martes. 29.09.2020

LOS CONTRATOS SON MÁS ESTABLES

Los pequeños negocios están despidiendo menos que los grandes durante la crisis

Los pequeños negocios están despidiendo menos que los grandes durante la crisis

Para la mayoría de los autónomos, la contratación de un trabajador es una gran decisión y su relación con los empleados no es la misma que en una empresa. Por ello, y a pesar de la crisis, los datos revelan que es en estos pequeños negocios donde menos despidos se han producido porque se establecen vínculos más estables.

Los pequeños negocios están despidiendo menos que los grandes durante la crisis

A diferencia de lo que le ocurre en la gran empresa, la búsqueda, selección y contratación de personal supone un gran hito para los trabajadores por cuenta propia. Ya que en la mayoría de las ocasiones, la persona que éstos contraten asumirá desde el principio una alta responsabilidad y se convertirá en una una pieza fundamental para el funcionamiento de negocio. Este paradigma que se origina dentro de los pequeños negocios, entre el empleador y el empleado, provoca que sea precisamente en las actividades más pequeñas dónde menos se estén realizando a pesar de la actual crisis.

Un informe elaborado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), en base a los datos del Ministerio de Trabajo y Economía Social, revela como en el último año, y a pesar de la caída generalizada que sufrió el empleo generada por los trabajadores por cuenta propia, fueron los pequeños negocios los que menos despidos realizaron.

De esta forma, mientras que en las actividades de más de cinco trabajadores se despidieron en un año, de junio de 2019 a junio de 2020, a un total de 41.499 personas; en las compuestas por un autónomo y un empleado solo se realizaron 14.020.

Se trata también de una pérdida importante de puestos de trabajo, que sin embargo es diez puntos inferior a la sufrida en los negocios de más de cinco empleados, pues el empleo en las actividades formadas por el trabajador por cuenta propia y un solo trabajador cayó un 6,2%, frente al descenso en las de más de cinco asalariados que de fue del 16,2%.

El resto de negocios, los formados por un autónomo y dos, tres y hasta cuatro trabajadores, experimentaron también pérdidas de empleo. Aunque en todos ellos, las caídas fueron muy similares a la experimentada en los negocios de autónomo-empleado. Las pérdidas de puestos de trabajo que sufrieron éstos varían entre un - 7,1% y un 11,1%.

En total, el número de asalariados que dejaron de trabajar para un autónomo en un año fueron 94.012 personas. A junio de 2020, sólo 834.010 puestos de trabajo asalariado siguen dependiendo en estos momentos de un trabajador por cuenta propia.

El vínculo entre el autónomo y sus empleados

La mayoría de los sectores dónde la figura del trabajador autónomo tiene una presencia estructural se caracterizan por estar muy atomizados. Es decir, están compuestos de micro-negocios. Éste es el caso, por ejemplo, de la restauración, de las farmacias, de las lavanderías o tintorerías, y del comercio, entre otro muchos.

Al portavoz y tesorero de la Confederación Española de Comercio, Carlos Moreno, le resulta “normal” que el empleo caiga menos en los pequeños negocios. Explicó que “para muchos profesionales por cuenta propia su negocio es el resultado de su apuesta por el autoempleo, por eso aguantan y hasta que no se enfrentan al cierre del negocio, no despiden”. Una tardanza en tomar la decisión que se puede ver influida porque “muchos de los contratos que realizan pertenecen al ámbito familiar o afectivo”.

Sin embargo, para Moreno hay otra razón fundamental por la que los dueños de un pequeño negocio no despiden tanto como las grandes empresas: la confianza. Señaló que en el sector del comercio, “las grandes estructuras tienen un tipo de contratación muy temporal y volátil, a diferencia de lo que ocurre en la pequeña distribución, que suele hace contrataciones más estables, de calidad y de una duración de varios años, porque para los autónomos la contratación es un tema de confianza y de realización”.

Y es precisamente ese vínculo que se crea, “la razón por la que el pequeño empresario intenta proteger los puestos de trabajo de la que gente que está con ellos”. En este sentido, contó que los diferentes estudios y análisis que habían hecho la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) exponían la calidad del clima de contratación que existe en el pequeño comercio.

La calidad del servicio depende, en gran parte, del trabajador

Uno de los aspectos en los que incidió en el portavoz de la CEC, fue en que tanto para el comercio de proximidad, como para el resto de pequeños negocios, la calidad del servicio que ofrecen depende en buena para de las persona que tengan contratadas: “son esas relaciones laborales que se construyen a largo del tiempo, las que consiguen dar un buen servicio a los clientes, porque conocen el mercado y saben como tratar a los consumidores”.

Moreno afirmó que “la labor de atención personalizada que hacen los empleados es una parte crucial dentro de lo que es la oferta de valor de los pequeños establecimientos porque, al final, la gente va a una tienda o a otra, a un restaurante o a otro, en función de cómo le traten”. "A veces, dijo la calidad del servicio se anteponía incluso a la calidad del producto”.

Los autónomos hacen una contratación estratégica

El servicio de atención a los clientes puede llevar a un negocio al éxito o al fracaso. Éste es el principal motivo por el cuál los profesionales por cuenta propia tienen tantas dificultades para encontrar personal. “En la gran empresa, la contratación de una persona es un trámite más, tienen departamentos de recursos humanos que analizan los candidatos y si se equivocan no pasa nada. Pero, en los pequeños negocios, no ocurre lo mismo, pues la contratación en los pequeños negocios es estratégica” aclaró Moreno.

Por eso, los autónomos se dejan llevar más a la hora de contratar por “la relación” o “la recomendación” que reciban del futuro trabajador, “porque el impacto que tiene un posible error de personal puede ser muy grande. Por eso, les cuesta más contratar pero, cuando lo hacen, la vinculación que surge es muy grande”.

Los pequeños negocios están despidiendo menos que los grandes durante la crisis