lunes. 16.09.2019

PUEDEN CONLLEVAR SANCIÓN ECONÓMICA

Los errores contables más comunes de los autónomos

Los errores contables más comunes de los autónomos

Existen errores comunes a la hora de llevar la contabilidad. La mayoría de fallos no tienen porqué suponer un problema. Pero un error grave puede conllevar una sanción económica dura, más aún cuando se actúa con intención de defraudar.

Los errores contables más comunes de los autónomos

Los autónomos se encuentran en el mes más importante del segundo trimestre del año. Se acerca el pago de impuestos y, con él, el tedio del papeleo y la contabilidad. En la mayoría de los casos, son los propios trabajadores por cuenta propia los que llevan los números de su empresa y, por muy bien formado que esté el autónomo, siempre se puede cometer algún error en las cuentas. Hay que ser muy meticuloso con la contabilidad del negocio porque algunos fallos pueden salir muy caros.

Según Hacienda, existen infracciones que son leves, otras graves y otras muy graves. Los casos muy graves suelen estar reservados para los trabajadores que actúan con intención de defraudar, se considera fraude cuando existen errores en los libros de contabilidad y registro. Por ejemplo, cuando el autónomo oculta datos importantes.

Una infracción grave se produce cuando se llegan a utilizar facturas falsas, por ejemplo, aunque la cantidad defraudada debe ser superior al 10% de la base para que sea considerada grave. Las infracciones más frecuentes son aquellas que se dan cuando no se paga o se ingresan tarde los impuestos, que se considerarían leves.

Los errores contables más comunes del autónomo

Existen algunos errores contables que son muy comunes entre los trabajadores por cuenta propia, y es que hasta el profesional más experto en contabilidad puede cometer alguno de estos fallos:

Recibos bancarios

Hay algunos trabajadores que se olvidan de que existen gastos fiscales que se pueden deducir del banco. Por ejemplo, la propia cuota de autónomos o la prima de los seguros de autónomos. Para ello, es necesario el documento justificativo del banco. No hay que olvidar que la ley establece que el banco debe informar a la Agencia siempre que se produzcan determinado tipo de operaciones referidas a ingresos, retiradas y traspasos, por lo que es muy sencillo que la Administración se de cuenta de un gasto no deducido.

Transcripción errónea de datos contables

Cuando el regente del negocio pasa los datos de contabilidad, puede cometer algún desliz en la transcripción. Dependiendo del error puede suponer un problema o no, dependiendo de la gravedad que la Administración le otorgue al fallo. Se puede resolver presentando una certificación firmada por el administrador indicando el error cometido y su subsanación, y acompañarla de los nuevos formularios correctamente cumplimentados.

No conservar justificante de todos los ingresos y gastos

Por lo general, el autónomo guarda la factura de aquellos ingresos y gastos derivados de su actividad para su posterior tributación en el IRPF y en el IVA, siempre y cuando se pueda demostrar que están afectos a la actividad. No obstante, cuando las cantidades son pequeñas pueden llegar a cometer el error de pensar que no son lo suficientemente importante como para conservarlas. Es importante, que estos profesionales recuerden que deben tener factura o ticket de todos y cada uno de los ingresos y gastos con independencia de su cuantía.

No diferenciar entre gasto e inversión

La diferencia fundamental que existe entre un gasto y una inversión, es que el gasto no genera beneficios para el negocio. Sin embargo, se entiende que la realización de una inversión si debe generar unos beneficios futuros. Técnicamente, se trata de una inversión cuando lo adquirido va a producir una utilidad durante un plazo superior al ejercicio económico y, por eso, pasa a formar parte del activo del negocio. Mientras que se trata de un gasto, cuando se adquiere algo para consumirlo o integrarlo en el proceso productivo de forma que la utilidad que aporta va a ser inferior al ejercicio económico.

No diferenciar entre cuenta bancaria y personal

Aunar las cuentas personales y bancarias en una sola conlleva serios problemas de seguimiento. El flujo de entradas y salidas debe corresponderse exclusivamente con ingresos y gastos derivados de la actividad desarrollada. Nunca pueden cargarse gastos privados del autónomo en la cuenta de la entidad

No devengar correctamente las amortizaciones

Contabilizar una amortización superior a la que corresponde deriva en un resultado contable erróneo, ya que el resultado será inferior al correcto. Para ello, es necesario identificar las facturas de inmovilizado correctamente, de cara a su registro contable, ya que no es extraño que determinadas facturas de inmovilizado se contabilicen como gastos en un ejercicio. Además, en estas facturas se debe detallar que se trata de bienes de inversión.

Multas por las infracciones de autónomos

Estos errores suelen conllevar una sanción económica, que dependerá de si la infracción se considera grave, muy grave o leve. Los casos fraudulentos se consideran muy graves. En ese caso, la sanción será del 100% al 150% de la base de la sanción.

Las sanciones que se consideran graves son aquellas que la base de sanción es superior a 3000 euros. También en los casos en que se utilizan facturas falsas. En estos casos, la multa irá de un 50% a un 100%. La multa para infracciones leves ascenderá hasta el 50% de la cantidad que no se pagó en su momento.

Los errores contables más comunes de los autónomos