martes. 15.10.2019

TRES EXPERIENCIAS EN LOS POP UP

Consejos para moverse en el mundo de los mercadillos efímeros

Imagen del Mercadillo del Gato. Foto: Web Oficial de Turismo de Madrid.
Imagen del Mercadillo del Gato. Foto: Web Oficial de Turismo de Madrid.

Los mercadillos Pop Up pueden parecer un pequeño centro comercial improvisado pero, detrás de ellos, hay muchas horas de dedicación. Tres autónomos explican cuáles son sus trucos y consejos para hacer un hueco en estos nuevos mercadillos ambulantes. 

Consejos para moverse en el mundo de los mercadillos efímeros

El mercadillo tradicional de toda la vida ha dado paso a los mercadillos Pop Up. Ambos conviven actualmente y ambos son espacios dónde se juntan diferentes vendedores ambulantes y exponen sus productos durante un tiempo determinado. La diferencia entre uno y otro, es que los tradicionales están gestionados por los ayuntamientos, trabajar en ellos es más simple y suelen tener una duración de un día, mientras que los Pop Ups son gestionados por empresas privadas (algunos son emprendedores), se llevan a cabo normalmente en lugares cerrados y su duración suele ser de semanas e incluso meses. 

Los mercadillos Pop Up se han convertido en los últimos años en un fenómeno en muchas ciudades. Y con ello, en una oportunidad de crecimiento para las pequeñas marcas, que han visto en estos eventos una forma de conseguir clientes y darse a conocer. Rocío Galatas, Rocío Padura y Eugenia Fernández son las fundadoras y directivas de Pop Up Chic, un mercadillo madrileño que lleva funcionando desde 2012. Éstas emprendedores explicaron a este diario, que un mercadillo Pop Up "es una venta efímera, que aparece y desaparece, ya que solo dura unos días. Pero tiene una característica de evento y de aglutinamiento de novedades, pues confluyen creadores nuevos que presentan sus creaciones y eso atrae a la gente”.

Para éstos creadores, acudir a este tipo de mercadillos son "un trampolín” para darse a conocer. Ven en ellos, una forma de atraer y conseguir nuevos clientes y de hacer rentable su modelo de negocio; como le ocurrió Pichí Pichá, una marca de ropa que vende pichis y que ha triunfado gracias a la asistencia a este tipo de mercadillos efímeros.

Quien conoce bien cómo funcionan los Pop Up es Gema García que  lleva poco más de un año entre mercadillos. Es propietaria de Clarinda 17, una tienda de moda femenina para mujeres de entre 30 y 50 años. Ella no diseña ropa, pero sí elige las colecciones según las tendencias del momento. También Raquel Moreno propietaria de Somos cosistas. Trabaja junto a su madre para sacar a delante su negocios de restauración de muebles antiguos, ha estado en diferentes Pop Up a largo de toda España, entre ellos el Mercado de Motores de Madrid, que reúne cada mes a cientos de autónomos. Y, por último, la Teresa Pérez, que consiguió abrir su propio estudio gracias a acudir a Pop Up, aunque ya ha dejado de asistir a ellos. 

Diez consejos para hacerse un hueco en los mercadillos Pop Up

Estas tres autónomas explican cuáles han sido los trucos y las estrategias que han seguido, y que debería tener en cuenta un emprendedor para hacerse un hueco en los mercadillos Pop Up.

  1. Prepárate bien: Hacerse un hueco en un mercadillo Pop Up requiere conocer muy bien tu producto y el mercado al que se asiste. Recomiendan realizar un análisis de mercado, profesionalizar la actividad. Dicen que "hay que tomárselo en serio, que no es algo para sacarse unas perras el fin de semana. Es un negocio y el mercadillo es su tienda.
  2. Mantenerse muy atento a las redes sociales: estas son la forma más eficiente para lograr acudir a un Pop Up por primera vez. Gema García contó que Instagram es la red social, por la que más información se mueve. También es el principal medio de publicidad y difusión que tienen estos mercadillos. Además, según Teresa Pérez, muchas veces consigues ventas gracias a ellas. 
  3. No te obceques solo en vender. Haz contactos. Conocer a compañeros y a organizadores puede ayudarte también a mejorar tu negocio, ellos se encuentran en la misma situación y pueden darte consejos.  Además, según apuntaron estas autónomas, los contactos adquiridos en los mercadillo efímeros son muy importantes, pues te pueden dar información sobre próximos eventos, o mercadillos que no conocías. Incluso, pueden decirte si merece la pena ir o dejarlos pasar, o ayudarte a resolver problemas.
  4. El norte de España y Madrid son las mejores zonas, allí se obtienen los mayores beneficios dado que son lugares donde ésta fórmula de mercadillo está más arraigada. Pero, según García, "Madrid es la mejor zona sin duda. En especial Aravaca y la Moraleja". En el norte no hay tanta sobre-explotación, sin embargo, el alquiler suele ser más caro. La dueña de Clarinda 17 explicó que "el Sur, por el contrario, no está nada explotado". 
  5. No subestimes al cliente: “este era un negocio muy prolífico y antes se ganaba mucho dinero en poco tiempo” explicó Gema García. Pero, a partir de la crisis, el cliente de los Pop Ups sabe mucho más que antes sobre los productos y es más cuidadoso con lo que gasta. También, apuntó, que es un consumidor que va buscando algo especial
  6. No esperes siempre beneficios: asistir a estos mercadillos equivale a realizar una inversión y, hay veces que se gana y otras que se pierde. Es imposible saber si va a dar frutos de antemano. Las únicas armas para ello son tu experiencia y la suerte.
  7.  Mirar los costes: conseguir un puesto en un mercadillo efímero cuesta entre los 100 y los 1.500 euros. La cifra varía en función del lugar dónde se celebro, el espacio dentro del local y el tiempo que se vaya a estar. Los rendimientos del mismo se van a ver incluidos por el tiempo atmosférico, la época del año y, sobre todo, por la gente que pase. Raquel Moreno explicó, que "hay veces que las ventas vienen a posteriori, por alguna tarjeta, por clientes a los que les gustó lo que hacías, pero que en ese momento no podía, etc".
  8. Descansa bien tu cuerpo: ser vendedor ambulante es agotador. Cuenta que hay que desplazarse y moverse mucho, no solo tú, también la mercancía. Después, hay que montar el puesto -habitualmente dan dos horas antes de abrir- y descargar la mercancía. Normalmente, éste tipo de eventos no cuenta con un almacén, aunque si lo hay, normalmente no cobran por su uso.  Raquel Moreno afirmó que nunca va a mercadillos en los que no pueda dejar el estante montado. Y pone como ejemplo el Mercado de Motores, que abre a las 11, por lo que empiezan a montar el puesto a las 8: 30. Por suerte vive en Madrid y solo se tiene que levantar a las 7. La asignación del puesto depende de cada mercadillo.
  9. Las ventajas de un Pop Up: “atención al cliente y trato personalizado”. Esto es lo que responde Gema García cuando se le pregunta por las ventajas de los mercadillos efímeros. También aseguró que está “cumpliendo un sueño.A pesar de que no me estoy haciendo rica con esto”. Por otra parte, Raquel Moreno dijo que otra de las ventajas, era no contar con intermediarios, lo que le permite tener un mejor control del proceso. Para Teresa Pérez dijo que la mayor ventaja, es que eres tú el que vende el producto, y que nadie lo va a hacer mejor. 
  10. Las desventajas de un Pop Up es el cansancio físico de los vendedores. Otra, es la falta de ayudas por parte de la Administración.

Consejos para moverse en el mundo de los mercadillos efímeros