lunes. 22.07.2019

CONTAMOS ALGUNAS DE LAS 200 HISTORIAS DE AUTÓNOMOS QUE HAN PEDIDO AYUDA

Así funciona el 'hospital' para negocios en dificultades

Así funciona el 'hospital' para negocios en dificultades

Más de 200 autónomos han pasado por el “hospital de negocios” de la Comunidad de Madrid o lo que es lo mismo han participado en el programa EarlyWarning. Éste tiene el objetivo de ayudar a los negocios con dificultades.

Así funciona el 'hospital' para negocios en dificultades

“Uno, porque no deja caer a los negocios y dos porque en el caso de caída hace que sea lo más leve posible para el autónomo y para sus trabajadores, en el caso de que los haya”. Con estas palabras el presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, Lorenzo Amor, describía la importancia del programa europeo Early Warning. Un proyecto que se comenzó a desarrollar en la Comunidad de Madrid como prueba piloto y que ya es una realidad. Éste tiene el objetivo de dar una segundad oportunidad a los autónomos que están pasando por dificultades.

Su funcionamiento es un muy similar al de un hospital. El autónomo puede acudir tanto a ATA como a la Comunidad de Madrid. Ambas actuarán como un ‘médico de primera instancia’ e identificaran los problemas y males que tiene un negocio, ofrecerán un diagnóstico y, en caso necesario, lo derivarán a un especialista que se encargará de poner remedio o paliar el dolor. Esta red de especialistas está formada por el Colegio Oficial de Gestores Administrativos, el Colegio de Psicólogos, el bufete Garrigues, Heineken, la Asociación de Seniors Españoles para la Cooperación Técnica (SECOT), entre otros organismos especializados que se encargan de ofrecer un asesoramiento más específico en aspectos legales, comerciales o de gestión y desarrollo de negocio.

Hasta la fecha, 220 autónomos han sido atendidos en este particular ‘hospital de negocios’. Y, según los datos proporcionados por la Comunidad Madrid, de los 166 casos que fueron vistos por ATA y la Comunidad, 43 fueron derivados a las entidades especializadas.

Esta labor de asesoramiento ayuda tanto a los negocios que estén atravesando una situación de dificultad, como a aquellos que ya no puedan continuar, en cuyo caso se les acompañan al cierre para que éste se produzca de la forma más "dulce" posible.

El Early Warning desde el punto de vista de sus protagonistas

Acudir y participar en el programa Early Warning es un paso que a muchos trabajadores por cuenta propia les cuesta dar y es que según explicó, Laura Gómez, coordinadora técnica del programa Early Warning en ATA, “normalmente vienen ya no sólo con problemas económicos y financieros, o con un negocio que no funciona bien, sino que sus dificultades ya han pasado al terreno personal, y les afecta en sus relaciones familiares y en el carácter. Éste es el principal problema que tienen”. Razón por la que la mayoría de los que acuden, no lo hacen solos, sino que van acompañados y animados por un familiar o una persona cercana.

Tanto los encargados de hacer posible Early Warning cómo los que han participado en él coincide en que la principal ventaja y novedad es que proporciona un asesoramiento que los autónomos no conseguirían por otros cauces y de forma gratuita. “Hay muchas ayudas al emprendimiento inicial, pero no cuando el negocio ha avanzado y se te presenta un problema. Por eso acuden a nosotros” afirmó Gómez.

Uno de los primeros casos de este "hospital de negocios" al que Laura Gómez tuvo que enfrentarse fue el de un señor que tenía, junto con otros dos socios, un taller de chapa y pintura.  Como consecuencia de la crisis había perdido muchas de las igualas que tenía firmadas con empresas aseguradoras. El negocio recibía una cantidad de dinero fijo de las compañías de seguros que les utilizaban como taller principal. Esta colaboración les funcionaba y les proporcionaba ingresos fijos.

