El renting eléctrico se postula como la mejor alternativa para autónomos y pymes

Una empresa de renting viaja 12.000 kilómetros en coche eléctrico por Europa

Muchos autónomos no se lanzan a adquirir un vehículo eléctrico por el número de kilómetros que hacen a diario y el temor a quedarse sin batería en mitad de un trayecto. Desde Athlon demostraron que es posible recorrer Europa con un coche eléctrico sin agotar la carga.  
athlon-coche-electrico
Una empresa de renting hace la prueba de viajar 12.000 kilómetros en coche eléctrico sin agotar la batería
Una empresa de renting viaja 12.000 kilómetros en coche eléctrico por Europa

La infraestructura de recarga ha sido el mayor lastre desde hace años para el desarrollo de la movilidad eléctrica. La mayoría de usuarios que se plantean renovar su vehículo y empezar a utilizar uno eléctrico, que a la larga es mucho más barato y también más sostenible, no lo hacen principalmente por temor a quedarse sin batería en la carretera. 

Este temor extendido entre todos los conductores en general es todavía mayor para los autónomos, que hacen muchos kilómetros al cabo del día y no pueden permitirse quedarse sin batería en mitad de una entrega, yendo a visitar a un cliente o en el trayecto para abrir el negocio. Esto, añadido a los elevados precios de compra que suelen tener los coches y las furgonetas eléctricos provoca que muchos trabajadores por cuenta propia no den el paso hacia la movilidad eléctrica.

Athlon, compañía del Grupo Mercedes Benz Mobility AG, y una de las primeras empresas europeas en servicios de renting y soluciones de movilidad a medida para empresas y autónomos, quiere liderar la transformación hacia la electrificación de la movilidad. De esta forma, pone al servicio del cliente una oferta personalizada que le permita usar el vehículo eléctrico para su negocio sin necesidad de invertir miles de euros en la compra. Así, el contrato de renting de Athlon, donde se incluyen tanto coches como furgonetas 100% eléctricos o híbridos enchufables, tiene una cuota desde alrededor de 500 euros al mes (excl. IVA), con todos los servicios incluidos. 

Viajar por Europa con un coche eléctrico y sin agotar la batería es posible

Como abanderados de la movilidad eléctrica, desde Athlon han demostrado que es posible conducir un coche eléctrico durante muchos kilómetros sin agotar la batería. Para ello, Alexander Heijkamp, director de Sostenibilidad y Responsabilidad Social Corporativa de Athlon, emprendió un viaje en vehículo eléctrico por 11 países europeos y logró recorrer un total de 12.000 km, recargando la batería cuando era necesario, a lo largo de su recorrido.

Dentro de esos países, también circuló por España donde sacó diversas conclusiones. Es cierto que España todavía no se encuentra entre los países más avanzados en el entorno europeo en materia de movilidad eléctrica. A pesar de todo, nuestro país ha experimentado en muy poco tiempo grandes cambios en el desarrollo de este tipo de movilidad sostenible y distintos estudios cifran en unos 15.000 los puntos de recarga eléctrica que hay ahora mismo en España.

Una cifra que, como demostraron desde Athlon, es suficiente para la inmensa mayoría de trayectos que puede hacer un autónomo en ciudad y también fuera de ella. El recorrido de Alexander sumó 14 ciudades europeas: empezó en Londres, luego fue a Bruselas, siguió en Luxemburgo y llegó a España recorriendo Barcelona y Madrid. Tras ello fue a Lisboa; a París; a Malmö; a Varsovia; a Stuttgart; a Roma; a Milán y a Düsseldorf. Para acabar el viaje, volvió a Almere, en Países Bajos.

Si bien es cierto que paró a repostar cada dos horas o dos horas y media, que es lo que duran de media las baterías de estos vehículos, la realidad es que no agotó la carga en ningún momento y logró ahorrar alrededor de 700 euros en este trayecto. Según estiman desde Athlon, el gasto de este viaje con vehículo eléctrico supuso entorno a los 1.150 euros mientras que, con uno de gasolina o diésel, el coste hubiera sido de más de 1.860 euros.

Siguiendo el mismo ejemplo, con este ahorro, que puede ser mayor en determinados vehículos, un autónomo que realice con su coche de empresa 100 kilómetros al día -una cifra habitual para gran parte del colectivo-, ahorraría casi 6 euros al día y cerca de 175 euros al mes en combustible.

El coste de adquirir un coche eléctrico no tiene que ser elevado si se opta por el renting

Uno de los hándicaps a la hora de cambiar a un coche eléctrico es su elevado precio. Sin embargo, puede hacerse mucho más asequible si se opta por nuevas modalidades como el renting. 

Contratando un renting con Athlon, el autónomo puede tener un coche eléctrico por alrededor de 500 euros al mes, donde se incluyen los seguros y las reparaciones. Además, la adquisición de este tipo de vehículo le permite acceder a las ayudas del Plan Moves.

 La característica diferencial de Athlon es que también cuenta con un servicio flexible y personalizado que se adapta a las necesidades de cada cliente ofreciendo varios beneficios, como, por ejemplo:

  • Imagen renovada: al acabar el contrato de renting se puede cambiar de vehículo a uno nuevo.
  • Control de gastos: optar por el renting mejora la ratio de endeudamiento y la rentabilidad de las empresas, lo que se traduce en una mayor seguridad financiera.
  • Ahorro: además de evitar el desembolso inicial y los gastos asociados al mantenimiento, reparaciones o seguro del vehículo, con el renting se puede disponer de modelos eléctricos, ahorrando combustible, y sin preocuparte por los imprevistos surgidos, ya que van incluidos en la cuota.
  • Menos complicaciones: el usuario solo tiene que preocuparse por el pago de la cuota mensual y olvidar las demás gestiones y papeleos.

Una empresa de renting viaja 12.000 kilómetros en coche eléctrico por Europa