martes. 14.07.2020

EL 96% CONSIDERA QUE TENDRÁ CONSECUENCIAS NEGATIVAS

¿Cómo están reaccionando los negocios para superar la crisis del coronavirus?

¿Cómo están reaccionando los negocios para superar la crisis del coronavirus?
España lleva casi dos semanas en Estado de Alarma por el coronavirus. Cepyme ha realizado una encuesta para saber cómo viviendo los negocios la caída de sus ingresos. El 96% considera que la crisis tendrá consecuencias negativas en el futuro. Y ésto es lo que están haciendo para hacerle frente a la situación.
¿Cómo están reaccionando los negocios para superar la crisis del coronavirus?

A punto de cumplirse las dos semanas desde que se decretó el Estado de Alarma, la Confederación Española de la Pyme (CEPYME) ha publicado el 'Barómetro Pyme', una encuesta a más de 2.700 pequeños negocios (la mayoría de ellos micropymes) para conocer sus inquietudes, expectativas y las medidas que han tomado

Como era de esperar, los resultados muestran una preocupación generalizada por parte de los pequeños negocios ante la difícil situación que están atravesando por la actual emergencia sanitaria, que ha obligado a la mayoría de españoles a quedarse en sus casas. De hecho, el 96% de los encuestados consideran que la crisis afectará de forma negativa o muy negativa a su negocio y esperan un empeoramiento de la economía para este año en casi el 90% de los casos.  

En pocos días, el Estado de Alarma ha dado un vuelco a la actividad de cientos de miles de negocios, que se han visto obligados a adoptar medidas urgentes para hacer frente a la suspensión de su actividad o, en el mejor de los casos, a la caída de sus ingresos. El barómetro recoge la diversas formas en las que los pequeños están haciendo frente y tratando de sobrevivir a una crisis que, en palabras de la vicepresidenta, Nadia Calviño, "ya no es sólo sanitaria, también es económica". 

Las medidas que han puesto en marcha los pequeños negocios

Todas las actividades se ha visto afectadas por el Estado de Alarma y cada una de una manera diferente. Lo que está claro es que, de la noche a la mañana, todos y cada uno de los pequeños negocios españoles se han visto obligados  a tomar decisiones drásticas para asegurar el futuro de su actividad. 

De todas estas medidas, destaca el teletrabajo. Casi la mitad de los encuestados en el barómetro (48%) reconocieron haber empezado a trabajar desde sus casas a raíz de que se decretara el Estado de Alarma y los ciudadanos quedaran confinados en sus hogares. De hecho, el Gobierno recomendó abiertamente desde el primer día que todas aquellas actividades que, por su naturaleza, pudieran permitírselo, reorganizaran su trabajo para desarrollarlo desde casa. 

Es más, dentro del segundo plan económico que puso en marcha el Gobierno se prevé una línea de crédito para que los pequeños negocios puedan comprar o alquilar el material necesario para desarrollar sus actividades desde casa. Una de las medidas -tal vez, la más llamativa- es la puesta en marcha de una línea de financiación por valor de hasta 200 millones de euros, que se gestionará a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO), y que ayudará a los negocios a adquirir ordenadores u otros equipamientos.  Precisamente, un 5,44% aseguraron haber invertido en tecnología durante el Estado de Alarma. Es probable que gran parte de esta inversión haya ido dirigida a la adquisición de materiales y equipamiento necesario para el teletrabajo. 

Por su parte, otro 31,08% de los encuestados reconocieron haber tenido que reducir su actividad empresarial a raíz de la Alerta Sanitaria . Aunque, a priori, esto parezca más una consecuencia que una medida en si misma -de hecho, lo es- , se entiende que dicha reducción de la actividad pudo venir acompañada de una reducción de las jornadas de los empleados y del tiempo que permanece abierto el negocio de cara al público. El recorte del volumen de actividad y de los horarios es, para casi un tercio de los encuestados, una solución para ahorrar algunos gastos en personal o suministros.

Además, el 25,3% de los autónomos y pequeños negocios que participaron en el barómetro aseguraron haber recurrido a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). Porcentaje que va en la misma línea que los datos aportados por varias fuentes oficiales, que aseguran que ya son más del 150.000 los negocios españoles que se han visto obligados a recurrir a un ERTE, aunque la cifra crece cada día. De hecho, en sólo dos semanas, se han tramitado más expedientes de este tipo que en los últimos seis años. 

