros que se podrían cobrar anualmente a razón de 4.500 euros por año de demora.
  • Si se jubilara con una pensión cercana a la media, de 14.000 euros, el pago sería de 12.000 -6.000 euros por año de demora-. 
  • Si se retirara con una pensión cercana a la máxima, de 37.000 euros, podría acceder a un pago único de alrededor de 23.400 euros -11.700 euros por año de demora-.

Una opción más: combinar los porcentajes y el pago único

Así mismo, habría una tercera opción a la que se refirió el ministro Escrivá, y que podría consistir en una combinación de ambas modalidades: la actual, en la que se cobra un plus mensual sobre la pensión y el nuevo pago único. Aunque todavía no se ha concretado los detalles de cómo se formularía exactamente esta última vía. Lo lógico sería pensar que la mitad, un 2%, iría dirigida a aumentar la prestación mensual, y la otra mitad,  un 2% iría a parar al pago único. 

De este modo, pongamos el ejemplo de un autónomo que se jubila dos años más tarde de la edad legal y opta por esta tercera opción. La mitad sería 4% y 4%:

  • Si tuviera una pensión similar a la mínima, de 9.100 euros, el incentivo se le quedaría en 26 euros al mes de plus en la pensión y un pago único de 4.500 euros. 
  • Si tuviera una pensión cercana a la media, de 14.000 euros, el incentivo se le quedaría en 40 euros mensuales  de plus en la pensión y un pago único de 6.000 euros de demora.
  • Si tuviera una pensión cercana a la máxima, de 37.000 euros, el incentivo sería de 105 euros al mes y un pago único de 11.700 euros .

Sin embargo, para optar a esta modalidad e incrementar la pensión, en cualquier caso, se seguirán exigiendo algunos requisitos.

Requisitos para acceder a complementos por jubilación demorada

  • El solicitante debe haber cotizado, como mínimo, 15 años en la Seguridad Social al cumplir la edad mínima de retirada.
  • Para que la jubilación se considere demorada, el solicitante tiene que haber cumplido la edad mínima de retirada en cada año. 
  • A partir de los 70 años, el autónomo puede seguir desarrollando su actividad pero no se acumularán más años de cotización a la Seguridad Social.
  • Cuando se tenga derecho a la pensión máxima, no habrá posibilidad de aumentarla con complementos por jubilación demorada.
  • La jubilación demorada no es compatible con otras modalidades como la jubilación flexible, la jubilación activa ni, por supuesto, con la jubilación anticipada.

Así aumentaría la pensión de los autónomos por cada año que demoren su jubilación, según el plan de Escrivá