lunes. 30.11.2020

SEGÚN EL ÚLTIMO ESTUDIO DE CEPYME

Más de la mitad de los pequeños negocios afirman verse obligados a despedir

Según el tercer barómetro de CEPYME, la situación por la que atraviesan el 86% de los autónomos y pequeños negocios españoles es muy difícil. De hecho, más de la mitad aseguran que tendrán que despedir para sobrevivir.

Más de la mitad de los pequeños negocios afirman verse obligados a despedir

La segunda ola de contagios del coronavirus ha desencadenado numerosas medidas restrictivas, que se están extendiendo por todo el país. Hasta ahora, las limitaciones, en su mayoría, afectaban tan sólo al aforo y horarios, pero últimamente se están endureciendo para frenar el avance de los contagios. Al cierre de la hostelería en Cataluña la semana pasada, le seguirá la Comunidad foral de Navarra desde la medianoche del jueves y otras ciudades como Melilla.

Por su parte, Aragón ha diseñado tres niveles diferentes para controlar los efectos de la pandemia, mientras que Madrid, afectada ya por el Estado de Alarma desde el pasado 9 de octubre, se plantea desde el pasado martes pedir al Gobierno que decrete el toque de queda, una medida puesta en marcha en varios países europeos, como es el caso de Francia.  

Esta situación, prolongada y agravada por los rebrotes, ha pasado factura a los autónomos y las pymes españolas que no ven indicios de mejoría en su actividad. En concreto, para el 92% de las empresas la situación económica general del país es 'mala' o 'muy mala', mientras que para el 64% de ellas las expectativas para los próximos 12 meses son negativas.  Son algunos de los datos publicados en el tercer Barómetro de la patronal CEPYME (Confederación Española de Pequeñas y Medianas Empresas), con el que da a conocer la situación que atraviesan cerca de 1.300 pymes tras siete meses de crisis.   

Más de la mitad de los pequeños negocios tendrán que despedir

El barómetro incide en que la crisis está afectando "negativa o muy negativamente" al 86% de las pequeñas y medianas empresas, lo que en buena parte deriva en una reducción de la cantidad de trabajadores a su cargo. Más de la mitad ha afrontado ya una reestructuración en su plantilla. De estos negocios, un tercio lo han hecho en más de un 50%; y otro 52% cree que terminará reduciéndola en los próximos doce meses.

Pero mucho antes llegará ese recorte de personal en el caso de los negocios que se acogieron a los ERTE pues, según el estudio de la patronal, el 53% de los encuestados que accedieron a uno de estos expedientes aseguraron también que no podrán mantener el número de empleados durante más de medio año.   

La principal causa de la caída de ingresos es la falta de demanda

El impacto que tendrán las nuevas restricciones no se conoce por el momento, pero lo que sí se sabe es que la falta de demanda es el principal motivo de la caída de los ingresos, según apuntaron el 74% de los pequeños negocios consultados. Junto a ella, el cierre o reducción de la actividad por obligación es la segunda causa más señalada por los autónomos y pequeños empresarios.

Ambas cuestiones se encuentran estrechamente vinculadas, pues si se limitan aforos y horarios, se reduce la clientela de los negocios. Por tanto, los resultados aportados por la patronal reflejan el gran impacto que las restricciones adoptadas están suponiendo para el tejido empresarial español, integrado en su práctica totalidad por pymes y autónomos.

Las cotizaciones son lo que más les preocupa  

Los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) por la pandemia han sido lo mejor valorado por los autónomos y pequeños empresarios de entre las diferentes iniciativas emprendidas por el Gobierno. Casi el 70% de los encuestados destacó esta opción antes que la financiación a través de las líneas de avales de ICO (52%) o el aplazamiento de impuestos y la prestación por cese de actividad extraordinario (22,4%). 

No obstante, la gestión estatal en términos generales salió bastante mal parada en el estudio de CEPYME. Más del 64% valoró de forma negativa o muy negativa las medidas adoptadas para paliar los efectos de la crisis del coronavirus. Y en esta línea, creen que el Ejecutivo debería reducir las cotizaciones a la Seguridad Social pues, junto al pago de impuestos y de salarios, es  por lo que más preocupación mostraron.   

En cuanto a las vías de financiación, los autónomos y pequeños empresarios reconocieron haberse encontrado con varios obstáculos para obtener un préstamo. Si bien el 47% de los encuestados afirmaron haber solicitado líneas de crédito con avales del Estado, el 25% manifestaron haberse encontrado “algún tipo de dificultad”. En concreto, uno de cada diez autónomos vio rechazada su solicitud y de entre quienes lograron la financiación, un 14% obtuvo una cantidad inferior a la solicitada y un 10% tuvo que aportar garantías adicionales.

Uno de cada dos negocios no sobrevivirá

Los autónomos y pequeños empresarios están viendo cada vez más reducida su capacidad de supervivencia, ya que uno de cada dos ve peligrar su negocio y un 5% ha echado el cierre definitivo o prevé hacerlo en los próximos meses. Además, cerca del 3% se ha declarado en concurso de acreedores y otro 2,6% ha decidido vender su empresa. En el lado contrario, se encuentran un 6,5% de pymes que han optado por reconvertir su negocio.

De hecho, la falta de ingresos está llevando a algunos autónomos a buscar una salida a la crisis incluso fuera de su sector. Es el caso del propietario de una discoteca en la Comunidad de Madrid, que relató a este medio que, tras verse forzado a cerrar su local decidió pasar de la hostelería al comercio: “me he ido a algo que sé que es complicado que me cierren”, destacó.

Más de la mitad de los pequeños negocios afirman verse obligados a despedir