¿Qué tipos de herramientas existen para salvaguardar marcas y productos?

Los autónomos y pymes pueden proteger su negocio no descuidando la propiedad intelectual

La propiedad intelectual permite a los negocios proteger sus productos, marcas o servicios y evitar que la competencia copie sus ideas originales. Pero ¿Qué ventajas tiene para los autónomos y pymes y cómo hacerlo?
autonomos-propiedad-intelectual
Los autónomos y pymes pueden proteger su negocio no descuidando la propiedad intelectual
Los autónomos y pymes pueden proteger su negocio no descuidando la propiedad intelectual

La propiedad intelectual es una de las herramientas más útiles con las que puede contar un emprendedor o pequeño negocio para proteger sus productos y servicios y evitar que la competencia se aproveche de sus ideas. En Europa, sólo el 10% de las pequeñas y medianas empresas son titulares de derechos de propiedad intelectual registrados, como marcas, patentes nacionales y europeas, así como dibujos y modelos. Así se desprende del Barómetro sobre las pymes y la propiedad intelectual de 2022, una encuesta publicada por la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO).

En el caso de España, hay un 11,6% de las pymes que tienen algunos de estos derechos, según un estudio de la misma entidad. Una cifra muy reducida teniendo en cuenta que la propiedad intelectual se ha convertido en la columna vertebral de cualquier negocio moderno. Especialmente en algunos sectores en los que la innovación es el valor añadido más importante para diferenciarse de la competencia.

La propiedad intelectual (PI) se refiere a todos los elementos de un negocio que su propietario o sus empleados han creado como resultado de sus ideas originales. Esto puede ser el nombre de la empresa, el logotipo, el diseño de un producto, el contenido, los procesos de diseño, el código fuente de un software, entre muchos otros elementos.

Los propietarios y los emprendedores están familiarizados con la necesidad de proteger sus activos tangibles, como maquinaria, instalaciones o equipos. Sin embargo, la mayoría de ellos no suelen tomar las medidas necesarias para proteger la propiedad intelectual de sus negocios. Los propietarios y los emprendedores deben ser conscientes de la importancia de esta herramienta para proteger los activos intangibles de sus negocios que no sólo abarca el logo o la marca

¿Qué ofrece la propiedad intelectual a los autónomos y pequeños negocios?

La historia está llena de empresas que tuvieron que enfrentarse a terceros que copian sus productos o servicios. Hoy en día, cuatro de cada cinco pymes sufren falsificaciones y copias de marca en Internet, siendo la moda, la electrónica y los deportes los principales sectores afectados, según un estudio publicado por la empresa antipiratería y de protección de marcas Smart Protection.

El robo de la propiedad intelectual puede ser leve (un competidor que usa un logotipo) o bastante grave, cuando un competidor usa su propiedad intelectual para ser el primero en llevar su producto al mercado. La protección de la propiedad intelectual es fundamental para que los negocios puedan impedir legalmente que otras empresas fabriquen o comercialicen sus activos únicos, algo fundamental para proteger la ventaja competitiva y mantener el valor de la marca.

Uno de los principales beneficios que ofrece la protección de la propiedad intelectual es que fomenta la innovación y permite que los negocios obtengan todos los beneficios de sus invenciones y otras actividades intelectuales, que requieren una importante inversión económica, intelectual y temporal. 

De hecho, existe una relación directa entre la titularidad de diferentes tipos de derechos de propiedad intelectual y los resultados económicos de las empresas, especialmente en el caso de las pymes. El Barómetro sobre las pymes y la propiedad intelectual de 2022 refleja que las pymes que son titulares de derechos de propiedad intelectual obtienen un 68 % más de ingresos por empleado que aquellas que no son titulares de derechos.

¿Qué elementos del negocio pueden proteger los autónomos a través de la propiedad intelectual?

 A continuación, se exponen los diferentes tipos de propiedad intelectual y los elementos que se pueden proteger.

Derechos de autor

Los derechos de autor son un tipo de propiedad intelectual que protege las obras creativas originales. Esto incluye libros, documentos de referencia, artículos, obras de arte, contenido web, programas informáticos, composiciones musicales, bases de datos, fotografías, mapas, dibujos técnicos y películas. Existen empresas como Safe Creative que ofrecen servicios exclusivos para registrar todo lo relativo a los derechos de autor, como textos, imágenes o diseños. El registro en Safe Creative para empresas proporciona dos elementos probatorios para defender los derechos frente a quien quisiera atribuirse y beneficiarse ilícitamente de su propiedad intelectual: la prueba de autoría y los certificados de autoría y de los derechos registrados.

Marcas

El registro de la marca es fundamental para que otros competidores no copien la marca del autónomo. Esto abarca y protege el nombre, el color, el eslogan o el logotipo de una empresa, ya que son aspectos imprescindibles para que los consumidores puedan identificar sus productos o servicios.

Patentes

Las patentes son derechos exclusivos concedidos sobre una invención. Una vez otorgado, los propietarios y los emprendedores tienen derecho a emprender acciones legales contra cualquier actor del mercado que fabrique, use, venda o importe su producto sin su permiso.

Secretos comerciales

Cuando hablamos de secretos comerciales nos referimos a información confidencial o sensible que puede ser vendida o concedida en licencia. Cada vez más empresas optan por proteger sus secretos comerciales, ya que protegen sus conocimientos técnicos y otra información con valor comercial, algo fundamental para promover la innovación y la competitividad del negocio.

Diseños industriales

Las empresas pueden registrar sus diseños industriales para proteger el aspecto estético u ornamental de sus productos. Los diseños industriales se aplican a una amplia variedad de productos de la industria y la artesanía, como pueden ser electrodomésticos, relojes, joyas e incluso estructuras arquitectónicas.

Indicaciones geográficas

Las indicaciones geográficas protegen a los productos que tienen un origen geográfico específico y una reputación que se debe esencialmente a ese territorio particular. Sería el caso, por ejemplo, de la denominación de origen del vino en La Rioja. Esto permite a los propietarios y los emprendedores tomar medidas inmediatas contra cualquier violación potencial o real de la denominación registrada, garantizando el verdadero origen del producto para sus clientes.

Los autónomos y pymes pueden proteger su negocio no descuidando la propiedad intelectual