lunes. 30.11.2020

ESTA CIFRA SUPONE EL 50% DE LOS NEGOCIOS EN ESPAÑA

Los autónomos del ocio infantil se concentraron en Madrid para denunciar 1.500 cierres

Isabel Díaz Ayuso en la manifestación del Ocio Infantil.
Isabel Díaz Ayuso en la manifestación del Ocio Infantil.

Los autónomos al frente de centros de ocio infantil se manifestaron este martes en el centro de Madrid para denunciar el cierre de 1.500 negocios, la mitad del sector.

Los autónomos del ocio infantil se concentraron en Madrid para denunciar 1.500 cierres

Asistir al ‘Entierro del Ocio Infantil’ fue la razón por la que este miércoles un grupo de autónomos vestidos de negro y con mascarillas rojas se concentró en el centro de la capital. Los dueños de los centros de ocio infantil de la Comunidad de Madrid salieron a la calle para denunciar la grave situación en la que se encuentra el sector y que ha llevado ya al cierre a más de 1.500 negocios, ha supuesto la baja de más 2.000 trabajadores por cuenta propia y la pérdida de más de 6.000 puestos de empleo.

Su manifestación, que empezó en la Plaza de Callao y terminó en la Puerta del Sol, acabó con la presencia de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que salió de su despacho para bajar a la calle y escuchar de primera mano las demandas del colectivo. “Estamos muy satisfechos con la manifestación porque hemos conseguido que la presidenta de la comunidad bajase a hablar con nosotros”, dijo Juan Carlos Nieto, presidente de la Asociación de Centros de Ocio Infantil y Juvenil de la Comunidad de Madrid (ACOCAM), organización que fue la encargada de convocar la manifestación.

El presidente de ACOCAM explicó que la presidenta de la Comunidad de Madrid se mostró muy interesada en conocer la situación en la que se encuentra el colectivo. “Se comprometió a analizar nuestra situación en detalle”, aseguró Nieto. Quien contó, que alguien del gabinete de Díaz Ayuso se quedó con sus datos personales para poder ponerse en contacto con él más tarde y conocer mejor  cómo se encuentra el sector: “Quieren saber por lo que están pasando nuestros negocios, lo que pedimos y a cuántas personas les afecta nuestra situación”, apuntó Nieto.

Un minuto de silencio por los 1.500 centros que han cerrado

Según explicó el presidente de ACOCAM, el motivo de la manifestación fue el ‘Entierro al Ocio Infantil’ porque más de 1.500 centros de ocio infantil de la región han bajado sus persianas para siempre. “Queríamos reflejar con este ‘entierro’ una realidad que vive el sector y es que entre el 50% y el 60% de nuestros compañeros han cerrado. De hecho, hemos guardado por ellos un minuto de silencio”, contó Nieto. 

Una forma muy llamativa de llamar la atención sobre el resto del colectivo que está aguantando, en serio peligro de desaparecer y que no quieren verse en la obligación de cerrar.  “Queríamos que la Administración nos escuchase, supiera que somos seguros y que nos merecemos un voto de confianza para poder trabajar” añadió Nieto.

Una circunstancia que consiguieron el pasado miércoles: “estamos muy agradecidos de que Díaz Ayuso haya bajado a la calle. Se mostró muy cercana con nosotros, entendiendo nuestra situación e, incluso, llegó a aceptar como regalo una falda que llevaba una de nuestras compañeras, confeccionada a base de las bolas típicas de nuestros parques”.

Asimismo, para Nieto el éxito de la manifestación radica en que puede haber una esperanza para los parques y centros de ocio infantil. “Estamos luchando porque se conozca que tenemos otras formas de trabajar. Que con aforo reducido, el uso de mascarillas y con las distancias adecuadas, los más pequeños pueden seguir yendo a nuestros negocios”, concluyó el presidente de ACOCAM.

La mayoría llevan cerrados desde marzo

Aunque la manifestación ocurrió en Madrid, lo cierto es que la difícil situación por la que está atravesando el ocio infantil se repite a lo largo de toda España. Este sector, al igual que el del ocio nocturno, fue uno de los primeros en cerrar y han sido casi de los últimos en reabrir.

No obstante, y aunque en algunas regiones esté permitida su actividad, apenas tienen contrataciones por el miedo a los contagios de los padres. Lo que está llevando a una difícil situación económica a los miles de autónomos que viven del alquiler de estas grandes salas acondicionadas para celebrar desde fiestas de cumpleaños hasta comuniones, o pasar la tarde. Según estiman, su facturación no alcanza ni un 10% de lo que hacían antes de la crisis.

Los autónomos del ocio infantil se concentraron en Madrid para denunciar 1.500 cierres