jueves. 22.04.2021

HOY ES LA ÚNICA FÓRMULA VIABLE PARA EXPLOTAR ESTE NEGOCIO

El Estado sigue sin dar licencias para abrir estancos, pero existe el traspaso

Una de las preguntas más frecuentes entre los emprendedores es cómo montar un estanco o acceder a su traspaso. Estos son los requisitos y trámites necesarios.

El Estado sigue sin dar licencias para abrir estancos, pero existe el traspaso

Han pasado 18 años desde que el Estado concediera las últimas licencias de expendedurías para estancos. Desde entonces hasta hoy no ha permitido ni una sola nueva apertura. Se trata de un negocio que supervisa el Estado y al que muchos emprendedores desean acceder. Sin embargo, ante la imposibilidad de lograr una nueva licencia, lo más sencillo para los autónomos que quieran montar un estanco es negociar su traspaso con los propietarios de algún estanco ya abierto.

Si algún trabajador por cuenta propia tiene en mente formar parte del negocio de la venta de tabaco, debe saber que, desde 2003, los distintos ministerios de Hacienda no ha emitido ninguna convocatoria para la obtención de nuevas licencias. Por ello, montar un nuevo estanco es prácticamente imposible y de esta dificultad deriva que los propietarios de las expendedurías existentes reciban mensualmente decenas de ofertas en firme para el traspaso de sus negocios.

Estancos del centro de Madrid como la Cava de Salamanca, confirmaron a este diario que las ofertas de traspaso que les llegan suelen oscilar entre los 300.000 y 450.000 euros. Cabe destacar que dichas ofertas dependen de varios factores como el volumen de facturación del negocio, que es diferente según la zona en la que esté ubicado y de las características del local en el que se desarrolla la actividad.

Pero hay que tener en cuenta que las licencias de los estancos, que antes eran de carácter vitalicio y se traspasaban por herencia, hoy en día tienen un periodo de vigencia de 30 años: 25 años fijos y otros cinco revisables. De esto último depende también el precio del traspaso, ya que a mayor tiempo de explotación de la licencia, mayor será la oferta de venta. 

Trámites legales para el traspaso de un estanco

El Secretario Técnico de la Asociación de Madrid de Expendedores de Tabaco y Timbre, José Antonio García, explicó que una vez que la oferta de traspaso entre el autónomo propietario de la licencia y el comprador sea firme, el siguiente paso es acudir al notario.

“La expendeduría de un estanco, al ser una concesión del Estado, requiere de un notario para validar la compraventa de licencias”, confirmó el secretario. “Una vez fijado el precio por ambas partes, el notario deberá redactar un informe al Comisionado para el Mercado de Tabacos, supeditado por el Ministerio de Hacienda”, dijo García.

Asimismo, el informe que el notario envíe al comisionado debe venir avalado por un informe técnico en el que se debe tener en cuenta el plano e infraestructura del local; la situación respecto a otros estancos en su jurisdicción y estar al día en el pago de cotizaciones e impuestos.  Una vez cumplimentados estos pasos, se realizará el traspaso; teniendo en cuenta que el nuevo dueño de dicha licencia deberá darse de alta como autónomo en el epígrafe correspondiente para desarrollar la actividad.

 ¿Son rentables los estancos?

 Según explicaron varios profesionales del sector, en realidad, los estancos no son siempre tan rentables como parecen, ya que buena parte del margen va dirigido a pagar los correspondientes impuestos al Estado.

“La administración se lleva el 75% de nuestra facturación. Nuestro beneficio es del 8,5% en el caso de los cigarrillos y del 9,5% en el caso de los puros; pero en ambos casos debemos darle el 2% al Estado, dejándonos un margen neto de beneficio del 6%”, afirmó Iván Martín, propietario de la Cava Salamanca en el centro de Madrid.

Por su lado, desde la Unión de Asociaciones de Estanqueros de España añadieron que la amortización de las licencias de los estancos depende del contexto donde se enmarque el negocio, incluido el precio de la licencia. “Si el estanco se encuentra en el centro de una ciudad o en un municipio turístico, tendrá mayor volumen de facturación que aquellos que se estén en pueblos o aldeas. La rentabilidad del negocio no depende tanto de la actividad  como de sus circunstancias".

¿Por qué Hacienda no da nuevas licencias?

