miércoles. 08.07.2020

LA IMPORTANCIA DE APOSTAR POR EL ‘HECHO EN ESPAÑA’

Las pérdidas en el sector de la moda pueden llegar a los 360 millones de euros

Las pérdidas en el sector de la moda pueden llegar a los 360 millones de euros

Las pérdidas en el sector de la moda podrían alcanzar los 360 millones de euros tras la crisis sanitaria del Covid-19. La Asociación de Creadores de Moda de España (ACME) está poniendo el acento en la importancia del comercio local y en el valor del producto ‘Made in Spain’. La realidad virtual podría ser una alternativa a los desfiles de moda tradicionales.

Las pérdidas en el sector de la moda pueden llegar a los 360 millones de euros

La crisis del Covid-19 ha paralizado en seco el sector de la moda en España. Tanto es así, que la Asociación de Creadores de Moda de España (ACME), valora el impacto del coronavirus en su ámbito como “una crisis sin precedentes con pérdidas, en muchos casos, irrecuperables”. El presidente de la asociación, Modesto Lomba, destacó que sólo durante el pasado mes de marzo, “las pérdidas de nuestras empresas asociadas prácticamente alcanzaron los 90 millones de euros”.

Además, teniendo en cuenta que el cuatrimestre de mayor actividad para los diseñadores -los meses de marzo a junio-, ha sido el más afectado por la pandemia, las estimaciones del colectivo respecto a sus pérdidas globales se elevarían hasta los 360 millones de euros. “Nos ha caído en el peor momento para nuestro sector”, señaló Lomba.

Los diseñadores de moda en España, son trabajadores autónomos que han visto frenada su actividad durante casi dos meses. Propietarios o alquilados de locales en los que no han podido desarrollar la actividad de su negocio, pero sí han tenido que seguir responsabilizándose de sus gastos sin facturar ningún tipo de beneficio.

“Para los autónomos de la moda, esta crisis ha supuesto una situación extrema, vivimos con muy poco respaldo económico y casi al día. La congelación de nuestros negocios, sumado a la fragilidad del sector del diseño, nos deja una situación muy complicada”, explicó Pilar Dalbat, una diseñadora autónoma con su punto de venta en Granada.

El problema puede alargarse hasta el 2021

Según ACME, “las graves consecuencias de esta situación, pueden contagiarse hasta el año 2021”. Estos autónomos están teniendo grandes dificultades para producir. La paralización de las ventas y los múltiples pedidos cancelados a raíz de los aplazamientos y las suspensiones de eventos, “podrían llevar al cierre de muchos pequeños negocios de diseñadores”.  La institución asegura que ha repercutido de manera “muy notable” en la economía del sector.

Poco a poco todas nuestras clientas fueron llamando para decirnos que sus eventos se cancelaban o se posponían. Con la tienda cerrada y todo el trabajo de vestidos y trajes a medida aplazado a un año vista, es realmente difícil salir adelante”, señaló Dalbat.

El presidente de ACME, consideró de vital importancia “reflexionar sobre la situación que estamos viviendo y pensar en los errores cometidos como país y como sector”. Modesto Lomba subrayó que proteger la industria de la moda en España es “imprescindible para la recuperación de la economía de muchos autónomos que viven de ella”

Apuesta por el producto ‘Made in Spain’

El sector de la moda en España tiene un peso importante en el PIB. Es por ello, que desde el colectivo abogan por “concienciar a la población de la importancia de comprar moda española para apoyar a los diseñadores nacionales”. Este es un discurso que siempre se ha mantenido presente, pero que ha cogido fuerza raíz de la situación que la pandemia deja en el sector.

“El mundo después del Covid-19 va a ser otro, y tenemos que reflexionar acerca de que lo barato sale caro. Fabricar en China casi el 90 % de lo que consumimos en España y en Europa crea una situación de caos. Es imprescindible valorar más lo hecho en España”, explicó Lomba, presidente de ACME.

La industria de la moda se está viendo especialmente afectada, por ello todos los diseñadores confluyen en la idea de proteger su identidad. “Tenemos un país que puede presumir de la enorme capacidad de sus creativos”, señaló el presidente de ACME. “Es el momento de apostar por ellos y concienciar al consumidor del gran valor del producto ‘Made in Spain’ como vía para afrontar tiempos difíciles”.

“Hemos conseguido que un sector de la población se conciencie de lo importante que es comprar un producto local y de proximidad. Ahora más que nunca tenemos que defender todo lo nuestro, es algo prioritario. Nosotros no hacemos ropa, sino moda, y la moda significa mucho”, comentó la diseñadora autónoma Pilar Dalbat.

Por otra parte, esta crisis deja paso a la innovación y búsqueda de nuevas ideas por parte de los diseñadores para mostrar sus creaciones. La idea de las pasarelas como tradicionalmente las conocemos tardará tiempo en volver, por lo que “es momento para la innovación y tratar de reinventar los procesos para ofrecer a los consumidores nuevos valores”, añadieron desde ACME.

Pasarelas de realidad virtual

El Covid-19 cambiará muchos de los hábitos a los que estamos acostumbrados. Todos sectores se verán obligados a reinventarse y adaptar sus procesos a esa –nueva- normalidad que deja el paso del virus. Desde la Asociación de Creadores de Moda de España ya se están barajando varias propuestas para la "organización de estrategias de cara al futuro de los desfiles”.

“Cada diseñador tiene que buscar el formato que se adecue más a su producto”, señaló Dalbat. “Además, los desfiles tal y como están pensados necesitaban una revisión”, comentó la diseñadora. “Nosotros llevamos mucho tiempo trabajando distintos formatos como la realidad virtual. La gente puede tocar las prendas, y al ponerse unas gafas especiales podían ver en realidad virtual a una modelo con esa prenda”.

Las medidas sanitarias, unidas al necesario cambio en el funcionamiento de las pasarelas, hará que la realidad virtual y el medio online traiga nuevos formatos a los que tendremos que acostumbrarnos para ver las colecciones de los diseñadores. Aunque el presidente de ACME señaló que “podemos tener una o dos temporadas de desfiles a través de una online, pero no creo que esa tendencia sea para siempre y desaparezcan los desfiles de masas”.

“Es difícil saber cuál va a ser nuestro futuro, lo bueno que tenemos los diseñadores es que estamos muy acostumbrados a generar ideas continuamente. Nuestro sector está en constante cambio y los autónomos que pertenecemos a él somos supervivientes”, explicó Pilar Dalbat. “Confío en esa capacidad que nos caracteriza, para saber reinventarnos y encontrar soluciones que poner en práctica”, concluyó la diseñadora.

Las pérdidas en el sector de la moda pueden llegar a los 360 millones de euros