martes. 07.04.2020

Siete claves para emprender sin miedo

La palabra emprendedor proviene del francés entrepreneur. Surge en los albores del siglo XVI en referencia a los aventureros que viajaban al Nuevo Mundo en búsqueda de oportunidades sin tener muchas certezas de qué es lo que les sucedería.
Siete claves para emprender sin miedo

Podríamos decir que se aventuraban valientemente a buscar una nueva oportunidad sin tener en cuenta los factores negativos de abandonar un país y un continente para abrirse camino en otras culturas con diferentes idiomas.Es esto, precisamente, lo que nos trae a los emprendedores de España. El tipo de emprendedor de hoy es totalmente diferente de aquellos ‘intrépidos’ de la Edad Moderna aunque, no por ello, menos valientes.

Si atendemos al perfil de emprendedor actual y según el GEM (Global Enterpreneurship Monitor), cerca del 24,5% de los que tenemos en España se animan a iniciar su actividad por una clara necesidad. O lo que es lo mismo, no tienen otra opción que aventurarse a desarrollar una actividad por cuenta propia para poder seguir trayendo recursos económicos a sus hogares.La estadística refleja esta tendencia. El número de nuevos cotizantes obligados a emprender ha ido en aumento en los años de la crisis, salvo en 2015 donde la tendencia empieza a bajar con respecto a 2014 en cerca de cinco puntos.

Por otro lado, encontramos un alto porcentaje de personas que son capaces de ver la oportunidad de comenzar algo “por su cuenta” y así generar ingresos y negocios rentables y sostenibles en el tiempo. Este grupo representa un total del 73,5% de los emprendedores españoles. El crecimiento aquí es de 7 puntos con respecto al año anterior.

Esta circunstancia ha llevado a una mejoría en los factores determinantes para iniciar una actividad por cuenta propia. Aún así España, junto a Italia o Grecia, se encuentra en puestos medios bajos a pesar de una percepción de ser una buena opción convertirse en trabajador por cuenta propia con casi un 53%.
No obstante lo anterior, sólo un 26% de la población total percibe que emprender podría considerarse como una oportunidad personal y profesional.Entonces ¿cuáles son los miedos o las incertidumbre de los autónomos y emprendedores españoles?.

En primer lugar la “BURO CARA CIA”… Los trámites para comenzar una actividad en España son un dolor de cabeza. Podemos afirmar que nuestro país para nada es friendly en términos de emprendimiento.

Para comenzar una actividad se ha de tener en cuenta el camino largo y tedioso donde a los trámites habituales de altas en los diferentes estamentos; Agencia Tributaria, Seguridad Social y/o Registro Mercantil más gastos de gestión o notariales, que en el supuesto de una sociedad están en torno a los 700-1.000 €; se han de añadir los costes de un gestor que lleve ”al día” las cuentas de su pequeño negocio o las cotizaciones a Seguridad Social en el RETA.

Si quiere contratar a alguien la cosa se puede complicar aún más con un intrincado sistema de contrataciones que no proveen las facilidades para activar el mercado laboral… y ya no les cuento en cuanto a la financiación. Aún así, y a pesar de las trabas, les animo a luchar por su sueño.


En mi opinión, es imprescindible cuidar y fomentar el emprendimiento y la innovación para mejorar nuestra competitividad, crear más y mejor empleo como garantía de bienestar social. Y es que detrás de la idea de generar valor a través de un proyecto empresarial, se encuentra alguien que pondrá toda su energía y recursos que hará que la economía crezca más y mejor. Valga la pena mencionar un dato. Los sueños de los emprendedores, autónomos y pequeñas empresas representan el 62% del PIB.

Ahora bien, para aventurarse no es moco de pavo y hay que tener en cuenta el factor riesgo. Desde mi labor como consultor de proyectos de emprendimiento les propongo 7 claves para emprender con éxito:



    • Siga su intuición. Es lo que genera la energía y la puesta en marcha de su GPS interior.

    • Combine QUÉ quiere conseguir con CÓMO lo va a conseguir. Es muy interesante saber qué pensamos, pero es mucho más potente empezar a conocer cómo pensamos.

    • Inicie una actividad sostenible. No intente ”comer” de su actividad, desde el primer día. Eso le generará más tensión innecesaria para poder desarrollar su actividad y le restará perdurabilidad.

    • Evalúe las posibilidades del negocio haciendo un estudio adaptado de viabilidad. Siempre hay alguien dispuesto a echarle una mano.

    • Administre los recursos teniendo en cuenta las obligaciones fiscales y las cotizaciones sociales.

    • Evite ser el autónomo orquesta. Asesórese y busque ayuda profesional. No se puede saber de todo.

    • No deje de soñar cuando las cosas no vayan bien. Los sueños del pasado son la realidad de muchos empresarios de hoy… Sus ilusiones son la oportunidad de éxito del futuro.

Siete claves para emprender sin miedo