martes. 20.10.2020

FISIOS, PODÓLOGOS, DENTISTAS, ÓPTICOS,...INDIGNADOS

Los autónomos de la sanidad en estado de alarma ante la subida del IVA al 21%

Los autónomos de la sanidad en estado de alarma ante la subida del  IVA al 21%

El Gobierno baraja incluir en los Presupuestos Generales del Estado de 2021 una subida del 21% de IVA a las actividades sanitarias y educativas privadas. La decisión preocupa a los autónomos de estos sectores para los que sería "la gota que haría rebosar el vaso".

Autónomos y Emprendedores
Los autónomos de la sanidad en estado de alarma ante la subida del IVA al 21%

Sobre la mesa de negociación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2021 hay una propuesta que, de llevarse a cabo, cambiaría radicalmente la actividad para cientos de miles de pequeños negocios. El Gobierno estaría planeando incluir en los PGE una subida al 21% de IVA de las actividades sanitarias y educativas privadas; justamente dos de las actividad que está exentas de este gravamen.

La noticia ha causado un gran revuelo entre los autónomos de dichos sectores, quienes se muestran preocupados y alarmados ante la posible imposición de este impuesto, y prevén ya el cierre de muchos negocios en caso de que se aprobase la medida.

Hace unos meses, el Gobierno encomendó a la AIReF (Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal) la realización de un informe para optimizar el gasto público. Entre los aspectos que analizaba se encuentra la mejorar de los beneficios fiscales. En este sentido, la AIRef calculaba que el coste fiscal de tener exentos de IVA a la sanidad y a la educación privada era de 1.763 y 1.694 millones de euros, respectivamente.

Ahora, el Gobierno se encuentra analizando esta propuesta para incluirla en los Presupuestos que quiere sacar a la luz antes de que acabe el año. Así lo confirmaron fuentes del Ministerio de Hacienda a este medio digital: “se está estudiando todo el informe de la AIREF sobre los beneficios fiscales”. Sin embargo, las mismas fuentes aseguraron, que aunque el documento analice dicha subida del IVA, “no significa que se vayan a incluir todas las medidas que están ahí recogidas. Cuando concluyan las negociaciones y se aprueben los presupuestos se verá qué medidas se llevarán a cabo y cuáles no”.

Independientemente de cómo concluyan las negociaciones de los presupuestos, lo cierto es que la noticia de la subida del IVA generó una gran alarma entre los profesionales por cuenta propia, tanto de la sanidad como de la educación privada.

“No es momento de gravar las actividades esenciales”

Para la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) la decisión de gravar las actividades sanitarias y educativas que planea el Gobierno tendrá más consecuencias negativas, que positivas.

Según explicaron en un comunicado, “un IVA del 21% para los profesionales por cuenta propia de la sanidad y la educación aumentaría el gasto público, la economía sumergida y ahogaría a muchos autónomos”. El presidente de ATA, Lorenzo Amor, señaló que “no es el momento de subir impuestos ni de gravar con IVA actividades, que hasta ahora estaban exentas. No podemos prescindir de ningún profesional en el ámbito de la salud en medio de una pandemia”. Y recalcó, que justo estos profesionales son los que están llevando acabo “actividades que son servicios esenciales”.

Además, esta medida que podría implementar el Gobierno, y que según ATA contempla el borrador de los Presupuestos, tendría no sólo un incremento del gasto público, un mayor número de actividades irregulares y crecimiento de la economía sumergida - como denuncia la Federación-, sino que también causaría “un daño terrible en la actividad de muchos autónomos que son fisioterapeutas, podólogos, médicos, odontólogos, logopedas, educadores, etc”.

Por no hablar del perjuicio para los clientes de estos negocios. Según ATA, hasta el momento sólo “están exentos los servicios médicos y sanitarios prestados a personas físicas y no a otras empresas. El incremento del 21% ahora es inasumible para los profesionales que no podrían hacer otra cosa que repercutirlo en sus precios” añadió Amor. Quien aseguró que estos profesionales se encontraría en una encrucijada: o subir el precio a sus clientes de toda la vida o asumir el coste, perdiendo los pocos beneficios que tienen.

Saltan las alarmas en todos los colegios y asociaciones

Desde odontólogos hasta logopedas, pasando por fisioterapeutas, podólogos, ópticas y profesores. Los profesionales por cuenta propia que desarrollan estas actividades pasarían de estar exentos de IVA a tener que gravar su servicios al 21% de IVA. Se trataría de un incremento del coste, que como explican a este medio digital los diferentes sectores, sus clientes tendrían muchas dificultades a la hora de asumirlos. 

Este diario digital ha querido ponerse en contacto con los distintos Colegios y Asociaciones donde se agrupan las actividades relacionadas, tanto con el sector sanitario como el de la educación, para conocer a fondo su opinión sobre la puesta en marcha de esta posible medida y cómo afectaría en sus negocios.

Casi la mitad de los centros de fisioterapia cerrarían con un IVA al 21%

La implantación de un IVA al 21% a las actividades sanitarias supondría el fin para miles de centros de fisioterapia. Desde el Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España (CGCFE) calculan que entre el 40% o 50% de los más de 35.000 o 45.000 profesionales que tienen su propia tendrían que cerrar con la imposición de ese gravamen. 

Su presidente Gustavo Paseiro explicó que la noticia “es un golpe muy importante a la línea de flotación de nuestra profesión, porque nosotros tenemos casi el 90% de nuestra actividad en el  ámbito privado. Ya que el sector público no es capaz de abarcar las necesidades que tienen la población en fisioterapia”. 

Los fisioterapeutas son muy pesimistas en cuanto a las consecuencias de este posible cambio por dos razones. La primera, “porque en estos momento la fisioterapia está exenta, en cualquiera de los ámbitos sanitarios, de IVA. Y una imposición del gravamen al 21% sería muy complicada de asumir por el ciudadano. Además de que no se lo merece, porque nosotros no somos un servicio o producto de lujo” denunció Paseiro.

Y la segunda, porque al Estado no le saldrían las cuentas. El presidente de CGCFE contó que están trabajando en un informe que demostraría que “el ingreso que haría el Estado está muy por debajo del gasto que va a tener que afrontar. Porque si el ciudadano tiene que pagar una cantidad mayor por ese IVA al 21%, bien en un tratamiento de fisioterapia o bien por su segurolo que va a hacer es acudir sector público”. Según Paseiro, ésto “no está dimensionado ahora mismo para poder asimilar toda la carga de tratamiento que se hace la fisioterapia en el ámbito privado”. 

Asimismo, otra de las consecuencias que tendría y que llevaría al cierre a muchas clínicas, es porque los profesionales van a acabar asumiendo el coste del propio servicio ya que no van a poder repercutir el gravamen sobre sus clientes. Una carga, que sumada a las dificultades económicas que están teniendo por la crisis de Covid-19 le impedirá a muchos continuar. 

La última consecuencia de este gravamen será el incremento de la actividad sumergida. “Muchos profesionales al no poder hacer frente a la subida recurrirán a estas técnicas. Aunque nosotros lucharemos porque no pase” apuntó Paseiro . 

Los logopedas dicen que "gravar con un 21% de IVA lo privado es ir en contra del autónomo"

La Asociación de Logopedas de España (ALE), son otra de las actividades que entrarían dentro de las castigadas con ese gravamen del 21% en caso de que el Gobierno aprobase esa medida. Desde ALE aseguraron a este digital que "gravar con un 21% lo privado es la peor solución para revivir el sector de los autónomos y los pequeños negocios".

Además, una de las portavoces de la asociación incidió en la idea de que "si se anima a todo el mundo a que se vaya a los servicios públicos, encareciendo los privados, los dueños de las pequeñas clínicas y los empleados que tiene a su cargo, se verán absolutamente desprotegidos".

Con respecto a si en el caso de las logopedias subirían los costes de sus servicios o, por el contrario, asumirían los profesionales ese incremento del IVA, desde ALE explicaron que "la noticia es tan reciente que todavía no podemos dar una valoración de cómo actuaríamos. De todas formas, tanto subir los precios, como asumir nosotros ese IVA sería una solución nefasta para el bolsillo del autónomo". 

Estos profesionales denuncian que "por una parte se está diciendo que se quiere ayudar a los pequeños negocios, pero por otra, se están planteando medidas que difieren bastante de ello". Aseguran también, que éstas pueden llegar incluso a "acabar con el sector".

