jueves. 01.10.2020

YA SE HAN IMPUESTO MULTAS DE HASTA 600.000 EUROS

Los siete errores que cometen los negocios a la hora de evitar contagios

Los siete errores que cometen los negocios a la hora de evitar contagios

Los autónomos han tenido que adaptar su negocio a las exigencias sanitarias para prevenir el covid-19. Sin embargo, siguen cometiendo fallos en su aplicación, por lo que están siendo duramente multados. He aquí un listado de los siete errores más frecuentes.

Los siete errores que cometen los negocios a la hora de evitar contagios

De 3.000 euros, de 6.000 euros e, incluso, de 82.000 euros. Estas cifras son un ejemplo de las sanciones a las que han tenido que enfrentarse algunos autónomos que no estaban cumpliendo correctamente con los medidas impuestas para prevenir el covid-19 en su negocio. Es obligación del empresario, del trabajador por cuenta propia, establecer una serie de protocolos para prevenir el contagio del virus dentro del ambiente laboral, de no hacerlo, corren el riesgo de ser sancionados con multas que pueden hasta los 600.000 euros.

“Parece que todo el mundo sabe ya la obligatoriedad de llevar mascarillas, de mantener la distancia interpersonal de 1,5 metros y la importancia de lavarse las manos. Son aspectos que deben cumplirse a título personal y que en el ámbito laboral el autónomo debe facilitar, junto a otra serie de medidas” explicó Xavier Pladevall, CEO de la empresa especializada en prevención de riesgos laborales Acció Preventiva.

Desde la empresa que dirige Pladevall conocen de primera mano los protocolos que deben aplicar los autónomos para prevenir el covid-19 en sus negocios y de los riesgos que corren los empresarios que no se toman en serio esta obligación. “Tenemos clientes que han sido sancionados con multas de 3.000 euros, de 6.000 euros, 82.000 euros e, incluso, tenemos una gran empresa de 800 trabajadores que ha sido sancionada con 600.000 euros y que ya la está recurriendo”.

Pladevall detalló que el tipo de sanción que reciben varia en función de la infracción cometida y del tamaño de la empresa. Las sanciones que se imponen a los establecimientos durante esta nueva normalidad emanan del Real Decreto-ley 21/2020, de 9 de junio, de medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 y que divide las infracciones en leves, graves y muy graves.

Así éstas, por ejemplo, pueden ir desde no proporcionar gel hidroalcoholico, hasta saltarse los protocolos sanitarios, e, incluso, no hacer caso en reiteradas ocasiones de las instrucciones de la autoridad competente. “No es lo mismo que se contagie un empleado, que se contagien varios dentro de la empresa. Hay que tener en cuenta que si se contagia el 25% de la plantilla, se considera que ha habido una epidemia dentro de la empresa” ejemplificó.

Siete errores que se están cometiendo para prevenir contagios

Según el experto en riesgos laborales, la mayoría de los negocios han puesto en marcha de forma generalizada los protocolos preventivos anti covid (limpieza, uso de mascarillas, distancia de seguridad, etc). Si embargo éstos no lo están aplicando de la forma correcta, están cometiendo errores y están siendo multados por ello. “La mayoría de las sanciones vienen por falta de aplicación de medidas preventivas ante el virus” recalcó Xavier Pladevall.

En concreto, algunos de los errores más frecuentes que Pladevall está detectando que cometían los pequeños negocios en materia de prevención del virus son:

1.- No tener un plan de contingencias propio

Según Pladevall, el 92% de los pequeños negocios no tiene un plan de contingencia del virus propio y adecuado. De hecho, "lo que ha hecho la mayoría es descargarse uno de internet y adaptarlo. Pero no lo han elaborado específicamente para su negocio".

Este documento es fundamental para acreditar que los autónomos están cumpliendo con las exigencias sanitarias, pues éste debe ser la hoja de ruta que sigan los negocios en materia de prevención. En él viene detallado y especificado el tipo de limpieza que se debe llevar a cabo, la frecuencia con la que se va a realizar y los productos que se van a utilizar.

“Hay que redactarlo pesando en el tipo de actividad y en las características del negocio. Hay que pensar dónde podría producirse un contagio y cómo podría prevenirse. Por ejemplo, si el local tiene una escalera y un pasamanos, éste puede ser un punto de infección, que por lo tanto debería ser desinfectado con asiduidad. Todos esos detalles del establecimiento deben verse reflejados en el plan. No se puede hacer un corta y pega de otro” recalcó.

