viernes. 17.09.2021

TAMBIÉN CRECE EN EL LEASING

¿Por qué en este año casi la mitad de todos los contratos de renting los han firmando autónomos?

Man by the truck. Guy in a delivery uniform. Man with clipboard.
Las contrataciones del renting y el leasing se están incrementando entre los trabajadores autónomos. Te explicamos por qué.
¿Por qué en este año casi la mitad de todos los contratos de renting los han firmando autónomos?

Durante el primer semestre del año han aumentado exponencialmente el número de contrataciones de productos a través de fórmulas como el renting o el leasing, de las que casi un 50% han sido realizadas por autónomos. Los expertos consultados por este medio consideran que la razón de este auge entre los trabajadores por cuenta propia es que tanto el renting como el leasing pueden ser una forma de amortiguar los gastos de compra de un coche, una furgoneta o camión, incluso bienes e inmuebles, y que, según estos mismos expertos, son ventajosas fiscalmente, respecto a la compra directa de muchos bienes que necesitan.

El renting o leasing  puede estar siendo un buen recurso para los autónomos. “Llegar a financiar hasta el 100% del proyecto de inversión o bienes precisos, con plazos de amortización más largos y próximos a la vida útil de los bienes, es muy interesante para los autónomos”, explicó Manuel García Fernández, secretario general de la Asociación Española de Leasing y Renting (AELR). En este sentido, portavoz de la asociación explica que esta fórmula de arrendamiento permite al autónomo fraccionar el IVA en tantos plazos como se ha pactado, reduciendo la presión fiscal de cara a las autoliquidaciones trimestrales de este impuesto. Al ser un gasto mensual los trabajadores por cuenta propia tienen más facilidades a la hora de justificarlo ante la tesorería que el 100% de una compra directa.

Casi un 50% de los contratos de renting pertenecen a autónomos

Estas ventajas fiscales, además de muchas otras, han derivado que durante el 2021 las contrataciones de renting hayan prosperado entre los trabajadores por cuenta propia. La facturación del renting en España subió un 13,3% más que en el 2020. Asimismo, la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER) explicó en nota de prensa que durante los seis primeros meses del presente ejercicio se han registrado 141.323 coches por renting, un 61,8% más que el año pasado.

De este volumen de ventas, un 49,89% pertenecen a autónomos y particulares. Cifras sintomáticas a las ventajas que ofrece esta práctica que no requiere una inversión inicial y que permite afiliados al RETA renovar su coche cada tres o cuatro años. Asimismo, los pequeños negocios suponen un 43,71% de los contratos, los cuales crecieron en un 8,77% en el último año. La facturación del renting subió un 13,3% hasta junio, con más de 3.140 millones. "Los datos al cierre del primer semestre son un motivo de satisfacción para este sector que, a pesar de las circunstancias, sigue mostrando una gran fortaleza y cimentándose como una gran solución de movilidad para todos los segmentos de clientes", indicó José Martín Castro Acebes, presidente de la AER.

Asimismo, el presidente de la AER consideró “revelador” que casi la mitad de los clientes sean autónomos, por lo que “en breve habrá más clientes encuadrados en el epígrafe de personas físicas que en el de personas jurídicas o empresas”.  En este sentido, Castro subrayó el momento "único" de transformación en el que se encuentra el sector, donde se sentarán las bases de su evolución futura "como gran facilitador de movilidad global".

La inversión mediante leasing creció un 22,6% en el primer semestre del año

Cabe destacar, que prácticas como el leasing no son exclusivas de para la adquisición de un vehículo. Los autónomos también pueden conseguir mediante esta contratación bienes e inmuebles. De hecho, los autónomos y negocios españoles invirtieron mediante leasing 2.785,1 millones de euros para financiar activos mobiliarios e inmobiliarios hasta mayo de 2021, una cifra superior en el 22,6% a la de igual periodo del año anterior.

Es el producto predilecto de los autónomos para abordar sus inversiones”, explicó Manuel García Fernández. Esto se debe, añadió el García Fernández, al hecho de “que cuidar la tesorería, la necesidad de menores fondos iniciales para abordar los proyectos o, en caso contrario, no ejercer la opción de compra para conseguir mediante un nuevo contrato un nuevo bien; hacen más eficientes y competitivas nuestras empresas en general, y nuestras pymes y autónomos en especial.”

Respecto al plazo de duración de los contratos que firman los autónomos por leasing, en los cinco primeros meses de este año fue de 57,4 meses, frente a los 55,7 meses de igual periodo de 2020. En cuanto al ratio de morosidad, se situó en el 2,7%, inferior al del 3,2% del año pasado. Asimismo, por regiones, Madrid y Cataluña siguen a la cabeza de firma de contratos de leasing en nuestro país.

¿Qué es el renting y el leasing?