Fuentes internas de la Unión de Asociaciones de Estanqueros de España sostienen que hay rumores de que en este año Hacienda podría definir nuevas expendedurías para estancos, pero que también este rumor se lleva vertebrando a lo largo de los años y que todavía la administración no se ha pronunciado al respecto.

A pesar de que Hacienda no haya puesto en marcha ninguna subasta pública de emisión de licencias para estancos en los últimos años, éstos serían los requisitos que debería cumplir un autónomo para acceder a la subasta, en el caso de que se convocara: 

  • Residir en una localidad que permita gestionar por sí mismo la expendeduría
  • Se comprometa a gestionar por sí mismo el estanco, aunque puedan prestar ayuda los auxiliares o dependientes que precise.
  • No sea titular de otro estanco ni tenga vinculación profesional o laboral con importadores o fabricantes de tabaco.
  • No incurra en alguna circunstancia que le impida contratar con la Administración, es decir, estar al corriente de pago de Hacienda (AEAT) y la Seguridad Social (no tener deudas con las administraciones del Estado), no tener antecedentes penales, no haber sido sancionado por contrabando ni inhabilitado para ser empresario.  

En cuanto al local, deberá estar ubicado en el polígono especificado en la convocatoria. No debe estar declarado en quiebra, ni suspensión de pagos y tampoco ser deudor de la Administración Pública. Asimismo, no podrá hallarse procesado o sancionado por contrabando ni haber dado lugar a la revocación de una concesión o autorización de un punto de venta con recargo.

El precio será el que determine la adjudicación. No obstante, a la hora de obtener el sí de la Administración, también se valorarán:

  • Distancia a las expendedurías más próximas.
  • Superficie útil del local propuesto.
  • Distancia a centros docentes.

Una vez adjudicado se tendrá que abonar una cuota fija que es de 120,20 euros para poblaciones de hasta 10.000 habitantes, de 180,30 euros para las de entre 10.001 y 100.000, y de 240,40 euros para las de más de 100.000 y capitales de provincia.

Además cada año hay que abonar el canon anual por ventas, que oscila entre los 252,43 euros para las expendedurías con ingresos brutos desde 12.020,24 euros hasta 21.035,42 euros y los 9.015,18 euros para los que superan los 450.759,08 euros de caja.

En cuanto a los márgenes que se percibirán, se calculan aplicando un porcentaje al precio de venta al público, que son 9% en cigarrillos, 8,5% de la venta de todas las labores del tabaco exceptuando los cigarrillos y 4% de la venta de efectos timbrados y signos de franqueo.

Otras cuestiones a tener en cuenta es la distancia entre expendedurías ha de ser de 150 metros, aunque podrá ser inferior “si las circunstancias de rentabilidad de la zona y las exigencias de servicio lo aconsejan”, y que la duración de las concesiones es de 25 años.

Lo que tampoco se permite es que un mismo autónomo sea titular de dos o más estancos ni de un punto de venta con recargo.

Además de estar al corriente de pago de Hacienda (AEAT) y la Seguridad Social (no tener deudas con las administraciones del Estado), y de no tener antecedentes penales, ni haber sido sancionado por contrabando ni inhabilitado para ser empresario.  

El sector del tabaco cae durante la pandemia

De hecho, algunos estancos del centro de Madrid han visto cómo su volumen de facturación ha caído por culpa de la pandemia. Es el caso de Iván Martín, propietario de la Cava de Salamanca, que vio como sus ventas cayeron en un 45% el pasado año. “Al estar en el centro de la ciudad, dependemos mucho de  la gente que viene a trabajar. Con el teletrabajo la gente ha dejado de venir al centro y a sus oficinas y ha pasado a comprar el producto en las periferias”.

En el mismo sentido, las estadísticas aportadas por el Comisionado para el Mercado de Tabacos, reflejan cómo el volumen de negocio del sector cayó en muchas Comunidades Autónomas durante la pandemia. Las zonas turísticas habrían sido las más afectadas, al igual que el centro de las ciudades. Comunidades como Valencia, una de las más afectadas, perdieron casi 50 millones de facturación respecto al año pasado. A ella le siguen Andalucía o las Islas Baleares, con pérdidas comprendidas entre los dos y veinte millones de euros.

El Estado sigue sin dar licencias para abrir estancos, pero existe el traspaso