lunes. 26.10.2020

CÓMO PROTEGERSE

El confinamiento facilita los robos en los pequeños negocios

El confinamiento facilita los robos en los pequeños negocios

Lo cuerpos de seguridad del Estado ya han hecho públicas las primeras denuncias por robo en establecimientos tras decretarse el Estado de Alarma. Los negocios de autónomos vacíos por el confinamiento son un blanco fácil para los delincuentes. Así es como puedes protegerte.

El confinamiento facilita los robos en los pequeños negocios

La cuarentena obligada por la pandemia de coronavirus está dejando millones de negocios cerrados, lo que supone una gran cantidad de oficinas, comercios o despachos desprovistos de vigilancia. Además, las pocas personas que circulan por las ciudades lo hacen con mascarillas y guantes. El escenario ideal para los delincuentes.

De hecho, ya se han hecho públicas las primeras denuncias de autónomos que han sufrido este tipo de actos delictivos en sus establecimientos. Al menos cinco negocios de Sevilla, entre comercios y bares, denunciaron un robo este domingo. Una semana antes, una tienda de telefonía sufría un alunizaje en su local. El Colegio de Farmacéuticos de Cádiz tuvo que pedir ayuda a la Subdelegación del Gobierno para incrementar su protección ante los primeros robos que se han producido en el sector tras producirse varios delitos en establecimientos de San Fernando y Sanlúcar de Barrameda.

Una situación que está aumentando la preocupación de los autónomos, que ya de por sí ven con incertidumbre el futuro de su actividad. De hecho, los robos y las medidas de seguridad necesarias para evitarlos suponen pérdidas de 3.600 millones de euros anuales para el comercio minorista, según el último estudio realizado por Crime&tech con el apoyo de Checkpoint Systems. Del total de lo que pierden los comerciantes, 2.542 millones de euros corresponden a hurtos comerciales y merma (perdida desconocida) y 1.103 millones de euros a inversiones en seguridad; lo que supone un 2% del total de la facturación de estos comercios.

A esto se suma el robo de bandas organizadas. Un acto delictivo pensado para conllevar la menor sanción posible. Estos delincuentes llevan a cabo hurtos de menos de 400 euros para evitar las penas. Una lacra que afecta en mayor medida a los pequeños negocios, que no cuenta con los mismos sistemas de seguridad que las grandes marcas. De hecho, el comercio pierde 1.799 millones de euros al año debido a la inexistencia de una herramienta jurídica para luchar contra este tipo de delitos, según el estudio realizado por la Asociación de Fabricantes y Distribuidores AECOC, en colaboración con Ernst & Young. 

Según esta organización patronal, existe un vacío legislativo que abre una brecha a las bandas organizadas que se dedican al robo de productos de alto precio, como el alcohol. De hecho, las bebidas alcohólicas son uno de los productos más codiciados por los delincuentes, alcanzando un índice de hurto del 93%. Detrás de los destilados, les siguen la charcutería, los aperitivos y las conservas. Por otro lado, la ropa, los accesorios electrónicos, las herramientas y los maquillajes son otros de los productos más perseguidos por estos delincuentes.

Según la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), este tipo de robos se dan en gran medida por la falta de un herramienta legal para luchar contra estos delincuentes. Dos sentencias del Tribunal Supremo que tuvieron lugar en 2017 muestran como se castiga de igual manera tanto el primer robo como los siguientes hasta un número indeterminado, aseguran. "Esto ha tenido como consecuencia que las sentencias para hurtos reincidentes se limiten al pago de multas, que raramente se hacen efectivas, y que el ritmo de denuncias se mantenga en torno a las 700.000 al año sin que tengan consecuencias para los ladrones", señalan desde la patronal. 

Cómo evitar un robo en un pequeño negocio

Como este tipo de robos se están produciendo con el local cerrado, es importante atender a la seguridad del establecimiento; explican desde la Confederación Española de Comercio (CEC). “Es recomendable contar preferiblemente con persianas metálicas y resistentes que no faciliten la visión desde el interior, barras metálicas en las puertas que dificulten su apalancamiento, cerraduras de seguridad y antirrobos, contar con un sistema de alarma y tener bien visible el cartel de la empresa proveedora del sistema de alarma”, señalan.

Si se produce el robo con el local cerrado es importante no entrar en el local, y avisar a la policía, ya que podría haber personas ajenas en su interior; en caso de haber testigos, pedirles los datos para que la Policía pueda ponerse en contacto con ellos y ampliar los datos del hecho y nunca manipular objetos que haya podido tocar el autor del hecho delictivo”, añaden.

No obstante, a pesar de estas recomendaciones, desde la CEC aconsejan guiarse por la guía de "Comercio Seguro" que cada año elabora el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio y la Dirección General de la Policía Nacional, en colaboración con la Confederación; y a las recomendaciones que se hagan desde las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. 

Sin embargo, tomar todas las precauciones posibles tampoco ofrece la certeza de que no se pueda producir un robo. Estos incidentes pueden suponer el cierre de un negocio, por lo que es recomendable contar con una póliza antirrobo que cubra las pérdidas. “Esta es la dinámica de la siniestralidad durante periodos de crisis, recesión o ventanas de cese temporal de actividad de comercios como el que estamos atravesando. Todavía es muy pronto para valorar el impacto, pero en algunos barrios más desatendidos o con menos seguridad hemos empezado a notar los efectos”, señalan desde SingularCover, especialistas en seguros para pymes y autónomos.

Desde SingularCover también explican que “en líneas generales, y en cuanto a lo que a los seguros de daños se refiere, como es el caso del Multirriesgo de Comercio, nos encontramos con que los daños por agua, incendio o daños eléctricos, entre otros, suelen disminuir; ya que, al no existir actividad diaria, la probabilidad de accidentes se reduce. El problema es que la severidad se incrementa, y esto se debe a que los daños son mayores al estar el negocio desatendido. Cuando hay actividad en el negocio, es más fácil identificar estos siniestros y corregirlos antes de que vayan a más”.

En el caso de los robos, una cobertura frecuente en los seguros de comercio y oficinas, se produce el efecto contrario. “En este caso, se suele ver un repunte en los robos de comercios que llevan cerrados una temporada, si bien el valor medio suele ser más bajo, ya que estos comercios han tenido la oportunidad de minimizar stocks, no dejar efectivo en la caja, y retirar los artículos de más valor, explican desde SingularCover.

Por estos motivos, es vital contar con un seguro especializado en negocios de autónomos y pymes y no rescindir la póliza a pesar de que hayan caído los ingresos en estos días en que las ventas están siendo nulas. No estar cubierto por el riesgo de robo puede ser un gran problema si, desgraciadamente, los ladrones entran en el negocio.

Existen alternativas pensadas expresamente para autónomos y a precios muy asequibles. Es el caso precisamente de SingularCover, una compañía que ofrece este tipo de protección desde 14,90 euros al mes, por lo que el coste en el balance de gastos no es alto. “En estos momentos tan difíciles, donde muchos profesionales tienen el problema añadido de no contar con ingresos económicos, somos conscientes de que mantener el seguro puede suponer un esfuerzo considerable. Sin embargo, es importante no desproteger nuestro negocio, comercio u oficina de posibles imprevistos que nos pongan todavía más difícil la senda de la recuperación”, señalan. “Desde SingularCover somos conscientes de la situación actual y ofrecemos atención telefónica para resolver todas las dudas relacionadas con tu seguro de responsabilidad civil o multirriesgo aunque no seas cliente”, concluyen.

El confinamiento facilita los robos en los pequeños negocios