Domingo. 16.12.2018

CONSEJOS Y EXPERIENCIAS

Nueve formas para que un autónomo ahorre gastos

Nueve formas para que un autónomo ahorre gastos

Reducir gastos para cuadrar el presupuesto es vital para una empresa que, en el caso de los trabajadores autónomos, se convierte en una obsesión. Aunque ésto es una idea general, es bueno acudir a quienes han sufrido este dilema como autónomo para valorar lo importante que es controlar los gastos. Porque caer en la cuenta de que no hay que excederse con costes, a veces, no es tan evidente.

Nueve formas para que un autónomo ahorre gastos

Hay dos consejos básicos que ofrecen los autónomos en ejercicio o que han tenido un negocio y que explican a AyE:

-El gasto en proveedores nunca puede superar al resto de gastos. Gran parte del ahogo financiero de muchos pequeños negocios proviene del exceso de gasto en mercancías y productos. “Deber más dinero a los proveedores que a los bancos que te han concedido créditos para empezar el negocio, acondicionar el local o hacer los primeros pedidos es un error que se paga muy caro”, afirma un socio de un negocio de restauración en la Región de Murcia.

-Exagerar en los gastos de “representación”. Captar clientes no significa pagar cuentas abultadas en almuerzos, impresionarle con visitas o llevarles a las mejores bodegas. “Yo lo hice y casi me arruino. No vale la pena”, se lamenta un profesional del mundo editorial a AyE.

-Rastrear todas las ofertas de las compañías telefónicas. “El gasto en teléfono, tanto móvil como fijo, es enorme. Hay que dedicar un día a negociar con las empresas de telefonía y conocer lo que ofrecen para decidir”, afirma una vendedora de complementos de un pueblo del Norte. El uso, sobre todo del móvil, es muy intensivo entre los trabajadores por cuenta propia, al que se une el ADSL. Escoger entre los diversos paquetes de productos que ofertan las compañías telefónicas, especialmente los dirigidos a autónomos, es muy conveniente. Y, sobre todo, contratar el volumen de datos de lo que se necesita y se va a gastar realmente.

-Llevar un control de los gastos. Hay una recomendación unánime, por parte de gestores y de veteranos, como es la de saber lo que se gasta. Este consejo, común a cualquiera, es especialmente útil a la hora de desarrollar una actividad profesional. Siempre se recomienda ajustarse a un presupuesto, pero para lo inmediato y que no se disperse nadie en el día a día, lo mejor es hacer una lista semanal (algunos dicen que diaria) de los gastos.

-El ahorro energético es una parte fundamental del control económico. Si lo es para un particular en su domicilio, con más razón lo es para una actividad profesional. Los asesores aconsejan realizar previamente una auditoría energética para analizar en qué se puede ahorrar. Aunque hay una serie de recomendaciones básicas como son: optimizar la potencia contratada o utilizar iluminación LED. De nuevo, es importante revisar lo que ofrecen las distintas compañías eléctricas sobre los periodos de cobro o los descuentos.

Compartir y dejarse asesorar

-Un gasto de primer orden para cualquier trabajador por cuenta propia es el local u oficina donde desarrollar la actividad. Si la necesidad obliga a trabajar fuera del propio domicilio, la tendencia actual es compartir oficina, lo que se conoce como “espacio coworking. Se trata de locales a pie de calle o de pisos, divididos en estancias más pequeñas, donde el autónomo puede disponer de un espacio propio aunque con zonas y hasta techos comunes. Los asesores calculan que el ahorro en costes de local puede llegar hasta el 60%. Aunque hay que valorar mucho esta opción. No vale para cualquiera, sólo para negocios que no dependan de la venta de productos directamente al cliente. En estos caso no queda más remedio que buscar un local. Esto ya es otro mundo ya que depende de muchos factores.

-Tener un buen asesor. Cualquier trabajador autónomo se pone en manos de asesorías y gestorías para que tramiten sus relaciones con la Administración, con los clientes o con los proveedores. La asesoría y la gestión en materia laboral, fiscal y contable es un gasto imprescindible. pero a su vez ahorra muchos gastos. Es más, se considera una inversión. La elección del asesor o gestor se debe hacer con el mismo cuidado o más que cualquier otra. Actualmente, se ofrece asesoramiento online por 25 euros mensuales. Pero es necesario pensar que no vale cualquiera. Un buen asesor puede ahorrar lo mismo que uno malo puede arruinar un negocio. 

-Evitar diversificar tareas en distintos trabajadores. Especialmente al principio y en los primeros años de la actividad, no hay que montar una plantilla “ideal”, es decir, aquella en la que existe un profesional para cada tarea. Con la marcha del negocio, es positivo contar con un especialista para cada cosa. Es bueno ir probando para encontrar el personal concreto que más conviene al perfil del negocio. Es mejor poco y bueno que mucho y regular. Hasta que se encuentra a la plantilla ideal, a los compañeros para toda la vida, es conveniente concentrar y ahorrar costes.

-Externalizar si es necesario. Hay actividades muy necesarias para un negocio (marketing, por ejemplo) pero que son una carga, laboral y económica, para el mismo. Contratar el servicio a terceras personas a un precio fijo es una buena salida y más barata que tenerlos en plantilla. 

Nueve formas para que un autónomo ahorre gastos