miércoles. 02.12.2020

INCLUSO HA EXPERIMENTADO UN LIGERO INCREMENTO

La crisis del COVID-19 no ha frenado el interés por el trabajo autónomo como opción profesional

Un informe realizado antes y después de la crisis sanitaria revela que el interés del trabajo por cuenta propia no ha descendido por la pandemia. De hecho, se ha incrementado.

La crisis del COVID-19 no ha frenado el interés por el trabajo autónomo como opción profesional

A pesar del coronavirus, el trabajo por cuenta propia sigue siendo la salida profesional elegida por muchos trabajadores. La pandemia no ha frenado el interés que genera el empleo autónomo. Ésta es la principal conclusión del estudio realizado por la empresas especializada en recursos humanos ADP.

La empresa realizó en enero el informe The Workforce view, pero el estallido de la crisis sanitaria motivó la creación de otro segundo informe o ‘Volumen 2’, para recoger el cambio que había generado la Covid-19 en el interés laboral de los seis países que analiza, y entre los que se encuentra España.

De esta forma, y según expone el informe, la inclinación por el trabajo por cuenta propia ha crecido tres puntos durante el transcurso de la pandemia. “Antes de la crisis el 15% de los trabajadores (tanto por cuenta ajena como autónomos) afirmaba que preferiría trabajar por cuenta propia a hacerlo por cuenta ajena si pudiese optar por ambas opciones. En la actualidad, ese porcentaje sube hasta el 18%”, establece el documento.

Un incremento que se justifica por el atractivo que supone la actividad por cuenta propia para los trabajadores entrevistados. De hecho, dos de cada cinco señalaron que prefieren y tiene buenas razones para ello. Algunas de las cualidad que citaron los profesionales sobre esta modalidad de empleo fueron: la flexibilidad, la posibilidad de conciliar vida personal y familiar, disfrutar de su trabajo y decidir el tipo de proyecto en el que trabajan.

Prefieren ir trabajar que quedarse en casa aun cuando puedan 

En cuanto a las restricciones de movilidad impuestas por los diferentes gobiernos debido a la pandemia, el estudio The Workforce view Volumen 2 expone que los autónomos prefieren ir a su espacio de trabajo habitual, ya que ellos tienen la posibilidad.

Asimismo, otra de las características que tienen los autónomos frente a los asalariados es que ellos suele dedicar más tiempo a su negocio. O, dicho de otra forma, “son más propensos a realizar más horas extraordinarias no remuneradas que los empleados por cuenta ajena”. En concreto, el estudio afirma que trabajan una hora más que los asalariados.

Precisamente, por esta implicación y dedicación hacia la actividad, los profesionales suelen ser más dados aceptar la toma de decisiones difíciles, "como aplicar recortes salariales o aplazar el pago de los sueldos con el objetivo de salvar empleos". Es decir, ponen por a su negocio por delante de sus ingresos personales.

Otro de los aspectos que destaca el estudio de ADP es el futuro que tiene el trabajo por cuenta propia. "Los niveles de optimismo se encuentran a la par con los de los trabajadores por cuenta ajena en lo que respecta a los plazos de los próximos seis meses, el próximo año y los próximos cinco años en el ámbito laboral. Es más, ambos grupos confían, en la misma medida, en que tendrán más opciones en cuanto a cómo y dónde trabajar durante el próximo lustro". 

También tiene aspectos negativos

A pesar de que los encuestados encuentran en el trabajo por cuenta propia una serie de beneficios, también se topan con algunos inconvenientes. Uno de los aspectos al que más se refirieron fue la seguridad laboral.

El informe señala como la mayoría de los autónomos ejercen su actividad a expensas de la inseguridad laboral que sufren. De ahí, que los participantes en el estudios valoren positivamente el respaldo y protección laboral que reciben los asalariados de su empresas y con la que no cuentan los trabajadores por cuenta propia, que en muchos casos están solos.

Para hacer frente a esta inestabilidad laboral “algunas personas consideran que trabajar para más de un empleador es una forma de diversificar sus fuentes de ingresos y mitigar el riesgo de desempleo”, recoge el estudio.

Unido a esto, otro de las características que valoran positivamente los trabajadores autónomos de ser asalariado es “la obtención de unos ingresos y una tasa de remuneración más altos, y por proporcionarles un horario regular o una mayor correspondencia entre las horas trabajadas y cobradas” detalla el informe. Se tratan de aspectos que dan aspectos que dan seguridad al desempeño de una actividad económica y que “en tiempos difíciles, estos factores son si cabe más importantes”.

La crisis del COVID-19 no ha frenado el interés por el trabajo autónomo como opción profesional