Jueves. 21.03.2019

LIMITACIONES DE LA MARCA

Cuidado, no siempre es posible poner mi nombre a un negocio

Cuidado, no siempre es posible poner mi nombre a un negocio

Son muchos los emprendedores que apuestan por poner su propio nombre al negocio, una opción que, aunque válida, hay mirar con atención porque la legislación no siempre lo permite. Aquí te contamos el porqué. Como alternativa y si no se dispone de una gran imaginación, es bueno saber que existen plataformas que ayudan a encontrar la denominación más adecuada para un negocio. Son los llamados generadores de nombres.

Cuidado, no siempre es posible poner mi nombre a un negocio

Decidir el nombre qué va a tener un negocio se convierte para muchos emprendedores en una auténtica pesadilla. Otros, sin embargo, lo tienen muy claro, quieren que su negocio tenga su propio nombre. Ésta es una opción por la que apuestan muchos emprendedores, ya que de esta forma unen la marca con el dueño del negocio. Pero es una opción sujeta a una serie de requisitos legales que son necesarios conocer antes de tomar la decisión.

La pregunta de si es posible darle tu nombre a tu negocio es, para Marta Rodríguez Aguado, abogada en el bufete especializado en propiedad intelectual Elzaburu, “compleja. No tiene una respuesta sencilla, ya que hay muchas zonas grises”. Según esta abogada, todos tenemos derecho a registrar nuestro propio nombre como marca y esto supone que podemos usarlo para nuestro negocio, registrándolo oficialmente. El problema viene cuando, por ejemplo, coincide con el de una persona famosa” aclara Rodríguez.

La experta explica que una persona con un nombre que no fuese el de una persona conocida puede utilizarlo en su negocio y registrarlo. Por el contrario, una persona que se llamase Cristiano Ronaldo tendría problemas para registrar su marca. En estos casos, “la Oficina de Patentes y Marcas pide una autorización de la persona famosa para poder registrar ese nombre como marca”. Lo más normal es que no lo dé.

Asimismo, también está permitido, según señala Rodríguez, que un emprendedor pueda escoger un nombre y dos apellidos completamente aleatorios para utilizarlos en su actividad y registrarlo como marca. Si por casualidad, el nombre y apellidos utilizados coinciden con los de otra persona, “ésta puede presentar una oposición ante la Oficina de Patentes y Marcas para pedir que que se retire”.   

El sector al que se dedique el emprendedor puede ser decisivo también a la hora de poder utilizar su propio nombre, ya que si su nombre ya está siendo utilizado en otros negocios no podrá usarlo. Sin embargo, sí podrá en otro sector de actividad donde no coincida con nadie. Pero también, “si ya hay un nombre muy parecido tampoco se va a otorgar el derecho de marca aunque sea su apellido. Si es en un sector donde no haya coincidencias, en principio, le deberían conceder el derecho de marca”, apunta Rodríguez. Siempre que se registra una marca, hay que decir para qué se va a usar.

En cuanto a aquellos nombres protagonistas de novelas como por ejemplo Alatriste, la abogada Rodríguez señala que tampoco se pueden utilizar, ni registrar, dado que éstos “están protegidos por derechos de autor. No te puedes adueñar de ellos y utilizarlos para tu negocio”.

Nombres que utilizar en tu negocio, hay muchos. Aún un así desde, el bufete Elzaburu señalan que lo más frecuente es inventar uno nuevo.

Generadores de nombres

Los emprendedores a lo largo de la historia se han basado, inspirado y optado por diferentes mecanismos para escoger el nombre de su negocio. Los hay quienes lo eligen inspirados por su familia, como es el caso de Emil Jellinek, quien escogió el nombre de su hija pequeña para dar nombre a su compañía de automoción: Mercedes. Otros lo escogen pensando en el posicionamiento que va a tener su marca, se dice, de entre todas las teorías que existen, que Steve Wozniak y Steve Jobs apostaron por el en nombre de Apple Computer, porque con él aparecerían los primeros en una guía telefónica. También están los deciden utilizar simplemente el acrónimo de la empresa como es el caso SEAT, Sociedad Española de Automóviles de Turismo. Y ahora está la posibilidad de que una plataforma te encuentre una denominación para tu negocio.

Los generadores de nombres son la opción perfecta para aquellos emprendedores que se encuentran indecisos. Se trata de páginas online, la mayoría gratuitas, en los que el emprendedor deberá introducir una serie de conceptos asociados a su idea de negocio y a continuación la web ofrecerá una lista de posibles nombres. Aunque la mayoría de las opciones no serán utilizables, la batería servirá sobre todo para descartar las posibilidades que menos gusten y poder acotar así aquellas que más interesen. Pudiendo, después de hacer este ejercicio, encontrar el adecuado.  

Algunos de los generadores de nombres más conocidos son el de la plataforma Shopify, el de Lean Domain Search, NXdom y Name Mesh.

Cuidado, no siempre es posible poner mi nombre a un negocio