El renting, es un alquiler de larga duración que no tiene opción de compra. Pero, a cambio del pago de una cuota mensual, el autónomo puede disfrutar de un vehículo con todo incluido: seguro, mantenimiento y reparaciones. Eso sí, nunca será suyo. Por otro lado está el leasingque puede resultar similar al renting, con la diferencia de que el autónomo paga una cuota mensual durante el tiempo pactado y, al final del periodo, tiene una opción final de compra. 

¿Qué ventajas y desventajas tienen para los autónomos?

Ventajas y desventajas del renting

Esta modalidad supone un importante alivio que no exige entradas ni grandes desembolsos, tan sólo el pago de la cuota mensual acordada.  

Ventajas:

  • No existe una inversión inicial. De esta forma el autónomo puede acceder sin demasiados recursos y de forma fácil a uno o varios vehículos.
  • Las contrataciones de renting  de larga duración van con todo incluido: reparación del vehículo, seguro a todo riesgo, impuestos de matriculación e impuestos como el IVTM. Además, el trabajador por cuenta propia puede escoger como ventajas adicionales la revisión de neumáticos por desgaste y tener disponible un coche de sustitución en caso de avería. Gracias a esto, si el vehículo sufre cualquier percance, la compañía de renting  se hará cargo de cualquier contingencia.
  • Es un gasto fácil de contabilizar y controlar
  • El autónomo podrá estrenar coche cada tres o cuatro años si tienen un contrato de larga duración.
  • Además, las cuotas se pueden deducir en el IRPF y el IVA. Al 100% si está vinculada al completo con la actividad del autónomo -como es el caso de taxistas o trasportistas- y al 50% si  no es el caso.  
  • Se trata de una forma fácil y asequible de ampliar la flota de vehículos si se precisa.

Desventajas:

  • El autónomo no es el propietario del vehículo.
  • Es crucial cumplir con los pagos estipulados en el contrato. En el caso contrario puede acarrear penalizaciones.
  • Normalmente, las empresas de renting imponen un límite anual de kilómetros. De no respetarlo, el trabajador por cuenta propia deberá pagar un extra en su factura.
  • Mensualmente hay que pagar una cuota fija, lo que puede suponer un bache para aquellos autónomos que no saben cuánto van a ingresar cada mes.  
  • La empresa de renting pedirá garantías financieras al autónomo que aplique a esta modalidad.

Ventajas y desventajas del leasing

El leasing está orientado más a largo plazo que el renting y enfocado principalmente para los autónomos que desean contar con la opción de tener en propiedad el coche que utilizan, con l ventaja de que no tienen que aportar ningún pago inicial y que tienen menos costes financieros que la adquisición..

Cabe destacar que existen dos tipos de leasing, cerrado o abierto aunque, en cualquier caso, el plazo mínimo del contrato será de dos años. Un leasing de tipo cerrado significa que al finalizar el periodo de alquiler, el autónomo sólo tiene que devolver el coche. Si el coche presenta cualquier desgaste inusual o alguna rotura, o se ha pasado del kilometraje contratado, el profesional deberá pagar por ello. Por otro lado, el leasing abierto exige un compromiso entre el trabajador por cuenta propia y la empresa de leasing para comprar el vehículo una vez finalizado el período de alquiler. Ante estas dos diferencias, los expertos recomiendan el leasing de tipo cerrado, ya que tiene menor riesgo al final del contrato.

Ventajas:

  • El autónomo puede solicitar el servicio sin una entrada inicial.
  • Los pagos mensuales son más bajos que en el renting.
  • El trabajador por cuenta propia puede tener un coche más caro por menos dinero.
  • Al finalizar el contrato, el profesional podrá escoger entre tres opciones según lo que desee hacer con el vehículo contratado: quedárselo a cambio del pago de la última cuota (valor residual), cambiarlo por otro nuevo o devolverlo a la compañía.
  • Al igual que en el renting, las cuotas se pueden deducir en el IRPF y el IVA, en los límites y con las condiciones establecidas.
  • Exige menos garantías financieras al tramitarse desde la propia entidad bancaria del autónomo.
  • La cuota mensual puede ser variable
  • Menores costes financieros y se puede financiar el 100% del valor del vehículo.
  • Se puede cambiar de vehículo cada dos años o más.

Desventajas:

  • Como sucede en el renting, dependiendo de los términos del contrato, pueden existir restricciones de kilometraje.
  • Los costes añadidos del vehículo así como el seguro corren de cuenta del autónomo.
  • Los seguros pueden ser más caros porque se trata de un vehículo en arrendamiento
  • Si por alguna razón, el profesional necesita terminar el contrato antes de tiempo, tendrá costes por cancelación anticipada del contrato.
  • Finalmente, pueden existir costes de desgaste si el autónomo desea devolver el vehículo al final del período de contratación.

¿Por qué en este año casi la mitad de todos los contratos de renting los han firmando autónomos?