jueves. 26.11.2020

ANTES SE EXIGÍA HABER CUMPLIDO LOS 21

El Gobierno rebaja a 18 años la edad mínima para ser transportista autónomo

El Gobierno ha aprobado un Real Decreto para rebajar la edad en la que los jóvenes puedan ser transportistas autónomos, de los 21 a los 18 años. La norma pretende regenerar un sector envejecido, como es el del transporte.

El Gobierno rebaja a 18 años la edad mínima para ser transportista autónomo

Desde hace una semana, los jóvenes de 18 años que obtengan el Certificado de Aptitud Profesional (CAP) de 280 horas de duración, podrán trabajar como transportistas autónomos. El Gobierno aprobó en Consejo de Ministros el Real Decreto 971/2020, de 10 de noviembre, por el que se modifica el Reglamento General de Conductores y en el que se reduce en tres años la edad de acceso requerida para la profesión. De esta forma, se baja de los 21 a los 18 años el mínimo exigido para conducir camiones en España. 

La bajada de la edad mínima para acceder al sector ha generado una dualidad de opiniones dentro del sector. Según explicó el presidente de la Federación Española de Transporte Discrecional de Mercancías (Fetransa), Víctor González, es “difícil” poder realizar una única valoración sobre la bajada a 18 años para acceder a la profesión.

González explicó que, por un lado, la bajada de la edad mínima tiene el objetivo de fomentar el rejuvenecimiento de la actividad del transporte, "algo que desde Fetransa llevamos demandando desde hace mucho tiempo”, apuntó. Pero, por otro lado, reconoció, que también existen dudas en cuanto a la capacidad de conducir un camión que puede tener un joven de 18 años.

Bajará la edad en un sector envejecido y “poco atractivo”

La norma pretende fomentar el relevo generacional dentro de un sector envejecido. "La actividad ha perdido el atractivo para la gente joven y es imprescindible hacer ese relevo generacional para su supervivencia", afirmó el presidente de Fetransa. 

Precisamente, atraer profesionales jóvenes al sector se ha convertido en un problema. Ya que, según González, los profesionales que se suman hoy en en día a esta actividad “son aquellas personas con una clara vocación”. Se trata de un leve número de interesados que no llega a cubrir las vacantes que se producen a lo largo de los años, ya que las condiciones en el sector todavía no se han recuperado desde la caída de la actividad que se produjo con la crisis de 2008.

Asimismo, también entran juego otros condicionantes como el hecho de que “la mayoría de jóvenes buscan una actividad que permita la conciliación familiar. Aspectos que en el transporte se hacen muy difíciles”.  A eso, hay que sumar las tareas diarias como la carga y descarga de la mercancía ,que se tienen que hacer en ocasiones y que “tiran para atrás a mucha gente”.

A pesar de que muchos jóvenes no ven futuro en el sector del transporte, según aseguró González, la actividad cada vez les necesita más. En estos momentos, la edad media de los conductores profesionales es de 50 años, e incluso más entre los conductores de mercancías pesadas. Frente a “personas que pueden tener relativamente mermadas sus capacidades físicas y sensoriales”, puede ser preferible un joven que cuenta con “mejores reflejos, vista, oído y concentración”.

También existen “dudas” por la excesiva juventud de los conductores

A pesar de que, para González, la nueva medida ayudará al sector, también admitió  tener algunas dudas respecto a esta rebaja de la edad mínima hasta los 18: “son personas que al cumplir su mayoría de edad pueden montarse en un camión, y quizás sea éste el primer vehículo que conducen.” Y añadió que “es complicado pasar de no tener experiencia en la conducción a llevar un vehículo de 40 toneladas”.

El sector exige nuevas medidas frente al Covid-19

Desde la Federación Española de Transporte Discrecional de Mercancías (Fetransa) explicaron que, aunque el Gobierno esté poniendo en marcha diferentes iniciativas para mejorar la situación del sector, todavía queda mucho por hacer. Uno de los primeros aspectos que mencionó fue la necesidad de solucionar los problemas de morosidad que sufren los autónomos del sector. "Es necesario que se cumplan los plazos de pago establecidos por ley y que son de 30 días. Pero esto, rara vez suele ocurrir, y los autónomos se ven obligados a esperar entre 88 y 90 días para cobrar sus facturas”, denunció Víctor González, presidente de Fetransa.

Otra de las medidas a las que se refirió González fue la sanción por antigüedad de los vehículos, que ha quedado anulada a raíz de una sentencia del Tribunal Supremo (TS). Desde Fetransa declararon estar “completamente en desacuerdo” con esta resolución debido a que, según la Federación, “va en contra de la política de la Unión Europea referente a la renovación de flota. Además, se contradice con la nueva Ley que hay en España sobre la Movilidad y el Transporte, en la que se exige la renovación de los vehículos para cambiarlos por otros más eficientes”. González cree que la decisión de TS “afectará a mercado de una manera negativa”.

Por último, y en cuanto a la nueva situación generada por la Covid-19, González reveló que actualmente existe un problema con con la carga y descarga de la mercancía a causa de la pandemia.  Y piden que "mientras dure el estado de alarma, no sean los conductores los encargados de realizar esa función, para no ser un vector de contagio. Lo ideal sería que el conductor llegara a entregar la carga y no tuviera que bajarse del camión”.

Otros cambios en la norma

El Gobierno también acordó en el Consejo de Ministros otras medidas que afectan al sector del transporte como los cambios en la Masa Máxima Autorizada (MMA), que se aumenta hasta los 4.250 kg para furgonetas con propulsiones alternativas que pueden ser manejadas con el carnet de conducir B. Y también se modifican las sanciones de puntos por el uso del móvil al volante.

González explicó que todas estas medidas siempre se “tomaron con reservas debido a la cantidad de kilómetros que tienen que hacer los conductores profesionales”. Pero las valoró como positivas porque es cierto que “han valido para reducir la siniestralidad y aportan valor”.

También el Gobierno aprobó unificar en dos años el plazo que habrá de transcurrir sin cometer infracciones para recuperar el saldo inicial de puntos. En la actualidad este periodo varía en función de la gravedad de la infracción cometida. Respecto a esta medida, González espera que no falten cursos que sirvan para recuperar dichos puntos y, si son pocos, que los profesionales de la conducción tengan prioridad para acceder a ellos, ya que los transportistas necesitan el carnet y estos puntos para poder desarrollar su actividad.

El Gobierno rebaja a 18 años la edad mínima para ser transportista autónomo