jueves. 22.04.2021

ESTÁ AVALADO POR EL CONSEJO GENERAL DE ECONOMISTAS

El Gobierno podría utilizar este semáforo de insolvencia para saber si un negocio es viable y concederle ayudas

paro-autonomos-negocio

El semáforo de insolvencia, que valora usar el Gobierno, detecta el nivel de insolvencia de una empresa y predice si va a seguir siendo rentable en el futuro.

El Gobierno podría utilizar este semáforo de insolvencia para saber si un negocio es viable y concederle ayudas

El Consejo General de Economistas ha propuesto al Gobierno la utilización de un semáforo de insolvencia para determinar cuándo una empresa es viable o no. A través de un complejo proceso de verificación de datos y de cálculo avanzado de las cuentas de la actividad, un software es capaz de identificar y prever su estado financiero. De tal forma que, en un futuro, obtener un color verde, amarillo o rojo puede llegar a ser determinante para conseguir un crédito, una ayuda o una subvención.

En un primer momento, el semáforo de insolvencia fue ideado como un mecanismo de alertas tempranas. Se trata de una de las obligaciones que recoge la Directiva de la Unión Europea 2019/1023 y que el Ejecutivo debe trasponer antes del próximo 17 de julio de 2021 - aunque todavía se puede solicitar un aplazamiento de un año -. La norma europea obliga en su artículo 3 a los estados miembros a establecer un mecanismo de alertas tempranas para que los deudores sean conscientes de sus dificultades financieras y que puedan tomar medidas antes de iniciar el concurso de acreedores y de que sea ya demasiado tarde. Es la misma regulación que anima a los gobiernos a la condonación de las deudas públicas, una de las medidas que se incluirá en la futura reforma de la Ley Concursal en la que ya se está trabajando desde Moncloa.

Sin embargo, su aplicación cobra una especial importancia en estos momentos en los que el Ministerio de Asuntos Económicos y Transición Ecológica estudia conceder sólo ayudas públicas a los negocios viables. “Cuando ideamos esta herramienta, no lo hicimos pensando en este objetivo del Gobierno, sino que se hizo para cumplir con la transposición de la Directiva Europea” reconoció Juan Carlos Robles, presidente del Registro de Economistas Forenses del Consejo General de Economistas (REFOR). 

Robles entiende la necesidad que hay en estos momentos de detectar si las actividades que son viables. “Y más teniendo en cuenta que el Banco de España estima que el 13% de las actividades económicas son zombis” apuntó. Confía en que esta herramienta puede ser clave en esa labor: “el Ministerio se encuentra en estos momentos valorando la herramienta. La próxima semana vamos a presentarla también al Banco de España para que la vea. Estamos muy convencidos de su efectividad y utilidad” aseguró Robles.

¿Quién lo va pagar?

El mecanismos que proponen desde el REFORes un sofware específicamente desarrollado para detectar los problemas de liquidez. “Nosotros tenemos el know-how para hacer el trabajo y sugerimos su implantación a la hora trasponer la Directiva europea a España” explicó Robles.

Sin embargo, aún está por aclarar quien va a asumir el coste del informe final sobre el estado de insolvencia. Una opción podría ser que el Estado aceptase la carga de implantar este nuevo mecanismo entre sus funcionalidades. Y la otra es que sea obligatorio presentarlo en una serie de supuestos como pedir un préstamo, un crédito o una ayuda a la Administración pública. “De igual forma que cuando tienes que comprar una casa, hay que ir antes al notario” apuntó el experto.

Ésta última posibilidad también presenta una dificultad y es en los casos en los que una empresa con dificultades lo solicite para acceder a una ayuda: “puede gastarse el dinero, no recibir la ayuda y empeorar su situación financiera” dijo Robles. En cualquiera de los casos, y ante la falta todavía de conocer si se utiliza este semáforo y cómo se implantaría, su impulsor sí admitió que no tendría el mismo precio para todos.

“No hemos calculado su coste, pero variará en función de la información contable que se requiera analizar y el tipo de documento que se soliciten. Hay informes de insolvencia que podemos obtener a través de este semáforo en 9 horas, y hay otros que tardamos 25 horas” señaló. 