También en el segundo plan económico que puso en marcha el Gobierno se modificaron estos expedientes temporales. En concreto, el Real decreto previó una flexibilización  con la intención de que los negocios con empleados a su cargo que se vean afectados por la crisis del coronavirus en su actividad pudieran tramitarlos más fácilmente. Para el Ejecutivo ésta es la forma ideal de evitar despidos masivos y que la crisis para los negocios sea “temporal”.

Uno de los cambios más importantes que ha introducido el Ejecutivo en los ERTE es que los autónomos que lo soliciten, además de dejar de pagar las nóminas de sus empleados, quedarán exonerados de abonar la cuota de sus trabajadores a la Seguridad Social.

Otra de las medidas más sonadas en los últimos días ha sido la puesta en marcha de un cese de actividad extraordinario, que debería permitir a los autónomos que han visto suspendida su actividad o cuyos ingresos han caído más de un 75%, cobrar el 70% de su base reguladora y dejar de pagar la cuota de autónomos. Según el Barómetro de Cepyme, un 15,2% de los encuestados ya han solicitado esta prestación. 

A este respecto, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, aseguró este miércoles, durante una rueda de prensa telemática, que sólo 50.000 trabajadores por cuenta propia habían solicitado el cese de actividad extraordinario, de los 3,2 millones que hay en España, la gran mayoría de ellos afectados por la crisis económica. 

Otra de las medidas que han adoptado los autónomos para hacer frente a la alerta sanitaria por el coronavirus es tomarse este periodo de inactividad  como unas 'vacaciones', tanto para ellos, como para sus empleados. El 12,6% de los encuestados reconocieron haber aprovechado para dar vacaciones a sus trabajadores o tomarse ellos mismos este periodo como un descanso obligado. 

Por último, en el barómetro refleja que un 14,52% reconocieron haber tomado "otras medidas" diferentes a las arriba expuestas. 

Sin embargo, la encuesta fue más allá y también preguntó a los participantes qué es lo que le piden al Ejecutivo para mejorar, de forma eficaz, su situación en esta crisis sanitaria que es probable que se alargue más allá del mes anunciado en la última comparecencia del presidente del Gobierno.

¿Qué medidas le piden los autónomos y pymes al Gobierno?

Desde que se decretó el Estado de Alarma, el Gobierno ha puesto en marcha varias medidas para paliar los evidentes efectos económicos que está generando el coronavirus en autónomos y empresas de todos los tamaños. Se han articulado a través de dos planes económicos que recogen desde una moratoria de impuestos -durante seis meses, tres de ellos sin intereses-; una línea de avales o el reconocimiento de la baja por accidente de trabajo para los autónomos en cuarentena o contagiados por coronavirus, ...

Sin embargo, todavía quedan cosas pendientes, como la suspensión de la cuota que lleva semanas pidiendo la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) o la suspensión del pago del alquiler del local para aquellos autónomos que hayan visto caer de forma sustancial sus ingresos. 

Además, en el barómetro de CEPYME, los encuestados apuntaron a otras tantas medidas que, consideran, debería poner en marcha el Gobierno central. La mayoría -el 81,37% de los encuestados- piden más ayudas fiscales para hacer frente a la crisis del coronavirus. Aunque ya existe la posibilidad de aplazar los impuestos, consideran que el Ejecutivo debería poner en marcha una serie de deducciones fiscales en Impuesto de Sociedades o IRPF.

Por otro lado, una buena parte de los participantes también consideran oportuno que se pongan en marcha deducciones en los pagos de las cuotas de la Seguridad Social de los trabajadores (68.46%) y que el Gobierno ofrezca ayudas directas para autónomos y pymes afectados (57,73%). 

Algunos pequeños negocios también quieren que se modifique la Incapacidad Transitoria para que el coste del trabajador  lo asuma el Estado. Un 39.34% ven conveniente que se introduzca esta medida. Por último, algunos apuntaron a otras medidas que, sin embargo, ya se han puesto en marcha como la oferta de préstamos y avales (33.10%) y  la flexibilización laboral (un 28.75%). El 12,43% de los encuestados le pedirían "otras soluciones" al Gobierno, diferentes a las ya citadas.

No obstante, y a pesar de la difícil situación, en la encuesta de CEPYME  sólo un 37% de los participantes reconocieron tener previsto hacer algún ajuste de plantilla en este primer semestre. Aunque, también hay que tener en cuenta que las respuestas pueden estar condicionadas por los requisitos de algunas medidas puestas en marcha por el Gobierno, ya que los negocios que se acojan  a algunas de ellas, tienen la obligación de mantener su plantilla. 

 

¿Cómo están reaccionando los negocios para superar la crisis del coronavirus?