Viernes. 17.08.2018

UNA NUEVA REALIDAD PARA AUTÓNOMOS

El coaching puede ser la clave para mejorar tu rentabilidad

El coaching puede ser la clave para mejorar tu rentabilidad

Cada vez más negocios dejan a un lado el liderazgo tradicional y escogen un nuevo modelo de dirección adaptado a la nueva realidad empresarial. Según los especialistas, este nuevo “liderazgo de servicio” mejora la rentabilidad de un negocio a través de la motivación. Se basa en la presencia, escucha y formulación de preguntas para, así, conocer las aptitudes de los empleados y alinearlos a todos con los objetivos de la actividad.

El coaching puede ser la clave para mejorar tu rentabilidad

Cada vez más autónomos apuestan por nuevas formas de liderazgo. El líder coach deja de ser el protagonista de su negocio y cede la importancia a su equipo, lo conoce y busca potenciar sus habilidades. Se trata, en definitiva, de una estrategia de motivación constante. Sacando partido a los recursos de la plantilla, el líder es capaz de aumentar sus beneficios, de hacer rentables las capacidades de su equipo ya que un empleado motivado es siempre más productivo que uno que no lo está.

Según Ángel Luis Sánchez, director del Instituto de desarrollo y director académico de la Escuela de Formación Integral en Coaching -EFIC- es necesario un “liderazgo de servicio” en el que la directiva deje de estar en lo alto de la pirámide y pase a sostener a sus empleados, a ser un apoyo para su equipo, un elemento de inspiración y motivación para ellos .

Al respecto del emprendimiento y las nuevas formas de liderazgo, el director académico de EFIC recuerda que el coaching es tan importante para los grandes como para los pequeños negocios. En estos últimos, la motivación es aún más efectiva ya que con pocos cambios se logran grandes resultados, “en una empresa en la que solo hay cinco empleados, que uno de ellos se marche supone un problema mayor que en una de 200. Del mismo modo, que uno de los trabajadores aumente su rendimiento afectará de forma significativa a la rentabilidad del negocio”.

Y es que, para Sánchez no hay cambios pequeños. “Por ejemplo, si en el equipo de ventas de un negocio se logra, mediante la motivación, que un empleado venda un 1% más que el mes anterior, los resultados pueden ser muy grandes a medio y largo plazo.” Además, “como no son demasiados los pequeños negocios que recurren al coaching, supone una ventaja importante para los que sí lo hacen ya que les permitirá destacar frente a la competencia”.

El director recordó que frente a las grandes empresas, los pequeños negocios tienen una ventaja: “al haber pocos empleados, es más fácil conocerlos para luego motivarles”. Según el director del instituto de desarrollo, estos servicios de “entrenamiento” buscan que el líder conozca a cada uno de sus empleados y sea consciente del punto en el que se encuentran para, así reconducirles hacia los objetivos del proyecto.

El equipo debe involucrarse con las directrices de la empresa, ser cómplice de ellas. Para esto, Sánchez aseguró que es imprescindible que el líder lo haga también, que “sea seguidor de sus seguidores, que los conozca y ayude a crecer”. El director de EFIC aseguró que en el liderazgo tradicional, el jefe mantiene las distancias con sus empleados por temor a que estos le quiten protagonismo, sin embargo “es positivo que el empleado sea protagonista, que se sienta autónomo y responsable de las decisiones que toma”.

La clave, según Sánchez, está en la motivación. “Mientras que el líder tradicional habla mucho, el líder coach valora más la escucha. En el modelo antiguo el directivo ordena y firma, el nuevo líder pregunta y hace que el empleado intervenga. Mientras que el líder tradicional espera que le sigan, el líder coach sigue a sus seguidores para conducirlos y crear un lugar común.” 

Para orientar al propietario que busca un cambio en la dirección de su negocio existen cursos de formación en coaching, con el objetivo de preparar al líder para que no ordene si no que motive, escuche y oriente a su plantilla. Aunque Ángel Luis Sánchez reconoció que hay más grandes empresas que pequeños autónomos que sigan estos cursos, se mostró esperanzado ya que cada vez es más común en pymes.

El director del instituto de desarrollo mandó un mensaje claro a los autónomos y emprendedores: “Si tu dirección da unos resultados, seguir haciendo lo mismo te dará los mismos resultados, o incluso peores. Si quieres resultados diferentes, tienes que liderar de forma diferente”.

Tres claves para el liderazgo

Según Ángel Luis Sánchez, para dirigir un negocio es necesario aprender a auto-liderarse. Tras tener conciencia de su propia situación y la de su empresa, el propietario debe potenciar las habilidades de sus empleados. Para esto, existen tres características esenciales del líder-coach: La presencia, la escucha y las preguntas.

Por un lado, un nuevo liderazgo implica una nueva forma de estar ante el empleado. El directivo debe tomar conciencia de cómo le ven sus empleados para dirigirse a ellos de forma eficaz.

En segundo lugar, Sánchez recuerda que la escucha es fundamental para liderar. “El buen líder escucha más que habla, es alguien que ve el talento y recursos de sus empleados, y rescata lo mejor de ellos”.

Por último, un líder-coach debe preguntar y no ordenar. “Los empleados son humanos, no robots. El líder antiguo lo que hace es dar órdenes, decir cómo deben ser las cosas. El nuevo líder debe generar un clima de confianza y responsabilidad, mediante preguntas poderosas”.

En definitiva, el nuevo líder debe de estar más a menudo al servicio de sus empleados, conocer  sus necesidades y transmitirles las del negocio.

El coaching puede ser la clave para mejorar tu rentabilidad