jueves. 12.12.2019

MUCHOS SE PASAN LA VIDA EN UN VEHÍCULO

En invierno los autónomos al volante tienen mayor riesgo de sufrir accidentes

En invierno los autónomos al volante tienen mayor riesgo de sufrir accidentes

Las malas condiciones climatológicas y la disminución de horas de luz hacen que en esta estación se produzcan más siniestros. Por ello, recopilamos una serie de tips para aquellos autónomos que se pasan la vida dentro de un vehículo…

En invierno los autónomos al volante tienen mayor riesgo de sufrir accidentes

Durante el invierno, pese a que se producen menos desplazamientos que en otras estaciones, se concentran más accidentes. De hecho, alrededor del 30% de fallecidos y de heridos hospitalizados tienen lugar en esta esta estación. Entre los principales motivos, encontramos las malas condiciones climatológicas, el aumento de horas de oscuridad y el aumento de la distancia de frenado.

Muchos autónomos utilizan el coche como material de trabajo como, por ejemplo, agentes comerciales, repartidores, transportistas… o simplemente para desplazarse a la oficina. Por ello, es muy importante, además de planificar la ruta, llevar ropa cómoda y estar descansado, tener en cuenta una serie de requisitos a la hora ponerse al volante durante el invierno. A continuación, ofrecemos una serie de consejos de conducción:

  • Mantenimiento periódico del vehículo

Antes de nada, hay que asegurarse de que el automóvil se encuentre en óptimas condiciones, mediante mantenimientos periódicos.  Por ejemplo, el invierno exige más a la batería del vehículo. También hay que prestar mayor atención al anticongelante para asegurarse de que el motor soporte sin problemas las bajas temperaturas. En cuanto a los limpiaparabrisas, no solo hay que descongelarlos, sino también se tienen que encontrar en condiciones de eliminar todo lo que se encuentre en la superficie del parabrisas.

Además, existen muchas maneras de procurar que el auto no se deteriore, tomando previsiones como mantener una velocidad constante y evitar frenar repentinamente. De esta forma no solo se incrementa la seguridad, sino que también se reduce el consumo de combustible.

  • Neumáticos de invierno

Hay estudios que demuestran que el 8 % de los accidentes de tráfico se producen con una calzada nevada o helada. De hecho, las condiciones climatológicas también influyen en la distancia de frenado. Y es que, sobre suelo mojado, la adherencia es menor y, por tanto, la distancia que el automóvil recorre hasta que logramos detenerlo se incrementa. Una buena solución son los neumáticos especiales de invierno, los cuales ya son obligatorios en muchos países europeos. Dichos neumáticos están diseñados para ofrecer una potencia de frenado y de control excelente sobre las carreteras cubiertas de nieve o hielo. Además, con ellos se puede prescindir de las cadenas en condiciones normales de nieve o hielo.

Es muy importante que los 4 neumáticos estén en perfecto estado y no olvidarse del de repuesto.  

  • Controlar la temperatura

La temperatura recomendada está entre los 21 y los 23 grados. Es fundamental controlar los grados en el interior del coche porque un calor excesivo puede provocar somnolencia y demasiado frío puede reducir sensiblemente el movimiento, limitando la capacidad de reacción al volante. Por ello, no solo hay que controlar la calefacción para mantener una temperatura adecuada en el habitáculo, sino también para controlar el empañado de los cristales. En este sentido hay que tener en cuenta que las bajas temperaturas del exterior del coche hacen que los cristales sigan fríos, aunque activemos la calefacción en el interior. Esto hace que la humedad del interior se condense al tocar los cristales, provocando que se empañen. 

No hay que olvidarse de revisar el sistema de climatización. También hay que tener en cuenta que es posible que funcione pero que los filtros estén sucios, por lo que una vez más es recomendable revisarlo.

  • Alumbrado correcto

Lo más recomendable es que aproveches las horas de luz, ya que durante la noche existen otros factores que influyen directamente en el desplazamiento seguro. Sin embargo, durante el invierno las horas de sol se reducen y fenómenos como la niebla son comunes. Esto hace que disminuya la visibilidad y el riesgo de no ver o ser visto. Por ese motivo es tan importante circular con el alumbrado correcto. Es importante recordar que diversos estudios certifican que si todos los vehículos circularan con las luces encendidas se podrían reducir un 10% los fallecidos en accidentes de tráfico. 

Para ello, es básico revisar la regulación de las luces para aprovechar al máximo la parábola luminosa.

  • Evitar carga extra

Ojo, nunca se debe improvisar un maletero especial. Hacerlo resulta peligroso, ya que probablemente el equipaje no quede bien asegurado y, además, ese tipo de cargas modifica el eje de gravedad del vehículo causándole inestabilidad. En ese sentido, es muy importante tener cada cosa en un lugar, ubicando lo necesario cerca y lo demás en el maletero, para evitar distracciones innecesarias.

Lo que sí que hay que llevar siempre es un kit de seguridad con herramientas, extintor, triángulo de seguridad y botiquín para emergencias.

Siguiendo estos consejos, conducirá seguro y con precaución. Eso sí, no hay que olvidarse de contar con la protección de un seguro de coche como el de Zurich, que cuenta con asistencia en carretera, reparación in situ y mucho más. Aunque quizá uno de los elementos más interesantes es que ofrece es la opción de contratar un servicio de vehículo de sustitución para turismos y furgonetas.

Infografía sobre artículo AyE ATA (2)

En invierno los autónomos al volante tienen mayor riesgo de sufrir accidentes