jueves. 18.07.2019

VENTAJAS Y DESVENTAJAS

¿Merece la pena darse de baja de autónomo en verano?

¿Merece la pena darse de baja de autónomo en verano?

Llega el verano y con él la pregunta de todos los años: ¿Merece la pena darse de baja del RETA durante estos dos meses si no tengo actividad? siendo absolutamente asépticos hay varias desventajas frente a una posible ventaja: dejar de pagar las cuotas al RETA.  Los expertos advierten que esta decisión tiene consecuencias.

¿Merece la pena darse de baja de autónomo en verano?

Para algunos autónomos, el verano es sinónimo de parón de actividad, caída de clientes, descenso de las ventas y muchas dificultades para mantener el negocio en funcionamiento. Con el mes de julio llega la pregunta de todos los años ¿En esta tesitura, merece la pena darse de baja de autónomo durante el verano? Como no podía ser de otra forma, las respuestas son "cuidado" y "depende".  

La propia naturaleza de la actividad marca mucho la decisión, así como si el autónomo tiene o no trabajadores a su cargo, de su volumen de facturación durante los meses de verano o si disfruta de alguna bonificación. Éstas son preguntas de obligado planteamiento antes de tomar esta decisión. Como todo, darse de baja en el RETA durante estos dos meses tiene sus contras y, por supuesto, no es una decisión apropiada para todos los perfiles.

Ventajas de darse de baja del RETA durante el verano  

Realmente, darse de alta y baja en el RETA no entraña dificultades. Esto no quiere decir que la decisión deba tomarse a la ligera. Tan sólo podría ser recomendable para cierto tipo de autónomos en situaciones muy determinadas. “Las desventajas son mucho mayores que las ventajas. Por supuesto que si te das de baja ahorrarás más de 500 euros. La cuestión es ¿a qué precio? Esta decisión debe tomarse con mucha cautela y sólo la recomendaría en circunstancias muy concretas” explicó Senen Toral CEO y asesor de autónomos de la consultoría Creafacyl.  

Toral explicó que son perfiles muy determinados a los que de verdad les beneficiaría una decisión de estas características. Sería el caso, por ejemplo, de un autónomo cuyo negocio está basado en la formación y cuya actividad sólo funciona durante el curso escolar y sufre un parón completo en los meses de verano. En casos como este, el autónomo podría plantearse darse de baja en julio para volverse a dar de alta en septiembre.  

La ventaja de tomar esta decisión es clara: ahorrarse -en la mayoría de los casos- 566.64 euros de los dos meses que se dejará de aportar al sistema por la cuota mínima . Ahora bien, esto solo es recomendable para autónomos que no disfrutan de la tarifa plana y por supuesto, cuya facturación sea tan baja que no le permita hacer frente a 283 euros mensuales. Si no es así, “la baja deja de compensar en cualquier caso” explicó Toral. 

Desventajas de darse de baja en autónomos durante el verano 

Antes de darse de baja en el RETA el autónomo debería tener muy en cuenta su modelo de negocio y actividad, todo lo que puede perder por ahorrarse dos meses de cuota. Las desventajas no son pocas.

  • No cotizas durante ese mes. 

Dejar de cotizar durante 60 días supone en primer lugar arriesgarse a sumar menos cuotas de cara a la pensión futura pero también quedarse en descubierto frente a otras contingencias como una enfermedad. Las prestaciones se cobran en función de lo que se ha aportado a la Seguridad  Social y, en el caso de la pensión, según los años cotizados. Darse de baja durante algunos meses sin motivo alarga el tiempo que exige la ley para tener derecho a cobrar pensión.     

  • Pérdida de bonificaciones 

Un autónomo debería dejar de plantearse inmediatamente darse de baja en verano si está disfrutando de alguna bonificación ya que dejar de pagar la cuota durante dos meses puede acabar saliéndole caro. Tarifa plana de 60 euros; bonificaciones por maternidad y paternidad; ayudas para menores de 30 años... Son muchas y muy variadas las bonificaciones de las que puede estar beneficiándose el autónomo y a las que perderá el derecho automáticamente al darse de baja durante los meses de verano.   

  • Pérdida de deducciones 

Si un autónomo deja de pagar la cuota, Hacienda entiende que su actividad ya no sigue en marcha. Si no hay negocio, no hay gastos, ni por supuesto, posibilidad de deducirlos. La realidad es que pagar la cuota no te exime de tener que hacer frente a algunos gastos como el alquiler del local que, de ninguna forma, podrán deducirse durante los dos meses que estés dado de baja. 

  •  Trabas burocráticas

Aunque los autónomos nunca lo han tenido tan fácil para darse de alta y baja varias veces al año, las trabas administrativas siguen ahí. Para darse de baja durante los meses de julio y agosto el autónomo deberá de presentar el modelo 036 en Hacienda y tramitar el TA0521 en la Seguridad Social. Para darse de alta en septiembre deberá pasar, una vez más, por el mismo trámite. 

¿Merece la pena darse de baja de autónomo en verano?