La nuevas medidas de ahorro energético les dan un mes de plazo

Comercios y negocios a pie de calle obligados por ley a gastar hasta 4.000 euros para instalar nuevas puertas

Una de las medidas energéticas impuestas por el Gobierno obligan a los comercios, hosteleros y negocios a pie de calle a que dispongan antes del 30 de septiembre de un sistema automático de cierre de puertas, lo que supone un nuevo gasto de entre 1.500 y 4.000 euros.
Los comercios y negocios a pie de calle deberán pagar entre 1.500 y 4.000 para adaptar sus puertas a-2
Los comercios y negocios a pie de calle deberán pagar entre 1.500 y 4.000 para adaptar sus puertas a las medidas de ahorro energético
Comercios y negocios a pie de calle obligados por ley a gastar hasta 4.000 euros para instalar nuevas puertas

A principios de agosto el Gobierno aprobó el Plan de Choque de Ahorro y Gestión Energética, que obliga a más de un millón de autónomos -contando únicamente con los hosteleros y comerciantes- a adoptar distintas medidas para reducir el gasto energético. Entre las más destacadas se encuentran la obligatoriedad de reducir el uso del aire acondicionado y la calefacción, así como apagar las luces de los escaparates a partir de las diez de la noche

Otra de las medidas más importantes que afecta a los autónomos es la obligación de disponer de un sistema automático de cierre de puertas, que garantice que los negocios permanecen cerrados y, por tanto, se evite el derroche del aire acondicionado o la calefacción. La fecha límite para que tanto la hostelería como los comercios implementen este sistema de cierre es el 30 de septiembre

Si bien es cierto que las grandes superficies y empresas ya cuentan con este tipo de instalación, para muchos pequeños comercios y negocios, entre otros los de hostelería, supondrá un importante desembolso y, por tanto, una piedra más en el camino para luchar por su supervivencia. Tal y como explicó a este medio el responsable de ventas de la empresa de instalación de puertas automáticas UPAMA, Adrián Sierra, la adaptación de las puertas supondría un gasto de entre 1.500 y 4.000 euros

El plan de choque entró en vigor el pasado 9 de agosto

El Consejo de Ministros dio luz verde el pasado 1 de agosto al Plan de Choque de Ahorro y Gestión Energética. Entre otras cosas, el Real Decreto-Ley 14/2022 publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) obliga a los dueños de locales, bares, restaurantes y hoteles a reducir el uso del aire acondicionado y la calefacción, así comoa apagar las luces de los escaparates a partir de las diez de la noche.

De esta manera, y tras pocos días de adaptación, el pasado 9 de agosto entraron en vigor las medidas recogidas en dicho plan de choque, que estarán vigentes hasta noviembre de 2023. Una de las obligaciones más importantes y que más afecta a los autónomos con locales abiertos de cara al público es la limitación del aire acondicionado (hasta un mínimo de 27 grados) y de la calefacción (hasta un máximo de 19 de grados). Para ello, y según la normativa, para vigilar el cumplimiento de estos límites, los autónomos han tenido que instalar un termómetro que certifique que su local cumple en cada momento con los límites establecidos. 

Tal y como explicó el portavoz de la Confederación Española del Comercio (CEC), Carlos Moreno, “tener a 27 grados una tienda en verano y a 19 en invierno quita a los comerciantes uno de sus mayores reclamos, que es atraer a la clientela en épocas del año en las que hace mucho calor o mucho frío en la calle”.

Otra de las obligaciones que más ha dado que hablar en las últimas semanas es la relacionada con la iluminación de los escaparates, que en este caso afecta solo a los comercios. Y es que los autónomos que regentan tiendas comerciales no pueden tener sus escaparates encendidos a partir de las diez de la noche. “Una calle comercial sin luz en los escaparates reduce la alegría, el tránsito de potenciales clientes y la seguridad”, añadió Moreno. 

Los autónomos tendrán hasta el 30 de septiembre para instalar mecanismos de cierre automático en sus negocios

Además de las dos obligaciones anteriormente mencionadas, el Plan de Choque de Ahorro y Gestión Energética trajo consigo una tercera medida que afecta directamente al bolsillo de los autónomos: la obligatoriedad de disponer de un sistema de cierre automático para las puertas de los negocios españoles. De esta manera, todos los comercios, restaurantes, bares, cafeterías y otros negocios cuya salida esté a pie de calle deberán disponer de un sistema especial de cerrado de puertas. Una instalación que se deberá llevar a cabo antes del 30 de septiembre.  

