Sábado. 19.01.2019

Y ALGUNAS RECOMENDACIONES

Errores que cometes a la hora de gestionar el talento en tu negocio

Los errores que cometes a la hora de gestionar el talento en tu negocio

Trivu, empresa especializada en ayudar en transformación digital e innovación a compañías como Seat o KFC, ha elaborado un compendio de las peores y más habituales prácticas que realizan los negocios en cuanto a la gestión del talento.

Errores que cometes a la hora de gestionar el talento en tu negocio

Desconocer la forma en que se trabaja hoy en día o infravalorar el talento que te rodea lleva a tomar decisiones que no ayudan al negocio. Es lo que dice Trivu, empresa especializada en transformación digital y gestión del talento.

Tal y como explica el CEO y fundador de Trivu, Pablo González, hay muchos responsables en las empresas que “no comprenden la forma de entender el trabajo de los profesionales actuales o subestiman el valor de apostar por el talento”. Por este motivo, la compañía ha creado este manual para las empresas con cinco “hábitos que han de erradicar si quieren evitar la fuga de buenos profesionales y contar con el mejor talento”.

Cinco lecciones clave

En el caso de contratar becarios es importante tener en cuenta la necesidad de impartir formación real para fomentar el talento. Si se pretende convertir a esos becarios en la fuerza de trabajo principal del negocio ofreciendo una baja remuneración, “es sin duda una mala idea”, dice Trivu. Recuerda que, según dictaminó el Tribunal Supremo en 2005, “una compañía no puede contratar becarios para realizar trabajos estructurales en una organización que debería realizar un trabajador contratado”.

La siguiente lección es que el teletrabajo no se debe imponer a los empleados y tiene que ofrecerse como una opción ya que hay personas que prefieren desempeñar su puesto en una oficina.

En cuanto al tercer hábito al que se refiere Trivu, tiene que ver con que “la conexión permanente se está convirtiendo en el gran enemigo del descanso del trabajador”. La solución que ofrecen es que las compañías trabajen por objetivos y “se olviden un poco de los horarios”.

La cuarta clave, se concreta en que algunas empresas y directivos no premian, reconocen o promocionan al empleado y eso genera trabajadores frustrados que representan el 20% de las plantillas. A este respecto, la solución sería que los responsables de la empresa valorasen “cada una de las decisiones de forma racional y medible”.

Y la última lección del manual de Trivu tiene que ver con que las compañías dedican alrededor de un 15% de su tiempo a reuniones, “uno de los grandes enemigos de la productividad”. En este punto consideran que la empresa debe crear unas pautas que no lleven al “abuso de la convocatoria de reuniones”.

Errores que cometes a la hora de gestionar el talento en tu negocio