jueves. 02.04.2020

MADRID ES LA COMUNIDAD DONDE MÁS SE EXIGE

La morosidad obliga a los negocios a solicitar el pago por adelantado

La morosidad obliga a los negocios a solicitar el pago por adelantado
A la vez que aumenta la preocupación por la morosidad entre autónomos y empresas españolas, se disparan las solicitudes de pago por adelantado. Concretamente, el año pasado, el uso de esta fórmula se incrementó un 9%. Aún con todo, los negocios españoles siguen siendo los europeos que menos cobran antes de realizar el servicio.
La morosidad obliga a los negocios a solicitar el pago por adelantado

La morosidad se ha convertido en el enemigo número uno de autónomos y pymes. Tanto es así que amenaza la viabilidad del 30% de los negocios en España e impide a un 16% contratar a trabajadores, según un informe que elaboró la compañía de pagos Intrum en 2019. La misma empresa ha vuelto a hacer un estudio relativo a impagos en negocios españoles aunque, esta vez, centrándose en la modalidad de pago por adelantado. 

Cuando un autónomo o empresa apalabra un servicio con otro negocio, a la hora de cobrar, tiene tres opciones diferentes: confiar en que la contraparte cumpla con su palabra y pague tras haber recibido el servicio; llegar a un acuerdo para que abone una parte antes del servicio y otra parte una vez finalizado; o, directamente, exigir que se pague el coste integro del trabajo por adelantado. Precisamente esta última opción se incrementó entre los negocios españoles durante el último año.

El dilatado retraso en el abono de las facturas ha propiciado que los negocios españoles pidan pagos por adelantado al entregar sus productos o servicios. De hecho, este procedimiento aumentó un 9% entre 2018 y 2019, según muestra el Informe Europeo de Pagos de Intrum. Y parece que la morosidad es la responsable directa del incremento de esta formula entre los negocios españoles. El año pasado, el número de aútónomos y pymes que esperaban sufrir impagos se duplicó pasando del 5% al 10%. Aunque los plazos de cobro de las facturas demasiado prolongados son su verdadera  preocupación. Un 37% aseguró tener esta inquietud y el 5% de ellos, los considera "altamente problemáticos"

Sin embargo, y a pesar de que cada vez más negocios españoles solicitan el pago por adelantado como medida de protección, el informe de Intrum sitúa a España como el país europeo en el que menos autónomos y empresas cobran a sus clientes antes de haber realizado el trabajo. 

España es el país europeo en el que menos se paga por adelantado

Sólo el 19% de los negocios españolas recurren al pago por adelantado para no tener facturas pendientes, una cifra 20 puntos por debajo del promedio europeo (39%).

En el extremo opuesto, se sitúa Serbia. De los más de 12.000 negocios entrevistados en 29 países europeos diferentes, los de esta zona de los balcanes son los que más recurren a los pagos por adelantado (65%). Algo parecido es lo que sucede en los negocios griegos y de República Checa, que cierran el top 3 de los países más partidarios de esta modalidad, con un 64% y 63% respectivamente.

En el extremo opuesto, los negocios españoles son los que menos solicitan el pago por adelantado de entre todos sus homónimos europeos con un 19%. Tras España y con un salto de más de 10 puntos, se encuentra Hungría, con un 30% de solicitudes de pago por adelantado; Bosnia Herzegobina (32%); Reino Unido (33%); Países Bajos (34%); y Austria, Italia, Suecia y Finlandia, todos ellos con un 35%. 

200119-españa-el-país-que-menos-empresas-aplican-el-pago-por-adelantado

Fuente: Intrum 

Madrid, la comunidad española donde más se paga por adelantado

En España, también hay diferencias respecto a la solicitud de pago por adelantado entre las diferentes comunidades autónomas. Los negocios de la Comunidad de Madrid son las más partidarios de aplicar esta medida de prevención contra impagos, ya que el 28% de sus empresas recurre a esta fórmula  para mantener a salvo sus cuentas, seguidas de las gallegas (25%) y catalanas (24%).

Una decisión que, junto a otras medidas de protección como la recuperación de deuda o las verificaciones de crédito,"ha permitido que los negocios de estas tres regiones hayan perdido menos de un 2% de sus ingresos anuales por deudas incobrables" explicaron desde Intrum.

En el extremo opuesto, entre las menos partidarias de los pagos por adelantado para proteger sus cuentas, se encuentran las comunidades de Castilla y León, la Comunidad Valenciana y Castilla- La Mancha. Menos del 10% de sus negocios opta por prevenir impagos solicitando el pago de una parte de la factura antes de entregar un producto o prestar un servicio.

Según Intrum, que España haya subido 9 puntos en un año en solicitudes de pagos por adelantado es una muestra del incremento de la preocupación por impagos por parte de autónomos y empresas en los últimos años. Sin embargo, hay algo aún más preocupante en las conclusiones de su último informe. Que los negocios españoles soliciten un 20% menos de pagos por adelantado que la media de sus homónimos europeos, podría ser síntoma de la presión que sufren los autónomos por parte de las grandes y medianas empresas de sus respectivos sectores, que no sólo les niegan la posibilidad de cobrar antes de realizar el servicio, sino que les obligan a pactar plazos de pago, a veces, completamente fuera de la legalidad.

Obligados a pactar plazos de pago ilegales

Desde hace tiempo, las organizaciones de autónomos vienen denunciando que las empresas españolas no son un ejemplo a seguir en cuanto al plazo de pago de sus proveedores. Y lo peor de todo, tampoco lo son a la hora de pactar los plazos de cobro en los contratos. El plazo medio pactado entre los negocios para abonar las facturas en España es de 76,29 días, según se extrae del último informe sobre el Comportamiento de Pago de las Empresas en Europa elaborado por Informa D&B. Es decir, desde el mismo momento del acuerdo, muchas empresas ya se están saltando la la Ley de Morosidad.

Por si lo anterior fuera poco, el informe de la consultora filial de la sociedad público-privada Cesce (Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación), reveló que las empresas españolas tienen en vilo a sus proveedores 90,11 días. Es decir, no sólo  pactan plazos por encima de lo establecido por ley ( 60 días) sino que además no los cumplen. A este respecto, Lorenzo Amor, presidente de ATA (Federación Nacional de Asociaciones de Autónomos), insistió en lo que se viene denunciando desde hace años: “la Ley de Morosidad es la Ley con más insumisos en España. No la cumple nadie”.

La morosidad obliga a los negocios a solicitar el pago por adelantado