¿Cómo funciona el semáforo de la insolvencia?

El semáforo de insolvencia se desarrolló para implementar en España un mecanismo de alertas tempranas de problemas financieros. “Utilizando la contabilidad, la economía y las matemáticas nos pusimos a diseñar un mecanismo que fuese capaz de detectar este tipo de situaciones. Es decir, es capaz de hallar los riesgos futuros a partir de los estados financieros y contables de los negocios” explicó el impulsor de esta herramienta, Juan Carlos Robles.

termómetro-kanitz

En este sentido, Robles resumió que lo que hacían son modelos de scoring financiero. Han digitalizado y mejorado la utilización de unas formulaciones estándares y que son utilizadas en todo el mundo como el modelo de Altman y el Termómetro de Kanitz. “Es matemática avanzada. Son fórmulas gigantes capaces de predecir si una empresa va a ser insolvente o no el próximo año. Además tienen un índice de fiabilidad por encima del 90-95%” resaltó Robles.

Una de las novedades de este semáforo de insolvencia, y que lo distingue del resto de mecanismos de scoring es que no realiza su conclusión en base a una fotografía estática del balance de la empresa en un momento, sino que es dinámico. “Se alimenta no sólo de introducir el bance de la empresa, sino de introducir todos los diarios económicos y toda la información financiera del negocio. De esta manera, hacemos una evolución de como ha sido ese ratio de insolvencia/solvencia de las masas patrimoniales de forma dinámica. Lo que lo hace muy potente".

Seguridad jurídica, económica y financiera

Asimismo, otra de las novedades que lo hacen único es una revisión contable. Han incorporado la intervención previa de un profesional para hacer la herramienta “más amplia” y “ambiciosa”. De esta manera, aportan fiabilidad al resultado pues analizan y contrastan toda la información contable antes de introducirla en la herramienta. “En la versión pro del programa, hemos incorporado la revisión de datos, lo que da seguridad al mercado. Simplemente nos aseguramos de que no hay errores significativos, porque si las cuentas están bien o mal es algo que sólo puede terminar un informe de auditoría. Pero indudablemente es un paso que aporta seguridad jurídica al proceso y, por tanto, también seguridad económica y financiera” dijo Robles.

La revisión de los datos es un procedimiento importante. “La mayoría de los negocios que hay en España son autónomos o micropymes que por norma general no tienen sus informaciones financieras revisadas, pues no están sometidos a auditorias anuales, como por ejemplo, sí lo hace una sociedad” apuntó

Dos versiones: una automática y otra profesional

El semáforo de insolvencia está preparado para ser utilizado de dos maneras. La primera, sin contar con la certificación de un profesional. Y, la segunda, contando con la certificación de un profesional. En ambos casos, lo fundamental es entender los ratios: “hay muchos pero nosotros el sistema BATCH que nos permite, no solo analizar la situación actual de solvencia, sino la evolución en los últimos periodos analizados así como su tendencia”.

A partir de ahí, el programa ofrece un número que puede estar cerca del máximo y por lo tanto obtener un color verde que significa solvencia. Obtener un valor mínimo de color rojo que supone quiebra. Y un valor intermedio que indica peligro de quiebra.

Sin embargo, y pese a la efectividad del semáforo, hay un valor que el sofware no puede predecir y por lo que es muy útil contar con la certificación del profesional. “Existen variables que requieren otro tipo de análisis y que no se pueden homogenizar y para lo cual es importante la visión de un experto” dijo Robles. En este sentido, puso de ejemplo el de una cafetería que obtiene en estos momentos un scoring bajo y tiene riesgo de quiebra. Sin embargo, “el ojo experto ve que se trata de un negocio situado en una zona céntrica, que funcionó bien ante la crisis y que a pesar del resultado va a volver a resurgir” señaló el experto. Que incidió en la importancia de contextualizar los resultados del semáforo.

El Gobierno podría utilizar este semáforo de insolvencia para saber si un negocio es viable y concederle ayudas