Tal y como fue publicado en el Boletín Oficial del Estado, el objetivo principal de esta medida es “evitar el despilfarro energético que supondría que las puertas se mantuvieran abiertas”. Esta obligación se extiende también a los edificios y locales que se climaticen con energía renovable, que hasta el momento estaban exentos. Si bien es cierto que muchos negocios van a tener que instalar puertas automáticas, el BOE deja claro que “el sistema de puertas adecuado podrá consistir en un sencillo brazo de cierre automático de las puertas”. Aunque en este caso el coste será algo inferior, seguirá suponiendo una importante inversión para todos aquellos autónomos obligados a adaptar su negocio al plan de choque aprobado por el Gobierno. 

La inversión podría alcanzar los 4.000 euros

La obligatoriedad de disponer de un sistema de puertas adecuado implica una inversión directa para todos aquellos autónomos afectados por esta medida. Por ello, la principal preocupación para muchos negocios es la cuantía que podría suponer dicha instalación. 

Tal y como explicaron a este medio los expertos, el coste variará dependiendo de muchos factores, ya que cada negocio y local tiene unas características propias y unas necesidades diferentes. “La gran mayoría de las tiendas en los centros comerciales ya cuentan con un sistema de puertas automáticas, por lo que simplemente deberán ajustarlas para evitar que queden abiertas. Cuando nos adentramos en los centros de las ciudades, podemos contemplar una diversa tipología de puertas de acceso”, explicaron desde la empresa Martin Vecino, que distribuye piezas para la instalación de puertas automáticas.

Por una parte, están los pequeños comercios o negocios de hostelería con puertas abatibles de acceso. Estos suelen disponer de poco espacio para instalar una puerta corredera, “por lo que la mejor solución, en la mayoría de los casos, es instalar un brazo automático que garantice que la puerta se cierra rápidamente”, añadieron. En este caso, tal y como explicó a este medio el responsable de ventas de UPAMA, Adrián Sierra, la inversión sería de entre 1.500 y 2.500 euros. “No es tanto por tamaño, sino por obra. Existe la posibilidad de que una puerta que ya es existente, ya sea de una hoja o de dos hojas, se automatice con un operador que se coloca en la parte de arriba. Eso evita obras más agresivas y ofrece la misma funcionalidad que una puerta corredera tradicional. El coste sería relativamente inferior, puesto que la puerta ya es existente y hay parte de materiales que se restan, sin embargo hay que añadir unos sistemas de seguridad que son un poco más complejos”, destacó.

Por otro lado, se encuentran los comercios o negocios que disponen de un espacio mayor, en cuyo caso debería valorarse qué conviene más, tanto a nivel práctico como económico. En estos casos, podría sopesarse la instalación de un brazo automático, pero también la instalación de una puerta corredera automática. Tal y como explicó Adrián Sierra, el coste podría oscilar entre los 2.300 y 4.000 euros aproximadamente, “siempre dependiendo de las medidas, el tipo de puerta, la altura, las características y los acabados”.

Si bien es cierto que esta medida del Gobierno supondrá una importante inversión para los autónomos que regentan este tipo de negocios, también ha supuesto un importante incremento en las ventas de las empresas y negocios distribuidores e instaladores de este tipo de mecanismos. En concreto, desde UPAMA explicaron a este diario que, en su caso, las ventas de agosto han sido un 40% superiores a las producidas en el mismo mes del año anterior. 

Extremadura y el Ayuntamiento de Barcelona ya ofrecen ayudas para la instalación

Tras la entrada en vigor del Plan de Choque de Ahorro y Gestión Energética, los autónomos de los sectores afectados han solicitado tanto al Gobierno central como a las distintas comunidades autónomas ayudas para afrontar los gastos que supone implementar las medidas impuestas y de obligado cumplimiento. 

Ante esta llamada, algunas comunidades ya han puesto en marcha nuevas líneas de subvenciones específicas para que los autónomos puedan hacerse cargo de los gastos que supone dicho plan de choque. Una de las primeras convocatorias ha tenido lugar en Extremadura, donde se subvencionará el 50% de los gastos, con un límite máximo global de ayuda por establecimiento de 30.000 euros, y siempre y cuando se produzca una inversión mínima de 1.500 euros. Tal y como explicaron desde el gobierno autonómico, el objetivo principal es “mejorar la competitividad del pequeño comercio”, de manera que se incluyen entre los gastos subvencionables “la adecuación de locales y la mejora de la eficiencia energética”. 

La otra comunidad autónoma en la que se ha publicado una convocatoria especial es Cataluña. En concreto, ha sido el Ayuntamiento de Barcelona quien ha creado una línea de ayudas, con la que cubrirá el 50% del coste, con hasta un máximo de 2.000 euros por negocio.

Comercios y negocios a pie de calle obligados por ley a gastar hasta 4.000 euros para instalar nuevas puertas
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad