miércoles. 18.09.2019

CADA VEZ LO EXIGEN MÁS EMPRESAS Y ADMINISTRACIONES

El certificado de estar al corriente de las obligaciones con la Seguridad Social

El certificado de estar al corriente de las obligaciones con la Seguridad Social

Pedir financiación en un banco; acceder a un concurso de emprendimiento; solicitar una subvención para el negocio o cerrar un acuerdo con un proveedor. Son situaciones muy diversas en las que el autónomo puede necesitar el Certificado de la Seguridad Social. Para esto sirve y así se solicita. 

El certificado de estar al corriente de las obligaciones con la Seguridad Social

Ir al banco a pedir financiación, solicitar una subvención o acceder a un concurso público. Son muchas y muy variadas las situaciones en las que un autónomo debe demostrar su solvencia. Y un buen indicador de salud en las cuentas de un negocio puede ser estar al corriente de pago con la administración.  

Si un autónomo paga religiosamente su cuota y el seguro de sus trabajadores, es probable que haga frente a otros pagos. Al menos, así lo piensan las entidades financieras. Por otro lado, estar al corriente de pago con la administración, es requisito esencial para acceder a la mayoría de iniciativas públicas como bonificaciones, subvenciones o concursos.

En España, existen listas de morosos pero -por el momento- no hay ningún fichero que asegure lo buen pagador que es un autónomo. Sin embargo, sí existen otros documentos que pueden ser de gran utilidad para que el trabajador por cuenta propia demuestre que está al corriente de pago, al menos con la administración.  

Certificado de la Seguridad Social.  

Su nombre largo es 'Certificado de estar al corriente de las obligaciones con la Seguridad Social', aunque suele denominarse Certificado de la Seguridad Social ¿Para qué sirve? En esencia, este documento demuestra que un autónomo –o empresa- no tiene deudas con la Tesorería General.  

Desde la web de la administración explicaron que permite: “Visualizar y consultar de forma inmediata un certificado genérico que indica la situación/ deuda del interesado, además de certificados específicos a efectos de obtención de subvenciones, participación en los procesos de concesión de contratos del sector público y para el supuesto regulado en el artículo 42 del Estatuto de los Trabajadores en los casos de contratas y subcontratas”.  

En la misma línea lo explicaron desde la Confederación Española de la Pyme (CEPYME): “El certificado de la Seguridad Social es un documento de carácter oficial sellado por la Tesorería General de la Seguridad Social y firmado por la Subdirectora General de Recaudación. En él se identifica a la persona o empresa que lo solicita y se señala que no existen deudas o, en caso contrario se enumeran los importes debidos. También se incluye la fecha de emisión del documento”.

De igual manera, puede ser útil para solicitar determinadas reducciones o bonificaciones en las cuotas, lograr un aplazamiento de pagos e incluso para demostrar solvencia entre privados. “Los autónomos lo utilizan fundamentalmente para acceder a contrataciones y subvenciones públicas. Pero la utilidad del certificado no acaba ahí. También vale, por ejemplo, para solicitar financiación en un banco o para cerrar un acuerdo con una empresa” explicó Domingo Gallego, asesor jurídico de la Federación Nacional de Asociaciones de Autónomos (ATA).

Acreditar solvencia ante un banco o un proveedor

El experto aseguró que es muy habitual que las empresas  -sobretodo las medianas y grandes-, cuando trabajan con autónomos, soliciten este tipo de certificados. Para los proveedores, es fundamental asegurarse de que el autónomo con el que van a trabajar no tiene deudas con la administración. “Esto, para muchas empresas, es un síntoma de que el trabajador por cuenta propia no dará problemas a la hora de pagar las facturas” añadió Gallego.  

Del mismo modo sucede con los bancos. Aunque el experto aseguró que “no es habitual que una entidad solicite directamente este certificado, sí puede ser de gran utilidad contar con él para acreditarle al banco que estás en paz con la administración. Y es que, para la entidad es un buen indicador. Un autónomo que paga los seguros de sus trabajadores -en caso de tenerlos- o su propia cuota todos los meses, es más probable que devuelva el dinero si se le concede un crédito .Y esto, al fin y al cabo, es lo que le interesa al banco” concluyó Gallego. 

A quién va dirigido y cómo solicitarlo 

El certificado de la Seguridad Social va dirigido tanto a personas jurídicas que tienen asignado un número de código de cuenta de cotización (CCC), cualquiera que sea el Régimen al que estén adscritas como a personas físicas que tienen asignado número de afiliación a la Seguridad Social (NAF),  . 

En el caso de las personas jurídicas, podrán acceder a través del certificado digital. Si el solicitante es un autónomo persona física podrá hacerlo a través del certificado digital o de la [email protected] permanente. El primero es un documento electrónico que identifica al contribuyente en la red y se puede solicitar en la web de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. Por otro lado, la [email protected] es un sistema exclusivo de identificación para operaciones con la administración y que el contribuyente puede solicitar a través de la propia página web del Sistema [email protected]

El certificado de estar al corriente de las obligaciones con la Seguridad Social