Las ópticas no pueden aumentar el precio de sus productos

Para los profesionales ópticos y optometristas la posible subida del IVA al 21% "es una malísima noticia". Así lo expresó el portavoz de Consejo general de colegios de Ópticos-Optometristas de España Eduardo Morán, quien explicó que "dada la situación económica en la que estamos, nuestros márgenes comerciales están ajustados al máximo. El mercado es muy competitivo y no nos permite subir más los precios. Entonces, si ahora nos suben al 21%, no podemos repercutirles ese IVA al público general". 

Además, Morán lamentó que esta subida del IVA "va a generar desigualdad en la sociedad. Cuando se pone un IVA reducido, se está intentando popularizar y socializar ese producto sanitario, no hacerlo más caro. Y cuando se sube, genera todo lo contrario".

Estos profesionales, se preguntan ahora qué va a pasar con el resto de productos que tienen un gravamen reducido, porque algunos tienen un tipo de gravamen especial para las personas con discapacidad: "nosotros en las ópticas tenemos un IVA reducido para cubrir discapacidades, por ejemplo, a día de hoy más del 60% de la población es mayor de 40 años y tiene que llevar gafas sí o sí, ya sea por vista cansada o presbicia", explicó el portavoz del Consejo. 

Los dentistas prevén un aumento de la “picaresca”

Para el presidente del Consejo General de Dentistas de España, Óscar Castro, aún es pronto para “elucubrar” sobre las consecuencias que podría tener la imposición del IVA al 21% en los servicios odontológicos.  “He visto el texto de la AIReF y aunque habla de sanidad privada y educación privada, no detalla qué tipo de sanidad y como no está clara la instrucción, no queremos generar alarma”. 

No obstante, y pesar de que aún no es seguro, Castro dijo que provocaría “sin duda alguna, el aumento del fraude fiscal; como en todas las actividades que sufren subidas de IVA”. Generando, dentro del sector, “un incremento de la picaresca, dando pie a una especie de mercado paralelo para que los dentistas no presenten IVA y se lo cobren más barato a sus clientes”. Por otra parte, el presidente de Odontólogos, señaló que “los pacientes no van a querer acudir a las consultas por el incremento de los precios que tendrían nuestros servicios” apuntó. 

Según el presidente del Colegio de Dentistas “es un disparate realizar esta subida en mitad de una pandemia. Hay que pensar en las condiciones en las que estamos ahora mismo, no solo sanitarias, sino también económicas”. Según contó, sus pacientes ya hacían un esfuerzo económico para ir al dentista, por lo que, si encima les sube el precio, la gente no va a querer ir. 

Para los podólogos sería "la gota que colma el vaso"

"La subida del IVA sería la puntilla definitiva que provocaría el cierre de miles de autónomos a los que la pandemia ha dejado en la cuerda floja", aseguró el secretario general del Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos de España (CGCOP), Juan Dios.

No es la primera vez que los podólogos tienen problemas con IVA en su actividad. Tal y como aseguró Dios, "previamente a la pandemia del Covid-19, ya habíamos sufrido una subida del IVA en determinados productos sanitarios –como material fungible-, que repercutieron en las tarifas para nuestros clientes. Después, con la llegada del coronavirus, tuvimos que adaptar nuestras consultas para desarrollar la actividad, lo que supuso también una fuerte inversión".

El secretario de CGCOP señaló además, como los profesionales de la podología se vieron obligados, tras la pandemia, a reducir el volumen de clientes "para evitar aglomeraciones y cumplir con las restricciones de seguridad, lo que se traduce en menos ingresos".

Para los podólogos por cuenta propia "sería inasumible ese 21% de IVA sin incrementar nuestros precios. En caso de que aprueben esa medida, tendríamos que aumentar las tarifas a nuestros clientes, arriesgándonos así, a que mucha gente dejase de acudir a nuestras clínicas y tener que cerrar el negocio", lamentó Juan Dios. "Lo que, por otra parte, sería contraproducente para la recaudación de las arcas públicas del Estado. Porque si un negocio no funciona o está cerrado no genera beneficios", concluyó el secretario general de Consejo de Podólogos de España.

Los autónomos de la sanidad en estado de alarma ante la subida del IVA al 21%