sábado. 25.01.2020

GARANTIZAR LA ECONOMÍA FAMILIAR

Ningún autónomo está exento de sufrir una baja y es aconsejable protegerse

Ningún autónomo está exento de sufrir una baja y es aconsejable protegerse

Por mucho que a los autónomos se les considere superhéroes, ninguno está exento de sufrir una baja por enfermedad o accidente. Es bueno proteger nuestra economía ante esta eventualidad.

Ningún autónomo está exento de sufrir una baja y es aconsejable protegerse

Invertir en seguridad es imprescindible para cualquier autónomo, ya que los imprevistos en el desarrollo de su actividad laboral son numerosos. De hecho, cinco de cada mil profesionales autónomos han sufrido un accidente de cualquier tipo en los primeros seis meses del año, un total de 15.696 entre enero y junio, según un informe de la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA), sobre siniestralidad..

Los autónomos hacen cualquier cosa antes de dejar de ir a trabajar, por lo que generan un porcentaje menor de baja laborales. Eso sí, cuando no pueden evitarlo, es porque la enfermedad o el accidente ha sido grave y el periodo de cobertura de la baja suele estar casi 22 días por encima de la media, como señala la Federación en otro informe.

Hay personas que están más expuestas a sufrir un accidente que otras, debido a su profesión y actividad. En este sentido, no podemos olvidarnos de que la principal causa de muerte laboral el año pasado fueron los accidentes de tráfico. De hecho, los siniestros en carretera crecieron un 28% respecto al año anterior, aumentando por sexto año consecutivo.

Ante estos alarmantes datos, es importante estar protegido. Los expertos aconsejan cotizar a la Seguridad Social el máximo que se pueda permitir el autónomo ya que, en caso de una baja, la prestación puede cubrir mejor las necesidades familiares. También es importante contar con un seguro privado. Aunque se reciba la prestación pública, en muchas ocasiones no suele ser suficiente para hacer frente a todos los pagos mientras el negocio está parado. Porque para los autónomos, un día no trabajado es un día de sueldo perdido.

Por todo ello, es aconsejable invertir en seguridad. Existen incluso pólizas diseñadas a medida para los autónomos como, por ejemplo, las que ofrece Zurich, que, en el caso de cualquier tipo de baja, calcula una indemnización diaria e, incluso, la adelantan en un solo pago, sin seguimiento médico y sin desplazamientos.

Causas para sufrir una baja son muchas y no todas pueden preverse. Además el seguro supone un coste, por lo que muchos no los contratan u optan por coberturas básicas. Sin embargo, nadie está exento de tener una enfermedad, sufrir un accidente de automóvil, un siniestro en el lugar del trabajo o ejerciendo la actividad… El autónomo siempre puede elegir entre cubrir todo tipo de incidentes o limitarse a un riesgo concreto como, por ejemplo, el que le pueda ocurrir durante el desarrollo de su actividad profesional.

En compañías como Zurich es posible optar por un seguro prediseñado o por una selección de coberturas a la medida del autónomo, es decir, la combinación más adecuada de diferentes pólizas para tener cubiertas todas las posibles contingencias que pueden llegar a producirse. Los expertos de Zurich aconsejan que “si tu familia depende económicamente de ti es aconsejable que contrates las máximas coberturas para garantizar la estabilidad económica de todos. Así tu familia y tú estaréis cubiertos. Incluso en el caso de muerte o invalidez permanente la indemnización puede llegar hasta 150.000€ según la suma contratada”. Tampoco podemos olvidarnos de que los profesionales que realicen parte de su actividad en el extranjero deben contar con la cobertura de repatriación porque no es lo mismo si sucede un accidente en España o en el extranjero.

Otra de las coberturas a estudiar es la de hospitalización. En este sentido, la compañía ha destacado que garantiza la libre elección de médico y centro hospitalario, gastos de hospitalización y estancia en centro, traslado urgente del lesionado al centro hospitalario más próximo, desplazamientos durante procesos de curación, cuando deban ser asistidos en otras poblaciones, cobertura de la primera prótesis ortopédica, dental, auditiva u óptica, búsqueda y salvamento del asegurado, adquisición de sillas de ruedas, gastos de asistencia sanitaria, es decir, hospitalización y estancia, como consecuencia de infarto de miocardio y operaciones de cirugía estética facial reparadora con motivo de un accidente cubierto. 

Por todo ello, en el mundo de los seguros revisar las reglas y contar con asesoramiento de expertos es fundamental, explican desde Zurich: compañía que precisamente se dedica al diseño de seguros para autónomos a medida.

Ningún autónomo está exento de sufrir una baja y es aconsejable protegerse