sábado. 27.02.2021

BUSCARÁN NUEVOS LOCALES O CERRARÁN

La falta de acuerdo con los centros comerciales puede provocar el éxodo de las pequeñas tiendas

centro-comercial-negocio

Muchos de los negocios situados en centros comerciales se están planeando irse a otros locales o cerrar, ante la dificultad  y “prepotencia” de sus dueños a la hora de alcanzar un acuerdo.

La falta de acuerdo con los centros comerciales puede provocar el éxodo de las pequeñas tiendas

A finales de 2020, los pequeños negocios de los centros comerciales estaban muy cerca de conseguir algo por lo que llevan pelando desde que empezó la pandemia: una rebaja de sus alquileres. Pero, finalmente, la negociación no fue posible y el acuerdo se dinamitó. Ello ha generado una situación insostenible para estos empresarios, muchos de ellos trabajadores autónomos, que tienen que pagar una medida de 3.500 y 10.000 euros al mes por el alquiler de su local. Muchos incluso se plantean, o bien abandonar la gran superficie y marcharse a otros locales, o bien cerrar.

El líder de la Plataforma de Afectados por el Covid-19 en centros comerciales de España (PAC), Jordi Ruíz de Villa, explicó que intentaron, por todos los medios, llegar a un acuerdo con estas grandes cadenas para terminar el ejercicio con un acuerdo encima de la mesa y comenzar el 2021 con buen pie. “Estábamos a punto de alcanzarlo. Nosotros estábamos dispuestos a retirar todas las demandas que teníamos y dejar de coger clientes (negocios afectados), pero su respuesta fue una negativa a nuestra proposición. No están dispuestos a llegar a ningún tipo de acuerdo, salvo en casos muy excepcionales” lamentó Ruíz de la Villa.

La negociación de una rebaja o condonación de los alquileres de locales de centros comerciales está siendo un asunto especialmente complicado. “En la mayoría de los casos, las grandes superficies proponen sólo condonar el 50% de alquiler durante los periodos estrictos de cierre. Esto supone pagar la mitad de la renta sólo durante dos meses y medio como mucho. Pero es una medida que no alcanza para solucionar el problema financiero de los negocios” apuntó el líder de PAC. Según afirmó, los establecimientos en centros comerciales sufrieron, durante la primera ola cierres de más de 60 días; y durante la segunda ola, de más de 70 días. A ello se suma que están sufriendo caída media de facturación del 50% o 60% al 2019.

La propuestas de las grandes superficies para afrontar la pandemia “no son justas y no son equilibradas para las empresas, que no pueden asumir esos costes para el mantenimiento de su actividad. Hay operadores -desde autónomos, hasta franquiciados, pasando por grandes cadenas - que se están planteando muy seriamente abandonar los centros comerciales y resolver los contratos” advirtió el líder de la PAC y socio del despacho Fieldfisher Jausas, el bufete que representa a la plataforma.

Su “prepotencia” pone en juego su modelo de negocio

A este abogado y representante de cientos de miles de negocios situados en centros comerciales le sorprende la negativa. A su juicio, éstos están siendo “prepotentes y no están ofreciendo soluciones y el problema no tiene visos de solucionarse a corto plazo” aseguró.

A su modo de ver, la solución sería establecer un nuevo precio por el alquiler del local que permita tanto al negocio continuar con su actividad, como a la gran superficie seguir recibiendo los pagos. “No alcanzar un acuerdo en este sentido afectaría negativamente a ambas partes. A los negocios, porque no les va a quedar otro remedio que irse de la gran superficie. Y a los centros comerciales, que van a tener que buscar en medio de la emergencia sanitaria un nuevo arrendatario que esté dispuesto a pagar ese importe por el local” señaló el abogado. Se trata, a su parecer, de una postura peligrosa que puede provocar en estas grandes superficies “una pérdida de atractivo para los nuevos negocios”.

Hay que recordar que en España, hay alrededor de 570 centros comerciales, con una media de 60 o 70 locales cada uno. Éstos pagan unos alquileres que rondan entre los 8.000 y 10.000 euros para los establecimientos pequeños de restauración que tienen unos 150 metros cuadros -los grandes pueden abonar hasta 100.000 euros -, y una media de 3.500 para los comercios. Y según el líder de la Plataforma de Afectados por el Covid-19 en centros comerciales de España (PAC), todos los establecimientos, desde los más pequeños hasta las grandes cadenas, están luchando por reducir el alquiler “porque están con el agua al cuello”.

En este sentido, se lamentó que en la calle sí se están llegando a acuerdo entre arrendador y arrendatario de locales comerciales, “porque son sensibles a la situación. Nosotros sólo hemos conseguido algunos acercamientos con los centros comerciales” reconoció el líder de la Plataforma. En concreto, en estos momentos tienen más de 30 acuerdos -frente a los más de 400 arrendatarios que hay- y más de 130 pleitos abiertos.

Muchos dueños de tiendas tienen sus viviendas en peligro de embargo

Según este experto muchos autónomos que gestionan estas tiendas y restaurantes no han bajado aún la persiana porque no pueden arriesgarse a poner en peligro su casa. “Está claro que muchos continúan en el centro comercial porque tienen inversiones y deudas, pero no por lo que ganan. Sino tuvieran ese compromiso se irían a la calle o cerrarían” dijo el líder de la PAC y socio del despacho Fieldfisher Jausas. Sin embargo, no lo hacen porque “prefieren seguir perdiendo dinero mes a mes, a cerrar y que el banco le embargue su casa”.

Muchos de los pequeños negocios que se encuentran instalados en los centros comerciales están avalados de manera personal por el empresario, es decir, por el autónomo. Para montar una tienda o abrir restaurante en un centro comercial lo normal, por un lado, hay que afrontar el pago de un alquiler muy alto, unos meses de fianza y un aval de seis meses. Y, por otro lado, realizar una inversión para ese local que, por norma general cuando son un franquicia, van a través de un leasing inmobiliario y en el que se tienen que abonar el 50% de la inversión, a veces el 60% o 70%.

Se trata, en la mayoría de los casos, de un coste de inversión muy alto “para los que, salvo que sea una gran empresa, el banco pide un aval personal del empresario. Por lo que para muchos, cerrar su negocio en el centro comercial significa el embargo de tu casa” dijo Jordi Ruíz de Villa.

El verano se puede esclarecer su situación

Para afrontar su situación, los negocios de los centros comerciales no están dejando de pagar pero, a falta de acuerdo han decidido unilateralmente abonar lo que ellos consideran una renta justa de su alquiler. Que consiste en pagar, mientras dure la crisis, en función de las ventas que se hagan. Es decir, si las ventas de un comercio caen un 30%, se paga un 30% menos de alquiler.

Son muchos los negocios que están utilizando este mecanismo y, tanto ellos, como desde la plataforma, esperan con ansias que llegue el verano para que se esclarezca esta situación. “Esperamos tener en verano una sentencia que nos de luz. Y que un juez nos avale que estamos actuando correctamente” apuntó Ruíz de la Villa.

Las moratorias del alquiler “no funcionan” para ellos

El Gobierno puso en marcha el pasado 22 de diciembre el Plan de Rescate para la Hostelería, Comercio y Turismo. Un paquete de ayudas para los negocios más afectados por la pandemia, que cuenta con cinco medidas principales, entre las que se encuentra una que tiene el objetivo de reducir los costes del alquiler que soportan los autónomos afectados.

Se habilitaron dos mecanismos que varían en función de si el propietario del establecimiento es un gran tenedor, o si, por el contrario, se trata de un pequeño tenedor-que tenga menos de diez inmuebles-. Se trata de una moratorias que no han sido bien recibidas por estos negocios, que manifiesta que “aplazar la deuda no es una solución para nuestros problemas de solvencia” aseguró el líder de la PAC.

La falta de acuerdo con los centros comerciales puede provocar el éxodo de las pequeñas tiendas