Los pequeños negocios se quejan del precio, la difícil recarga y la poca autonomía

Foro de Movilidad: La mayoría de los autónomos no ven la rentabilidad del coche eléctrico

Durante la celebración del Foro de Movilidad de Alphabet parece que ha quedado claro que son las pymes las que más apuestan por el desarrollo de la movilidad sostenible. Sin embargo, los autónomos y pequeños negocios no conocen su rentabilidad y por tanto muestran escaso interés en este asunto.

La mayoría de los autónomos piensa que la movilidad sostenible es cosa del Gobierno y de las grandes
La mayoría de los autónomos piensa que la movilidad sostenible es cosa del Gobierno y de las grandes empresas.
Foro de Movilidad: La mayoría de los autónomos no ven la rentabilidad del coche eléctrico

Cinco millones de vehículos eléctricos en España. Esa es la cifra que el Gobierno quiere alcanzar en los próximos ocho años para cumplir con la Agenda 2030 y los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Pero para llegar a esas cifras haría falta matricular unos 600.000 vehículos eléctricos cada año ya que, actualmente, en el país apenas si hay 250.000. Se trata de un reto importante que, para que pueda cumplirse, los autónomos, las pymes y las grandes empresas deben entrar en este proceso.

Sin embargo, según los últimos datos extraídos de la VII Radiografía de Hábitos de Movilidad de los Españoles, promovida por Alphabet, no parece una tarea sencilla, ya que, aunque el interés por este tipo de movilidad parece que va en aumento, los autónomos siguen sin mostrar interés. De hecho, el 61% de los autónomos encuestados considera que “esta guerra va con el Gobierno y con las grandes empresas, pero no con ellos”. Unos resultados que pueden preocupar a los promotores de la movilidad sostenible y del vehículo eléctrico, teniendo en cuenta que España cuenta con más de tres millones de trabajadores por cuenta propia, sin contar con los asalariados a su cargo.

Los motivos principales de este desinterés por parte de los autónomos por el coche eléctrico son claros: el elevado precio que puede suponer la adquisición de este tipo de vehículo, su limitada autonomía -dado que muchos autónomos suelen realizar un gran número de kilómetros-, y los escasos puntos de recarga disponibles. A lo que se suma el elevado tiempo que se tarda en llenar una batería eléctrica y el coste, (para quién pueda hacerlo porque dispone de garaje o de un enchufe homologado). Es cierto que existen ayudas públicas, pero los autónomos se quejan de que suelen pagarse muy tarde en algunos casos, sobre todo para la instalación de enchufes en los garajes. A estas tres pegas, hay que añadir este año una nueva: el aumento de los costes energéticos.

Si exceptuamos a las grandes empresas que disponen de otros medios e infraestructuras, son las pymes el colectivo más concienciado con la Agenda 2030 de movilidad sostenible y el que más apuesta por la electrificación. Según el estudio de Alphabet,  el 75% de las encuestadas se consideran parte importante para el cumplimiento de los ODS.

“Tras los resultados extraídos de la radiografía, en el caso de los autónomos lo que vemos es que existe un gran desconocimiento y, sobre todo, una falta de pedagogía con respecto a la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, explicó la vicepresidenta de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Celia Ferrero, durante la celebración del Foro de Movilidad organizado por Alphabet, y en el que se han presentado los resultados del estudio. Según señaló Ferrero, el problema con los autónomos ocurre por tres motivos principales: la diferencia entre una actividad y otra; la falta de conocimiento y consciencia sobre movilidad eléctrica; y la falta de herramientas adaptadas a los autónomos.

“Los autónomos desconocen los beneficios y el ahorro que puede suponer un vehículo eléctrico”

Uno de los principales datos que refleja el estudio es que las pequeñas y medianas empresas consideran que su contribución es clave para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), algo que creen el 75% de las pymes encuestadas. De hecho, más del 70% han implementado en sus estrategias empresariales los ODS y su principal foco se centra en el consumo sostenible. De esta manera, “se han convertido en el colectivo más concienciado con la Agenda 2030 y el que más apuesta por la electrificación, tal y como explicaron desde Alphabet. Además, los más preocupados son los jóvenes, que son los que más conocimiento tienen sobre el tema y los que más aplican los objetivos, “algo que da mucha esperanza”, añadieron.

Por su parte, el presidente de la Confederación Española de Asociaciones de Jóvenes Empresarios (CEAJE), Fermín Albaladejo, quien también participó en la mesa redonda del Foro de Movilidad, señaló que los resultados del estudio son similares a los que barajan desde la asociación. “El 95% de las pymes implantamos en nuestras empresas los Objetivos de Desarrollo Sostenible y las políticas de Responsabilidad Social Corporativa (RSC), desarrolladas desde hace tiempo. Con las nuevas empresas, los jóvenes empresarios ya lo incorporan de serie”, explicó.

Sin embargo, los resultados reflejan un hecho contrario entre los autónomos de España. Y es que el 60% considera que la Agenda 2030 y los ODS no les afecta, ya que “creen que la mayor responsabilidad en sostenibilidad la tiene el Gobierno y las grandes empresas”.

