Domingo. 16.06.2019

Las FinTech escriben su futuro

España se ha quedado atrás en la elaboración de un marco normativo que regule a las FinTech. Por esta razón la Asociación Española de FinTech (AEFI) ha escrito un libro con una serie de propuestas y normativas para regular y estabilizar el sistema.
Las FinTech escriben su futuro

“Necesitamos que la Administración nos escuche y aplique nuestras propuestas para hacer de nosotros un presente y una oportunidad para España”. Estás eran las palabras de la Vicepresidenta de AEFI (Asociación Española de FinTech), Marta Plana, en la presentación de El Libro Blanco del FinTech en España. Un proyecto que sale a la luz tras un año de estudio y análisis y que engloba toda una batería de ideas y cambios en la normativa para adaptar las nuevas tecnologías al sector financiero.

Las FinTech (unión de las palabras inglesas Finance & Technology) son todas aquellas entidades que se dediquen a innovar o crear nuevas tecnologías para el servicio financiero; ya sea mediante el desarrollo de productos o de la mejora de los servicios. Además serán, según Jesús Pérez, presidente de AEFI, la herramienta que ayude en un futuro a la distribución de la riqueza en el mundo. “La FinTech vienen a revolucionar el mundo financiero actual […] Permitiendo que este sea más eficiente, accesible y mucho más transparente”.

Aún sin tener una normativa específica y con todos los factores en su contra, las FinTech se han convertido, a día de hoy, en una realidad en España. Ésta engloba a más de 200 empresas, recaudó casi 300 millones de euros durante 2016 y espera llegar a los 400 este año. No obstante, todavía queda mucho camino por recorrer para que, verdaderamente, se conviertan en el motor económico de este país, algo que ya sucede en Reino Unido, en EEUU, en Singapur, en Alemania y en Francia. Países que cuentan con una normativa específica tal y como se expone en El Libro Blanco del FinTech en España.

Queremos que el Gobierno nos escuche, queremos entrar a jugar

“No pretendemos romper el marco jurídico, lo que pretendemos es crear una regulación dentro de la nuestra que nos permita mejorar”, asegura Enrique Fernández Albarracín, FSO Regulatory Leader spain, EY – una FinTech española. Quien añade que “este libro es una palanca para producir un cambio, es solo el principio. Tenemos que ir a hablar con los organismos legisladores para ver si las propuestas son viables y si no lo son crear y modificar la normativa para que lo sea.”

Jorge Bardón, Director General IPF Digital -otra FinTech española- coindice con Pérez en que es necesaria una “muy buena regulación, porque el FinTech ha venido para quedarse”, y pide al Gobierno que les escuche, “que queremos entrar a jugar, que podemos favorecer a la economía”.

Transversales y Verticales

El Libro blanco del FinTech en España es una guía normativa con una serie de propuestas para mejorar los servicios financieros actuales y adaptarlos a los productos y servicios más vanguardistas. Debido a que engloban un gran abanico de actividades, la publicación ha distinguido, por un lado, las medidas transversales destinadas a empresas, y, por otro lado, las verticales enfocadas a regular las herramientas que utilizan las entidades FinTech.

- Medidas Transversales destinadas a fomentar el desarrollo de las propias entidades FinTech. Son ocho:

  1. Actuación limitada para los “no regulados”: una normativa a medida para que las empresas puedan probar sus productos en el mercado.
  2. Compromiso de no actuar para “regulados”: compromiso de no intervenir en operaciones, “testing”, de nuevas soluciones financieras dentro de un entorno controlado.
  3. Dispensas/exenciones de aplicación: modificación de ciertas normas para eliminar el número de exigencias a cumplir.
  4. Espacio virtual seguro / SandBox: un espacio donde las empresas pueden experimentar con sus soluciones. Lo ideal sería que estuviese en el mismo edificio donde estaría el organismo que regularía las FinTech como ocurre ya en algunos países.
  5. Open Bak: un marco de interoperabilidad para un intercambio continuo de información entre los operadores, adecuado siempre a las reglas de protección de datos.
  6. Otras medidas: creación de supervisores y de foros.
  7. RegTech: utilización de la tecnología para ayudar a las entidades a cumplir con sus requerimientos.
  8. Reforma de normas aplicables: introducción de modificaciones para un mejor funcionamiento

- Medidas verticales enfocadas en regular/potenciar el uso de los productos y herramientas que afectan a las actividades de las FinTech:

  1. Servicios de inversión: configuración de un espacio seguro (Regulatory Sandbox), simplificar el proceso de desarrollo de un nuevo servicio…
  2. Finanzas personales: que se incluyan los comparadores de productos y las entidades que prestan sus servicios en la optimización de las empresas personales en el Regulatory Sandbox.
  3. Préstamos rápidos online: una mejora en las prestaciones
  4. Crowdlendig: revisión de determinados aspectos de la ley.
  5. Equity Crowdfunding
  6. Crowfunding/lendig sobre activos o bienes tangibles
  7. Servicios Transaccionales/Divisas: evitar los costes derivados de la intermediación bancaria.
  8. Medios de pago: eliminar barreras en aquellas entidades por las que se pueden realizar pagos electrónicos
  9. Infraestructura financiera: atenuar los requisitos de autenticación para aquellas empresas que prestan servicios de información sobre cuentas.
  10. Insur Tech
  11. Identificación online de clientes: mejorar las herramientas que permiten el reconocimiento e identificación de los clientes a través de medios electrónicos
  12. Big Data: facilitar el acceso de las FinTech a la información

Las FinTech escriben su futuro