lunes. 14.06.2021

UNIDO A LAS DIFICULTADES PARA ADQUIRIR UN CAMIÓN

España se está quedando sin autónomos transportistas porque los jóvenes no quieren ejercer la profesión

autonomos-transporte

Fetransa advierte que el transporte por carretera ha entrado el Top 5 de los sectores donde es más difícil encontrar profesionales. Entre otras cuestiones, influye las dificultades para adquirir un nuevo camión.

España se está quedando sin autónomos transportistas porque los jóvenes no quieren ejercer la profesión

Las empresas de transporte están teniendo problemas para encontrar nuevos conductores. A pesar de la demanda de sus servicios, no encuentran jóvenes que quieran conducir un camión debido, como contaron, a que la profesión dejó de ser atractiva por la exigencia formativa, personal y la poca compensación económica que obtienen a cambio. A ello se le une, la dificultad que están encontrando los transportistas autónomos para adquirir un nuevo camión; se tarda entre seis meses y un año para comprar uno.

La falta de interés de los jóvenes en el sector del transporte se ha convertido en un verdadero problema para la actividad, que no encuentran profesionales para sacar adelante el trabajo. El presidente de la Federación Española de Transporte Discrecional de Mercancías (Fetransa), Víctor González, explicó que la actividad sufre “una morosa falta de conductores. Es una situación que nos perjudica muchísimo como sector”. González contó que conocía casos de empresas que “no pueden poner camiones en circulación, pese a que tienen trabajo para poder moverlos, porque no encuentran conductores”.

El pasado mes de noviembre, el Gobierno rebajó la edad mínima para acceder a la profesión a los 18 años. A través de la entrada en vigor del Real Decreto 971/2020, de 10 de noviembre, se modificó el Reglamento General de Conductores y se redujo tres años la edad de acceso requerida para la profesión. O dicho de otra forma, ahora se permite que los jóvenes de 18 años puedan obtener el Certificado de Aptitud Profesional (CAP) de 280 horas de duración y puedan ejercer como transportistas de un vehículo pesado. Con ello se pasó de los 21 a los 18 años el mínimo exigido para conducir camiones en España. Sin embargo, no ha tenido el impacto de rejuvenecedor que el sector esperaba.

El transporte ha dejado de ser atractivo

Según el presidente de Fetransa, la actividad del transporte “ha entrado en el Top 5 de los sectores en los que más difíciles es encontrar profesionales”. Situación que catalogó de “gravísima” y sobre la que animó a tomar medidas más allá de la bajada de edad para acceder a la profesión.

“Si bien es cierto que se decidió hace unos mese bajar la edad legal para acceder a la profesión, ya hora con 18 años se puede conducir un vehículo pesado, no es una medida que por sí sola ayude al problema de rejuvenecer el sector. Para ello es necesario dignificar la profesión para que sea más atractiva para las nuevas generaciones, porque ahora mismo no lo es” dijo González.

En estos momentos, contaron desde Fetransa, se requieren unos requisitos muy altos de formación, aparte de unas exigencias familiares y de horas de trabajo, que no les compensan por los rendimientos que obtienen. “Ahora un camión lleva mucha tecnología. Los conductores deben hacer un esfuerzo económico y formativo para sacarse el carnet y aprobar el CAV. Aparte de eso, deben aprender ofimática y conceptos en digitalización para desempeñar la actividad” apuntó el presidente de Fetransa.

Unido a ello, estos autónomos deben soportar unos horarios de trabajo complicados, con muy poca conciliación familiar. “A las nuevas generación ya no les compensan esa carga de trabajo por la escasa compensación económica que perciben por ejercer la profesión. Esto es lo que ha hecho que el transporte pierda el atractivo” lamentó el presidente de Fetransa. Que subrayó que lo mismo que está ocurriendo en España, está ocurriendo en otros países como Inglaterra, China… donde están faltos de conductores.

Se está tardando entre seis meses y un año en comprar un nuevo camión

A la problemática del envejecimiento de la actividad y la falta del relevo generacional se une la tardanza para comprar un camión. La Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España (FENADISMER) asegura en una nota informativa que en estos momentos, y según las quejas que les estaban llegando de transportistas españoles para renovar su flota, se están enfrentando a plazo de hasta un año para adquirir un vehículo. Especialmente, están teniendo dificultades para encontrar cabezas tractoras.

La raíz de este problema podría estar, como expone la Fenadismer, en “varios factores”. El primero, la ralentización de la actividad de las fábricas debido a la pandemia. Y, el segundo, la falta de suministros de algunos componentes electrónicos procedentes de Asia.

Se trata de una situación que también confirmaron desde Fetransa, su presidente dijo que “es cierto que muchos transportistas por cuenta propia están teniendo problema a la hora de comprar un nuevo camión. Lo más probable es que la unidad que buscas no esté en stock. Nos están llegando quejas de unos seis meses de retraso en la compra”.

No se va a solucionar hasta el último trimestre de 2021

A juicio de González, la tardanza es consecuencia de “los problemas derivados del transporte marítimo. Y el hecho de que se haya triplicado el precio de lo que cuesta traer un contenedor de Asia a Europa, que ha provocado que las compañías navieras hayan retirado la capacidad de carga de los contendedores y la baja circulación de buques hace que se retrase el envío de piezas” señaló.

Hay que tener en cuenta que los camiones se montan en España, pero que las piezas se fabrican en otros países de Asia o Estado Unidos. “Es la tardanza en conseguir esas piezas lo que ha ralentizado la compra de vehículos pesado”.  Por último, el presidente de Fetransa advirtió que se trata de una problemática que no va a tener una solución rápida. “Me dedico al transporte aeroportuario y creo que se va empezar a ver la luz en el último trimestre del año” previó.

España se está quedando sin autónomos transportistas porque los jóvenes no quieren ejercer la profesión