En este contexto, la vicepresidenta de ATA, Celia Ferrero, explicó que este resultado se da por tres motivos principales. “En primer lugar, por el tipo de actividad que se desarrolla. No todos los autónomos son iguales, es muy heterogéneo y los autónomos cubren todas las actividades y hay diferenciar entre unas y otras. En segundo lugar, y relacionado con el anterior punto, se encuentra el desconocimiento. Es evidente que aquel que utiliza su vehículo tiene más conciencia, pero otros autónomos simplemente no lo consideran necesario o desconocen los porqués. Por último, porque no le ven la rentabilidad. Y eso ocurre porque no existen herramientas adaptadas a los autónomos para que puedan medir los beneficios y el ahorro que puede suponer un vehículo eléctrico. Por eso no les ven la utilidad”, explicó Celia Ferrero.

Los autónomos no tienen facilidades para adaptarse a la movilidad sostenible

El coche sigue siendo el medio de transporte más utilizado por los españoles. El 64% de los ciudadanos lo utilizan todos los días, y para más del 50% es imprescindible. Eso sí, el 75% coincide en una cosa: el transporte impacta en la contaminación de las ciudades. Sin embargo, el 64% no se plantea adquirir un vehículo eléctrico, lo que puede suponer una importante barrera para alcanzar el objetivo de contar con cinco millones de vehículos eléctricos en 2030. Los expertos tienen claro cual es el problema: la falta de herramientas y el desconocimiento. Muchos ciudadanos y autónomos, piensan que el problema está en las escasas infraestructuras de recarga, en el problema de las baterías que tienen aún poca capacidad y tardan mucho en recargarse, en la elevada inversión que supone un vehículo eléctrico a pesar de las subvenciones y en que no todo el mundo dispone de un lugar en casa para instalar un enchufe particular, sobre todo en el centro de las ciudades. 

“Las empresas españolas están a la vanguardia e invierten en innovación y en copiar aquello que se hace bien en otros países. Sin embargo, no contamos con las herramientas adecuadas. El Gobierno ha hecho un plan estratégico, pero hay que ayudar a las pymes para que se adapten”, explicó Fermín Albaladejo. “Las empresas no estamos en disposición de aumentar nuestros gastos, entre otras cosas porque el coste energético y el de los carburantes está yendo contra nuestro margen, y eso merma la capacidad de crecimiento de las empresas españolas. Por eso hay que dotar a las pequeñas y medianas empresas con esas herramientas, necesitamos que nos ayuden y vayamos de la mano en esa adaptación”, añadió.

También Celia Ferrero hizo especial hincapié en la falta de herramientas, así como en la falta de mentorización. “Hay que mentorizar a los autónomos para que sepan cómo pueden integrar estos cambios en su día a día, y sobre todo en su actividad. Tienen que conocer cuáles son las ventajas y cómo pueden rentabilizarlo. El problema es que los autónomos están ahogados, porque hacen de todo, y esto se convierte en una tarea más, una tarea que, además, sería caro externalizarla. Sería muy interesante que pudieran conocer la manera de rentabilizar su negocio desde la movilidad, porque estamos en uno de los peores momentos para esta transformación”, explicó.

Por ello, Ferrero recalcó que lo más importante es ofrecer servicios de consultoría accesibles y un acompañamiento personalizado. “De nada sirven grandes exposiciones si no hay una persona que les acompañe, igual que sucede con la digitalización. No existe una obligación para este tamaño de empresas, y tampoco se les puede obligar. Lo que hay que hacer es que puedan acceder a las mismas cosas a las que pueden acceder las grandes empresas, y que todo se haga de una forma casi gratuita, porque nos beneficia a toda la sociedad que todo el tejido empresarial se transforme”, añadió Ferrero.

El consejero delegado de Alphabet, Alberto Copado, señaló que la movilidad eléctrica es un pilar fundamental para avanzar en la movilidad sostenible, sobre todo si se quieren alcanzar los ODS. “Es necesario implantar medidas, porque llegar a la cifra de 600.000 vehículos eléctricos al año es un reto importante. En nuestro caso, consideramos que el renting es un agente clave para contribuir a ello”.

“El autónomo no tiene que ir a la Administración, la Administración tiene que ir al autónomo”

Durante los últimos años, tanto el Gobierno como las Comunidades Autónomas han puesto en marcha distintos planes de ayuda para impulsar la movilidad sostenible, como puede ser el Plan MOVES o las subvenciones para la instalación de puntos de recarga. Sin embargo, resulta extremadamente complejo que tanto autónomos como pymes puedan estar informados de todas las medidas y ayudas disponibles. Uno de los motivos: la dificultad burocrática que ello supone.

“Hay una falta de difusión y de llegada en lo que respecta a las ayudas. Hay que tener en cuenta que el autónomo no tiene que estar pendiente de todo lo que sale en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Hay unas trabas administrativas enormes y eso echa para atrás a cualquier autónomo que pelea por lo que realmente le da de comer, que es vender. El problema es que no existen ayudas ni facilidades para hacer las solicitudes. Se habla mucho de la digitalización, pero es la Administración la que debe digitalizarse. No puede ser que un autónomo tenga que ir a la Administración, sino que la Administración tiene que ir al autónomo. Hay muchas ayudas, pero hay que ayudar al autónomo para que solicitarlas sea más fácil”, declaró Celia Ferrero.

Por su parte, en este contexto, el presidente de CEAJE, Fermín Albaladejo, hizo referencia al Kit Digital. “Es una de las cosas que mejor ha hecho el Gobierno, y realmente está ayudando a los autónomos y pymes, sobre todo porque está funcionando muy bien. Lo que habría que hacer es trasladárselo a la Oficina de Movilidad, para que copien lo que ya funciona”, concluyó.

Foro de Movilidad: La mayoría de los autónomos no ven la rentabilidad del coche eléctrico
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad