domingo. 09.08.2020

TEMEN CAÍDAS EN SUS INGRESOS DE HASTA UN 50% POR LA CRISIS

Los negocios de centros comerciales se unen para reclamar alquileres más bajos

Los negocios de centros comerciales se unen para reclamar alquileres más bajos

Los negocios ubicados en centros comerciales se han unido en una plataforma para pedir a sus caseros una bajada del precio de sus alquileres. Ya son más de 350 negocios asociados, que temen bajadas en sus ingresos de hasta el 50% por la caída de la demanda.

Los negocios de centros comerciales se unen para reclamar alquileres más bajos

A la hora de abrir un local la ubicación es clave. Es más, de la localización depende, en gran medida, la afluencia de clientes y el éxito de un negocio. Los centros comerciales siempre han sido un lugar idóneo porque son espacios limitados, pero con mucho movimiento de clientes. El beneficio puede ser muy alto, pero también suele serlo el precio el alquiler. Un gasto que está pasando factura ahora más que nunca a los autónomos y dueños de estos locales porque han estado más de dos meses cerrados y ahora casi no hay demanda. Sus previsiones para el futuro no son halagüeñas y no saben cómo podrán hacer frente a sus alquileres.

Los establecimientos situados en grandes superficies tardaron en abrir mucho más que los comercios a pie de calle. El Plan de desescalada del Gobierno estableció que los pequeños comerciantes podrían abrir, con una serie de restricciones, en la Fase 0. Mientras tanto, los que desarrollan su actividad en un centro comercial  tuvieron que aguantar cerrados hasta la Fase 2, independientemente de su tamaño.

Los centros comerciales son los activos más castigados por la crisis del covid-19. Sus locales tienen rentas altas, sometidos a las reglas del propio centro, además de contar con unas medidas de seguridad sanitarias muy estrictas. Por lo que, ahora mismo, su ventaja competitiva, que es la ubicación, se ha convertido en su peor enemigo.

Una plataforma para exigir una bajada de los precios de alquiler

Se quejan de que han estado más tiempo sin abrir, más tiempo sin clientes y con más dificultades para hacer frente a los pagos de sus alquileres. 

Los efectos de la crisis del Coronavirus están causando tensiones entre los dueños de algunos centros comerciales y sus inquilinos. Por ello, estos autónomos y pymes se han unido para crear la Plataforma de Afectados por el Covid-19 en centros comerciales de España (PAC), con el fin de reclamar una rebaja de las rentas de sus alquileres. El objetivo de los asociados, que ya son unos 350, es que los propietarios adapten las condiciones de arrendamiento a las nuevas circunstancias.

La PAC está representada por el despacho Fieldfisher Jausas, El bufete tiene como finalidad negociar una rebaja en las rentas de sus defendidos a través de acuerdos o pactos a medio y largo plazo. Para ello, Fieldfisher se apoya en varios estudios e informes que pronostican disminuciones de peatones en los centros comerciales, del turismo y del consumo.

Prevén bajadas de hasta el 50% en sus ingresos

Este despacho prevé que las ventas de estos negocios desciendan entre un 30% y un 50% el año que viene, dependiendo del sector en el que se encuentre el negocio ubicado en el centro comercial.

“Si no se reequilibra la renta, casi todos los comercios van a entrar en barrena. Lo lógico es que, si la facturación cae un 50%, la renta se adapte a ello mientras dure los efectos de la pandemia”, señalaron desde el despacho de abogados.

Añaden que su estrategia es “recurrir a la claúsula ‘rebus sic stantibus’, es decir, cambio de circunstancias del contrato, para reequilibrar la relación comercial” con demandas individuales. Esta estrategia permite al demandante “disuadir a los centros comerciales de ejecutar desahucios por falta de pago, fianzas y garantías”. 

Tal y como explicaron los expertos, “los operadores firmaron un contrato con los centros comerciales en base a un volumen de afluencia que no dará a medio plazo. El flujo de peatones se verá reducido a la mitad y, por este motivo, no se deben de pagar las mismas rentas”. Además. añadieron que “la base sobre la que se estableció la renta es que habría un flujo medio de peatones de, por ejemplo, 14 millones, y que estos podrían comprar libremente, y la realidad es que el tráfico en muchos centros bajará entre seis y siete millones”.

La moratoria aprobada por el Gobierno dividió el sector

Tal y como explicaron desde PAC, en la mayoría de los casos se está llegando a un acuerdo a través de diversos encuentros y negociaciones. En cambio, hay otros en los que los caseros han puesto más dificultades y no se ha podido llegar todavía a un punto de entendimiento.

La moratoria de los alquileres propuesta por el Gobierno ni siquiera puso de acuerdo a los propios arrendadores. De hecho, generó un cisma en el seno de la ACC - Asociación de Centros Comerciales -, que hasta ahora recogía los intereses de propietarios y comerciantes como bloque unido, pero cuya unidad se rompió por el impacto de la crisis del COVID-19.

Así, los grandes ‘caseros’ —Carmila, Unibail, Klepierre, Lar, Merlin, Neinver, Eurofund, Castellana Properties, Nuveen, HMC, General Inmobiliaria— crearon su propia plataforma, desde la que aseguran que han defendido diferentes medidas en apoyo a los comerciantes.

Unas iniciativas que distan mucho de unos a otros. Según informó PAC, el clima de litigio afectó sobre todo a empresas de origen francés como Unibail, Klépierre y Carmila, que mantienen su posición de cumplir el contrato o, como mayor cesión, bonificar al inquilino con un mes o mes y medio de renta.

Desde el despacho aseguran que "la culpa -de la crisis- no es de los operadores, ni de los propietarios de los centros comerciales". Por este motivo, entienden que lo mejor  es encontrar un acuerdo entre las dos partes implicadas. De no ser así, Fieldfisher Jausas ya ha recibido el visto bueno de sus representados para agotar todas las vías -incluida la judicial- con el fin de conseguir esta rebaja en las rentas. 

Los negocios de centros comerciales se unen para reclamar alquileres más bajos