La pérdida y el endurecimiento de los contratos con las aseguradoras, sumado el hecho de que el resto de los socios estuviese cerca de la jubilación, dejaba al autónomo en una situación difícil: debía quedarse al frente de un negocio que no daba ingresos suficientes y éstos eran los únicos de la unidad familiar, ya que su mujer no tenía trabajo. Esta situación le afectó de manera personal, llegó a tener problemas de salud e incluso, relató Gómez, pensamientos suicidas. “Mi recomendación ante esta situación fue que cerrase el negocio y lo derivamos a bufete Garrigues para que le ayudasen a dar los pasos para liquidar la sociedad”.

Laura Gómez cuenta que a todos los autónomos del programa les hacen un seguimiento y se ponen en contacto con ellos a los tres y seis meses siguientes para saber cómo les está yendo. En el caso del taller, el autónomo le dijo que el taller había empezado a remontar. “Al indicarle todos los pasos que tenía que dar para cerrar el negocio se había tranquilizado y se había centrado en su actividad… Y antes de que llegaran los seis meses, nos volvió a llamar y me pidió una cita porque había recibido una oferta de compra del taller de unos chicos y me comentó que estaban ya todos los papeles en marcha para hacer el traspaso”. La coordinadora técnica contó que el autónomo estaba optimista con el futuro: “De momento él iba a cerrar el negocio, iba a vender el taller e iba a ganar dinero. Y ya vería después lo que haría”.

Otro caso de Early Warning es el Manuel Gómez, quien acudió al programa por un problema jurídico a causa de una estafa. Este autónomo detalló que para crear su particular escuela infantil de inglés para niños de 0 a 3 años tuvieron que hacer una gran obra y adaptar el local, pues “somos un centro fuera de lo común, ya que nosotros concebimos la educación como un arte y buscamos la forma de inspirar a los niños para aprender. Tenemos un método respetuoso con el desarrollo de los niños, sin métodos represivos y con espacios abiertos” describió Gómez.

Fue durante el periodo de adaptación cuando ocurrió la estafa. Los constructores encargados les dejaron con la obra a medias y se llevaron los 30.000 euros que les habían pagado. Lo que conllevó una serie de problema financieros, un retraso en la apertura y, más tarde, una demanda a las personas que les estafaron. El programa, al que accedieron esta vez a través de la Comunidad de Madrid, les puso en contacto con un prestigioso despacho de abogados que le asesoró jurídicamente. Ahora Manuel Gómez puede seguir adelante con su escuela infantil. Gómez insistió y valoró positivamente el asesoramiento recibido durante el programa: “Creo que uno de los problemas más grandes que tienen los emprendedores en España es la carencia de asesoría. Estamos solos ante el peligro, nadie te recoge en su regazo cuando alguien te estafa… Por eso valoro bastante los proyectos como Early Warning" finalizó Gómez.

Mercedes Domínguez Esteban es un caso aún sin resolver para Early Warning. El programa ha identificado los problemas, ha puesto en marcha distintos mecanismos para hacerles frente, pero todavía no se han obtenido los resultados deseados. Esta emprendedora lo tiene todo: una página web, un dossier de su trabajo, el espacio para empezar la actividad…Lo único que le faltan son clientes, razón por la que acudió al programa.

Domínguez confesó haber tenido muy mala suerte con su proyecto: Aipack – Active Inclusive Packaging-, un pequeño negocio de manipulados industriales y promocionales. “Ves todo lo que está en los supermercados, farmacias o droguerías que es promocional como el 2x1, pues Aipack se dedica a fabricar esos envoltorios, neceseres o cajas dónde van juntos”. Decidió participar en Early Warning como último mecanismo para hacer despegar su negocio. Explicó que le han enseñado nuevas fórmulas y métodos para captar clientes, aunque por el momento su negocio sigue parado.

“Yo en el momento en el que tenga mi primer cliente me doy de alta de autónomo -es lo único que le falta- y lo pongo todo en marcha”. Domínguez se entristece pensando que finalmente, un proyecto en el que lleva trabajando un año, no vea la luz. “Lo tenía todo pensado, la forma de trabajar en equipo, los contratos que iba a hacer -quería emplear a personas en riesgo de exclusión social-, etc”. Todo planeado en un proyecto empresarial, que de momento se queda en la casilla de salida.  

Así funciona el 'hospital' para negocios en dificultades