Viernes. 22.03.2019

UNA OPCIÓN QUE MUEVE 30.000 MILLONES DE EUROS ANUALES

¿Qué debo saber para poner en marcha un negocio online rentable?

¿Qué debo saber para poner en marcha un negocio online rentable?

Los negocios online son una alternativa rentable al comercio tradicional. Con una inversión de 1.500 euros y mucho tiempo disponible se pueden generar beneficios en menos de seis meses si se sabe hacer. Es una vía útil para nuevos negocios y un buen escaparate para profesionales. Con un buen manejo de las herramientas, mediante campañas de SEO y publicidad en la web es posible generar los mismos ingresos online que offline, además de ahorrar gastos en licencias y personal. No en vano, se ha constituido como una alternativa sólida al negocio convencional, capaz de mover más de 30.000 millones de euros en 2017.

¿Qué debo saber para poner en marcha un negocio online rentable?

Son digitales. Cada vez son más los emprendedores que apuesta por iniciar su actividad en internet. Se trata de una opción atractiva, una alternativa al negocio tradicional que superó los 30.000 millones de euros de facturación total en 2017 según señala la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).  No es de extrañar, teniendo en cuenta que el 48% de la población española ha comprado alguna vez en Internet, y el 32% lo hace de forma habitual, según los últimos datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Las escasas barreras de entrada hacen del comercio digital una vía cada vez más habitual para iniciar un negocio. No es necesaria una inversión elevada. “Con algo de asesoramiento y mucha dedicación, un emprendedor puede poner en marcha su idea y obtener beneficios en menos de seis meses” aseguró Eduardo Durá, CEO de la asesoría virtual Consultordenegocios.net. Según este asesor en creación de negocios, cada vez hay más emprendedores, en especial del sector turismo, de prestación de servicios profesionales (abogados, asesores o médicos privados) y de venta de productos básicos, que apuestan por internet como forma - única o complementaria - de desempeñar su actividad.

Los primeros pasos para poner en marcha un negocio online son similares a los del negocio offline.  Durá comentó que, al igual que sucede con el comercio físico, se trata de tener claro el producto o servicio que se va a ofrecer ¿Qué es lo que le distingue de la competencia? ¿A qué clientes va dirigido? ¿Qué cuota de mercado ocupa? Aunque las preguntas sean las mismas, en un negocio virtual es más fácil obtener respuestas.  Alex Perís, asesor de Nextlevel.es explicó que el e-commerce tiene una ventaja cuantitativa importante frente al comercio tradicional, existen multitud de herramientas que permiten al emprendedor conocer las necesidades del cliente, la competencia y todo tipo de datos del mercado antes de poner en marcha su negocio.

Según aseguró el experto, el primer paso para iniciar un negocio virtual exitoso es manejar a la perfección las herramientas disponibles como Google Adwords que permiten al emprendedor conocer las búsquedas mensuales que tienen sus keywords - palabras clave- para averiguar datos tan importantes como la demanda o el tamaño del mercado en el que quiere introducirse.

Sin duda, los costes de un negocio online son inferiores a los del offline, “en el ecommerce no es necesario levantar una persiana, con todos los costes que esto conlleva” apuntó Durá de Consultordenegocios.net. Sin embargo, explicó que existe una diferencia sustancial entre poner en marcha un comercio digital y hacerlo de forma rentable, para hacerlo de esta forma es necesario invertir en una web bien elaborada y en campañas de SEO que permitan que el negocio esté lo suficientemente bien posicionado como para generar ingresos.

La visibilidad, el tráfico y, por supuesto, las conversiones, son parámetros que debe manejar a la perfección el emprendedor virtual.  Y es que, los comercios online bien administrados permiten llegar a un inmenso espectro de clientes con un desembolso muy inferior a la mayoría de negocios tradicionales. “ A partir de unos 1.500 euros un emprendedor puede iniciar su actividad online con posibilidades de éxito. Todo dependerá de cómo administre su inversión, de si destina la mayor parte de su desembolso a la creación de una página web bien elaborada; de acceso fácil para el usuario, intuitiva, sencilla, en la que se encuentre rápidamente lo que ofreces y el pago sea rápido” comentó Eduardo Durá.  Además, - apuntó el asesor –  estos negocios virtuales necesitan de la misma constancia que los tradicionales, es necesario invertir esfuerzo y dinero en el mantenimiento de la web y  la actualización constante de sus redes sociales.

Ambos expertos coinciden en que lo difícil en un negocio online no es crear la web –cuyo coste oscila entre los 50 y 500 euros dependiendo de si está hecha por plantilla o a medida- sino mantenerla. El emprendedor debe procurar que su producto o servicio llegue al máximo de clientes posible, mediante inversiones en SEO, redes sociales, anuncios patrocinados o de display, banners interactivos o cualquier otro medio de publicidad online.

Marco legal

Como cualquier otra actividad económica, el ecommerce debe respetar una serie de leyes que lo regulan. Entre ellas destacan la Ley de Consumidores y Comercio Electrónico, la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOOPD) y la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información ( LSSI).

-LSSI :  Esta Ley se aplica a servicios relacionados con internet cuando constituyan una actividad económica o lucrativa para el prestador del servicio. Se aplica a todos aquellos que proveen servicios de intermediación; empresas que brindan conexión a internet a sus clientes, prestadores de servicios de alojamiento de datos, servicios de enlaces o buscadores. Para cumplir con esta ley, es necesario que el autónomo que desempeña su actividad online aporte cierta información en su página web como puede ser su NIF; nombre, datos de contacto o precio de los productos que ofrece en su site, además de cumplir con la política de cookies-.

Así pues, esta ley garantiza la transparencia de los comercios virtuales, obligando a mostrar los datos más importantes y condiciones de uso ,habitualmente bajo el nombre de “Aviso” o “información legal”. El respeto de la LSSI es vital para cualquier negocio virtual, no sólo por la fiabilidad que aporta, sino por las elevadas sanciones que acarrea su incumplimiento pudiendo sobrepasar los 150.000 euros de multa.

-Ley de Consumidores y Comercio Electrónico: En esta ley que afecta a los negocios online, se imponen condiciones en la relación entre el comercio y el cliente. Entre estas, las más importantes son la ampliación a 14 días naturales para la devolución del producto por parte del consumidor, o la asunción por parte del autónomo de los daños que pueda sufrir el producto desde el momento del envío hasta la entrega. Al igual que en la LSSI, en esta ley se obliga no sólo a poner los precios del producto de forma clara y visible sino a que el cliente acepte de forma explícita la transacción.

-LOOPD: Todos los comercios online tienen el deber de dar de alta y comunicar los datos personales de sus usuarios a la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Esto es posible a través del sistema NOTA que pone a disposición la propia agencia a través de un formulario en su página.  Además, el comercio tiene la obligación de informar al cliente sobre la gestión de sus datos y ofrecerle la posibilidad de anularlos.

A excepción de algunas leyes específicas, la puesta en marcha de un negocio online es similar a la de uno offline. Los trámites administrativos como darse de alta en la seguridad social, en el impuesto de actividades económicas, la declaración previa de inicio de actividad o la inscripción al RETA deben realizarse de la misma forma para iniciar un negocio en la web.

¿Qué debo saber para poner en marcha un negocio online rentable?