lunes. 14.10.2019

La Ley de Protección de Datos: ¿por qué no la cumplo?

Seguro que muchos autónomos se han formulado esta pregunta en más de una ocasión, sin llegar a saber con certeza si deben o no cumplir con esta Ley. La respuesta a la pregunta, en principio, es bastante sencilla, ya que, salvo contadísimas excepciones, todos los autónomos deben cumplir con esta Ley.
La Ley de Protección de Datos: ¿por qué no la cumplo?

Entonces, ¿por qué hay tantos profesionales que no la cumplen? Las razones son varias. La primera es por desconocimiento, ya que muchos creen que es una Ley solo para las empresas o para Internet, pero la realidad es que basta con que tengamos algún dato personal de nuestros clientes, trabajadores o dispongamos de una simple cámara de video vigilancia para controlar nuestro negocio, para tener la obligación de cumplir con la Ley de Protección de Datos, bajo el riesgo de ser sancionados con multas que pueden ser de miles de euros.

Otra razón, por la que muchos autónomos no cumplen esta Ley, es porque han caído en las garras de consultoras sin escrúpulos que, bajo la amenaza de multas elevadísimas y la necesidad de cumplir con trámites “muy complejos”. Les han intentado cobrar honorarios de cientos de euros o, en el peor de los casos, hacer cursos de formación sobre la Ley de Protección de Datos bonificados, innecesarios y que por regla general son ilegales. Esto ha provocado, el efecto contrario, que el profesional se agobie y acabe no haciendo nada respecto a esta Ley.


La verdad, es que, para la mayoría de autónomos, cumplir con la Ley de Protección de Datos Personales es un trámite sencillo, que no requiere pagar cantidades descabelladas ni adoptar trámites muy complicados.

Es cierto que, la Ley de Protección de Datos Personales puede ser muy compleja, pero esta dificultad afecta a grandes corporaciones, empresas que trabajan con miles de datos (energéticas, marketing…), hospitales, empresas de telefonía. No obstante, la inmensa mayoría de los empresarios individuales, cuenta como mucho con algún trabajador y prestan servicios a otras empresas o particulares disponiendo de pocos datos personales y de poca sensibilidad.

Incluso aquellos autónomos que trabajen en el sector de la salud, como pueden ser dentistas, médicos, psicólogos, etc., u otros profesionales que puedan llegar a tratar datos de esta tipología, como los nutricionistas, fisioterapeutas y similares, aunque traten datos de salud, catalogados como de nivel de seguridad alto, al tener poco volumen de datos y al ser los tratamientos individuales, tampoco les debe representar grandes exigencias en tiempo y dinero cumplir con la LOPD.



Eso sí, el hecho de que cumplirla no sea complicado ni caro, no quiere decir que no sea importante cumplirla, ya que es una Ley. Además, es imprescindible si se tratan datos personales, no solo para garantizar la privacidad de nuestros clientes, trabajadores o contactos, sino también, para evitar multas muy elevadas, que legalmente pueden llegar a los 600.000 euros. Y aunque es inviable que a un autónomo le impongan estas cantidades, la multa sí que puede llegar a ser de miles de euros, llegando incluso a los 50.000-60.000 euros, sanción que para un profesional es una lacra que le acompañará toda su vida.

La propia Agencia Española de Protección de Datos, en su página web, ofrece herramientas y consejos para cumplir con la Ley: como el Canal del Responsable, donde nos indica los pasos a realizar para adecuarnos a esta normativa, o, también se puede, acudir a profesionales especializados en tratar con nuestro colectivo de autónomos, que conocen perfectamente sus necesidades y ofrecen servicios sencillos y acorde a las posibilidades económicas de nuestros colectivo.

La Ley de Protección de Datos: ¿por qué no la cumplo?