martes. 20.10.2020

8.000 CAMIONES CIRCULAN AL AMPARO DE ESTAS EMPRESAS

Una falsa cooperativa de transportistas en Aragón sancionada con 184.000 euros

Una falsa cooperativa de transportistas en Aragón sancionada con 184.000 euros

La Dirección General de Transporte (DGT) multó con más de 184.000 euros a una falsa cooperativa de transportistas en Aragón. Se estima que 8.000 camiones circulan por España al amparo de estas empresas.

 

 

Una falsa cooperativa de transportistas en Aragón sancionada con 184.000 euros

Por primera vez, la Dirección de Transporte de una Comunidad Autónoma detectó y sancionó el fraude de los falsos autónomos transportistas. Aragón ha sido pionera en multar a una cooperativa que funcionaba al margen del régimen jurídico del sector. Una sanción que supera los 184.000 euros.

Esta penalización supone el primer paso en la lucha de las distintas asociaciones del sector a nivel nacional por acabar con la competencia desleal que afecta a miles de autónomos y empleados del transporte.

El proceso sancionador pudo llevarse a cabo gracias a las numerosas denuncias interpuestas por parte de la Asociación Empresarial de Transportes Discrecionales de Mercancías de Aragón (TRADIME). Esta Asociación de Transportistas lleva años alertando sobre la forma de operar en el mercado de las cooperativas, y las consecuencias de la competencia desleal que provocan en el sector del transporte

Una competencia desleal que afecta al sector

"Nuestro objetivo es acabar con el uso fraudulento que se hace de las cooperativas de trabajo asociado para esquivar exigencias legales y enriquecerse a costa de los cooperativistas. La palabra cooperativa hace referencia a un grupo de personas que se unen bajo el mismo objetivo para llevar a cabo un trabajo, sacar unos beneficios y crear puestos de trabajo. Sin embargo, en este caso es todo lo contrario. Se trata de tres o cuatro personas que se unen con el único objetivo de explotar a otra gente y dar un servicio barato en el trabajo del transporte", denunció el presidente de TRADIME, José Antonio Moliner. 

Por ello, desde TRADIME valoraron "muy positivamente" la decisión de la Dirección General de Transporte. No obstante y a pesar de la buena noticia, para el presidente de la asociación aún queda mucho por hacer para erradicar el problema dentro del sector. Moliner incidió en que "el Gobierno central y el Ministerio de Trabajo son los que tienen que poner a todas estas cooperativas a tributar en el Régimen General de la Seguridad Social, no en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). Si eso se consigue, las cooperativas fraudulentas desaparecerían porque, realmente, donde encuentran la ganancia es en la diferencia de cotización de la Administración", aseguró Moliner.

8.000 camiones en España circulan "ilegalmente"

En España, TRADIME estima que hay un total de 8.000 camiones circulando a través de cooperativas que no cumplen con las regulaciones propias de la actividad, es decir, que trabajan "de forma ilegal". Tal y como explicó su presidente, esto supone una "importante distorsión del sector a nivel nacional, a los autónomos del transporte que trabajamos legalmente nos está costando mucho sobrevivir", afirmó José Antonio Moliner.

Además Molliner añadió que "nuestro país es el único en el que se está permitiendo este tipo de fraude, ningún otro sitio de Europa cuenta con cooperativas de transporte que operen fuera de su ley general. Si somos europeos para unas cosas también tenemos que serlo para otras", aseguró Moliner.

Es por ello que, Mayte Mazuelas, vicepresidenta nacional de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) y presidenta de ATA Aragón, animó al resto de asociaciones de transportistas de España a que denuncien a este tipo de cooperativas que van en contra de su actividad. "Se ha comprobado que la unión hace la fuerza y si todos persiguen un mismo objetivo se acaban consiguiendo cosas. Es imprescindible que el resto de profesionales del sector en todo el país se involucren en intentar sacar a la luz esa economía sumergida y competencia desleal que están arruinando el sector", comentó Mazuelas. 

Además, la vicepresidenta de ATA alabó la actuación de la Administración aragonesa en cuanto a la detección y penalización del fraude. "Han sido valientes y han comprobado que había cooperativas que no estaban haciendo lo que de verdad tienen que hacer, que es ayudarse entre compañeros", concluyó la portavoz. 

¿Por qué funcionan las cooperativas ilegales?

Según el presidente de la Asociación de Transportistas de Aragón, una de las razones principales por las que estos trabajadores acceden a este tipo de cooperativas radica en la dificultad de conseguir el titulo de competencia profesional para ejercer la actividad de transportista. "Es un examen bastante difícil para el que, además, ahora es necesario contar con los estudios de bachiller. Esto cierra la puerta a muchos trabajadores que se lanzan a este tipo de cooperativas en las que no tienen que cumplir apenas requisitos", explicó José Antonio Moliner. 

"Estas cooperativas están montadas de manera que una persona paga entre 10.000 y 12.000 euros para acceder y empezar a circular como transportista sin tener ningún tipo de certificado. Una vez dentro, están obligados a crear una especie de micro empresa, pero sin ser autónomos. Simplemente un ente abstracto que se ha montado alrededor de esa cooperativa", aseguró el presidente de TRADIME.

El problema de esto es que la gente que se adhiere a estas entidades, sin tener "ningún tipo de preparación para llevar una empresa, por lo que son mucho más fáciles de ser engañados por los responsables de las cooperativas", dijo el presidente. De hecho, Moliner contó como "hay personas que después de estar trabajando todo un mes ganan una miseria e incluso trabajadores que, a final de mes, terminan debiendo dinero a la cooperativa". 

"Les prometen que van a ganar mucho dinero y al principio todo son facilidades. Una vez que has entrado es cuando viene el problema. Por ello llevamos tanto tiempo en contra de poner en el mercado a unas personas y unos vehículos que realmente no están capacitados para ser transportistas", denunció el portavoz. 

"Trabajan como esclavos" 

"Los trabajadores del sector del transporte que acceden a este tipo de cooperativas fraudulentas pierden todo tipo de derecho a reclamar, se convierten en verdaderos esclavos". Así definió José Antonio Moliner la situación laboral de miles de profesionales del transporte asociados a cooperativas. 

Además, estas personas se encuentran "atadas de pies y manos durante, al menos, dos años". Estas cooperativas obligan a los transportistas a firmar un contrato de adhesión con la empresa, por lo que, "tienen que estar trabajando bajo esas condiciones durante ese periodo, sin saber si van a devolverles esa fuerte inversión inicial que tuvieron que hacer para entrar", explicó Moliner. 

Es precisamente esta situación de dependencia lo que les lleva a la pérdida de derechos: en las cooperativas no se puede reclamar, "no se tienen vacaciones ni ningún otro beneficio del trabajo. Es muy triste que una asociación empresarial tenga que ayudar a trabajadores para que no sean explotados", concluyó el presidente de la Asociación de Transportistas de Aragón. 

Una falsa cooperativa de transportistas en Aragón sancionada con 184.000 euros