jueves. 26.11.2020

DEBEN VENDER POR DISTINTOS CANALES

El comercio se organiza en un gran congreso para impulsar las ventas en las tiendas de barrio

Del 17 al 19 de noviembre, la Confederación Española de Comercio (CEC) celebra su Congreso anual, donde ofrecerá a los autónomos las principales claves para incentivar el consumo en las tiendas de proximidad ante los retos de la Covid-19 . 
El comercio se organiza en un gran congreso para impulsar las ventas en las tiendas de barrio

Durante tres días, autónomos y profesionales del comercio se reunirán para debatir y encontrar soluciones a los retos que traerá el futuro a un sector fundamental para la economía en España, pues supone el 13% del PIB del país, y que ha sido fuertemente golpeado por la pandemia. Desde que comenzó la crisis sanitaria, multitud de establecimientos se han visto obligados a echar el cierre definitivo ante la falta de consumo o tiene previsto hacerlo. Los últimos datos publicados por la Confederación Española de Comercio (CEC) vaticinan que, a final de año, el 50% de los autónomos del sector acabe cerrando. Lo que significaría la desaparición de 250.000 establecimientos y 600.000 puestos de trabajo.

Frente a este panorama, el comercio tendrá que poner el foco en las necesidades, comportamiento y expectativas del consumidor para adelantarse a los cambios que se pueden producir en el entorno, el mercado y los factores incontrolables como una pandemia mundial. Para ello, la CEC ha organizado su cuarta edición del Spain Retail Congress 2020 que ofrecerá a los autónomos y trabajadores del sector las principales claves para incentivar el consumo en las tiendas de proximidad. El evento se celebrará los días 17, 18 y 19 de noviembre de forma telemática, a través de una plataforma online que permitirá a los asistentes acceder a numerosas charlas y conferencias impartidas por diferentes expertos del sector que compartirán y pondrán en práctica su experiencia con la aplicación inteligente de la tecnología.

"Dar el salto a la digitalización" 

El objetivo del congreso es “ofrecer las palancas necesarias para que los comercios sigan modernizándose y den ese salto a la digitalización”, explicó Carlos Moreno, tesorero y portavoz de la Confederación Española del Comercio (CEC). Además, los participantes tendrán también la oportunidad de mantener encuentros de networking virtuales con el resto de los asistentes y ponentes.

Asimismo, se ha organizado una mesa redonda en la que representantes de las principales formaciones políticas debatirán y compartirán sus perspectivas sobre el sector del comercio para el 2021. “Queremos que nos expongan los puntos de vista y propuestas para el comercio de cara al próximo año, porque hemos hablado con todos ellos y encontramos sensibilidades diferentes entre unos y otros acerca de lo que es el comercio”, señaló Moreno.

En la última jornada, se celebrará un acto institucional presencial con aforo limitado en el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y que será retransmitido en streraming para los asistentes. El acto contará con la presencia de el presidente de CEOE, Antonio Garamendi, el presidente de Cepyme, Gerardo Cuerva y el presidente de la CEC, Pedro Campo.

La tecnología debe ser una parte de las tiendas físicas

Según la CEC, la tienda física seguirá siendo parte integral del proceso de compra, pero su futuro dependerá de la capacidad de evolución hacia modelos que prioricen la relación con el cliente frente a la venta de productos. De modo que "crear una estrategia digital bien definida y enriquecida es clave".

La digitalización puede ayudar a los pequeños negocios a incrementar el consumo, pero esa digitalización tiene que ser entendida más allá del la mera presencia en redes sociales o Internet porque, si bien es cierto que el e-commerce puede ser una estrategia relevante para cualquier negocio, a veces es insuficiente o ineficaz. Esto sucede porque la creación de contenidos y la generación de tráfico para construir una imagen de marca requiere de gran dedicación y, según Moreno “en la inmensa mayoría de las ocasiones eso no se hace, sino que se monta una página web, a los tres meses queda obsoleta y se termina por abandonar”.  

A su juicio, “la digitalización empieza por la modernización de unos procesos internos dentro del propio establecimiento como es la gestión del stock y los pedidos, es decir, del back office”. Esto es necesario porque “las reglas del juego han cambiado”. Ahora más que nunca el consumidor es omnicanal y, por eso, la tienda física no puede verse como un canal aislado, sino como una parte integrada en el camino del consumidor hacia la compra.  

“Hay que dar al consumidor lo que quiere y hoy el consumo es omnicanal. Todos estamos acostumbrados a consultar información en Internet y comprar tanto online como en la tienda física. De ahí el rol integrador como centro de lo que es el ecosistema del comercio”, señaló Moreno. De hecho, la adaptación a este nuevo consumidor también está sucediendo a la inversa. Cada vez son más las grandes corporaciones que mueven millones a través de la venta online abriendo pequeños establecimientos en el centro de las ciudades para “estar más cerca del consumidor, que reclama un mejor trato y servicio”.

Una vez superada la pandemia, uno de los retos que tendrán que afrontar los autónomos y profesionales del comercio será “conquistar a un consumidor más temeroso y reacio al contacto físico”, informaron desde la CEC.

Para ello, los autónomos del sector tendrán que “redefinir el rol de la tienda”, concibiendo la digitalización como parte intrínseca de la misma. Servirse de la tecnología “mejora la visibilidad, previsión y eficiencia de inventarios para tener el producto adecuado, en el sitio adecuado, en el momento adecuado”. Además, la experiencia de compra obtenida con el uso de los datos permite al comerciante entender y atender al cliente estableciendo “una relación personalizada y única y afianzar su relación de compra”.  

Medidas de reactivación y unificación en los criterios

En los últimos meses, la CEC ha solicitado, en diferentes ocasiones, a las diferentes administraciones medidas orientadas a la reactivación del comercio y la unificación de criterios en su puesta en marcha. Moreno explicó a este medio que no se oponen a las subvenciones y prestaciones económicas puestas en marcha, pero consideran necesaria la aplicación de una serie de actuaciones que incidan directamente sobre la actividad de los negocios y comercios de proximidad. “Se hablan de ayudas por parte de Europa, pero cuando lleguen a lo mejor es demasiado tarde”, añadió.

En este sentido, se mostró preocupado por las nuevas medidas restrictivas que el Gobierno central y algunas autonomías han fijado en la última semana. “Todas las limitaciones afectan de forma importante al consumo y, por ende, al comercio. La situación es preocupante, sobre todo, en algunos subsectores. De seguir así, llevará a la a la destrucción de una tercera parte del sector”.

El comercio se organiza en un gran congreso para impulsar las ventas en las tiendas de barrio