viernes. 19.07.2019

MÁS ECONÓMICO QUE LA VÍA JUDICIAL

Los autónomos pueden ahorrar más de un 50% de los gastos procesales utilizando la mediación

Trinidad Bernal, experta en mediación de la Fundación ATYME, durante el Curso UCM. | Foto: Guillermo López.
Trinidad Bernal, experta en mediación de la Fundación ATYME, durante el Curso UCM. | Foto: Guillermo López.

La mediación permite que las partes de un conflicto puedan llegar a un acuerdo por vía extrajudicial. Se trata de un proceso con el que los autónomos podrían llegar a ahorrarse más de un 50% de los costes procesales si tienen un conflicto.

Los autónomos pueden ahorrar más de un 50% de los gastos procesales utilizando la mediación

Diálogo, comprensión, empatía y creatividad para encontrar una solución. Éstas serían en resumidas cuentas las claves de un proceso de mediación, que sirve para que todas las partes de un conflicto puedan llegar a un acuerdo y que éste no sea impuesto por vía judicial. Este proceso puede llegar a ser muy útil para los trabajadores autónomos, especialmente para todos aquellos pequeños negocios que se hayan puesto en marcha por el emprendimiento conjunto de varios socios.

“La mediación permite que los socios de un pequeño negocio puedan superar sus diferencias y llegar a un acuerdo” dijo Trinidad Bernal, experta en mediación de la Fundación ATYME, durante su clase en el Curso de Verano del Escorial de la Universidad Complutense ‘Autónomos y Emprendedores, un modelo emergente’, que se celebra con la colaboración de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) y el Ilustre Colegio Oficial de Gestores Administrativos de Madrid (ICOGAM).

Para esta experta, la Mediación consiste en “la intervención de un tercero en una disputa o negociación. Siempre que el tercero sea competente e imparcial, aceptado por las partes y que, aunque carece de poder de decisión, les ayuda a conseguir voluntariamente su propio arreglo extrajudicial, preservando la confidencialidad”. Se trata, aseveró Bernal, de un proceso mucho más sencillo y económico que buscar una solución vía judicial. “Todo dependerá del proceso contencioso y el caso con el que se compare, pero un autónomo podría ahorrar más del 50%, o incluso el 60%, utilizando la mediación para solucionar un conflicto”.

Una sesión de mediación, informó Bernal, puede llegar a costar 150 euros. En cuanto al número de reuniones necesarias para encontrar solución, esta experta dijo que era muy complejo establecer una cifra. Pero hizo hincapié “en que no es conveniente  que se alarguen en el tiempo.  No puede ser como un proceso judicial que dura años”.

Ventajas de utilizar la mediación para solucionar conflictos

A parte de la rapidez del proceso y el ahorro económico, utilizar la mediación para solucionar los conflictos entre los socios, sirve, según Trinidad Bernal de ATYME para que las soluciones obtenidas mediante la mediación sean más satisfactorias. “Es indudable que, cuando uno participa en sus propias decisiones, se siente mucho mejor y la satisfacción sea mayor. Además, no buscar culpables supone poder llegar a preservar las relaciones entre las partes enfadadas”.

Precisamente, éste es uno de los puntos fuentes de este proceso, ya que, al trabajar las partes implicadas con otra externa e imparcial, todo puede volver a estar en sintonía. “La mediación trabaja en eso, para que, por ejemplo, dos socios que han tenido una vida profesional en común, puedan volver a restablecer esa situación en conjunto. O incluso pueda producirse la disolución de una sociedad, pero sin necesidad de machar la relación.” Ello hace que la mediación, apuntó, Bernal, sea muy utilizada entres “las empresas familiares".

¿Qué genera conflicto entre los socios?

Trinidad explicó que, para que funcione la mediación, todas las partes deben estar implicadas en el proceso y querer solucionar el problema. “Aunque cuando acuden a nosotros sólo suele hacerlo una parte del conflicto". También constató que hay tres tipos de conflictos que surgen en los pequeños negocios y que éstos se deben principalmente a las diferencias que pueden aparecer entre los socios:

  • Conflicto de tareas o responsabilidades: son los asuntos relacionados con la asignación del trabajo o responsabilidad del socio. Aparecen disputas sobre cómo dividir los recursos, diferencias de opinión en estrategias, procedimientos y políticas, gestión de expectativas, o juicios de valore interpretaciones de hechos. Este tipo de conflicto esconde en realidad la rivalidad existente entre los socios. 
  • Conflicto de relaciones: es el que surge del trato continuo. Las diferencias en personalidad, gustos, estilos de gestión del conflicto provocan enfrentamientos. Cuando fracasa el intento de mejorar la relación personal, se inhibe la actitud de escucha, se multiplica la necesidad de quedar “encima” y de defender la posición propia a toda costa, con el consiguiente “contagio” por reciprocidad.  
  • Conflicto de valores: suelen aparecer diferencias fundamentales en identidades y principios, tales como puntos de vista diferentes en política, religión, ética, normas y otras creencias profundas. Las disputas de valores tienden a elevar la defensividad. 

Los autónomos pueden ahorrar más de un 50% de los gastos procesales utilizando la mediación