El CEO de Acció Preventiva reveló que no tener un buen plan de contingencias es uno de los motivos por los que frecuentemente se sancionaba a los negocios

2.- Falta de formación de los trabajadores

No asegurarse de que los trabajadores conocen las circunstancias y los riesgos de contagio dentro de la empresa y la forma de protegerse o, dicho de otra forma, la falta de formación es otro de los errores que se está cometiendo, principalmente, entre los pequeños negocios y que es motivo de sanción. Según señaló el experto en prevenciones laborales, la mayoría de las actividades se “han apañado” con descargar una guía estándar de internet o con un folleto y pasársela a su trabajadores.

Recomendó que se realizasen cursos impartidos por un servicio externo de prevención de riesgos laborales, que suele tener una duración media de una hora. Asimismo, aseguró que ésta es la “única forma” de hacer valer jurídicamente que se ha formado a los trabajadores.

3.- Falta de formación especifica para los altos cargos 

La formación de los altos cargos del negocio, como los gerentes o los encargados del personal, sobre el covid es muy importante. “Hay que formar específicamente a los altos cargos de la actividad sobre la prevención del covid, para que puedan hacérsela llegar más directamente a los trabajadores. De esta forma, si hay algún empleado que se niega, por ejemplo, a utilizar la mascarilla, el encargado puede explicarle y justificarle la importancia de su uso, tanto para él como para el resto de sus compañeros" dijo el experto.

4.- Uso incorrecto de los equipos

Según Pladevall todavía hay muchos trabajadores que no utilizan correctamente los equipos de protección. “Las mascarillas no protegen una entrada de vía del virus: la ocular. Está calculado que una persona se toca la cara unas 14 o 20 veces en una sola hora, de nada nos sirve la mascarilla si estamos todo el rato tocándonos la cara”.

También apuntó al hecho de no utilizar los geles hidroalchólicos frecuentemente o no ponerse la mascarilla cuando un empleado abandona su puesto de trabajo para ir otro lugar de la oficina y es imposible mantener la distancia de seguridad.

En este sentido, recomendó limitar el uso de los comedores, especialmente si éstos no disponían de un lavavajillas con el que se pudiera asegurar la limpieza y desinfección de los utensilios.

5.- No protegerse en los desplazamientos

Hay actividades o profesiones que requiere un desplazamiento dentro de la jornada laboral. Para el experto es importante cuidar que los desplazamientos que hagan los empleados se realicen en unas condiciones óptimas de seguridad “porque de nada sirve protegerse del virus en local, si luego en el desplazamiento no se cumplen con los protocolos sanitarios”.

6.- No ventilar las estancias

“La gran mayoría de las guías de protección del virus para los negocios recomiendan, si la actividad se realiza en un establecimiento cerrados, ventilar la estancia 10 minutos. Un consejo muy útil que sin embargo no se está aplicando” apuntó Pladevall.

7.- Realizar un estudio de serología

La última recomendación de este experto es conocer el estado de sus trabajadores respecto al virus. Esto es, averiguar si han pasado por el covid y han creado anticuerpos o si no lo han tenido. “Los resultados podrían hacernos implementar un plan de contingencia más exhaustivo y restrictivo en algunos aspectos, o menos en el caso de que la mayoría de los trabajadores tenga anticuerpos”. 

Recomendó por eso realizar preferentemente un estudio de serología antes que una PCR, ya que el primero al ser una análisis de sangre permite conocer más en profundidad si el trabajador ha estado en contacto con el virus, mientras que la segunda solo confirma si una persona lo padece o no. “Además que el estudio vale entre 55 y 65 euros y la otra prueba entre 150 o 180 euros” apostilló.

Se aplican tres normas

Por último Xavier Pladevall, CEO de  Acció Preventiva, incidió en el hecho de que la norma de la que derivaban todas estas nuevas obligaciones para el autónomo no es la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, “si no que hay una ley macro de Salud Pública que se aplica en la calle y en en el ambiente laboral. Esto significa que las medidas que debe implementar un autónomo no vienen dictadas por los posibles riesgos que pueda sufrir su empleado realizando el trabajo para el que fue contratado, si no porque existe un riesgo a nivel general y el autónomo está obligado a proteger al trabajador en su puesto de trabajo”

De hecho, apunta a que la “la macro norma” que se aplica en estos momentos hace un refundido de tres leyes: La Ley de Salud Ppública, la Ley del Estatuto de los Trabajadores y la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

Los siete errores que cometen los negocios a la hora de evitar contagios