lunes. 16.09.2019

COSTES Y TRÁMITES A SEGUIR

Quiero abrir un bar, pero no sé qué hacer ni cuánto debo invertir

Quiero abrir un bar, pero no sé qué hacer ni cuánto debo invertir

Abrir un bar es el sueño de muchas personas, pero ¿cuánto cuesta realmente ponerlo en marcha? Entran en juego multitud de factores: el precio del local, el tipo de clientes que se quieren acoger, dónde estará situado o el tamaño del establecimiento entre otros.

Quiero abrir un bar, pero no sé qué hacer ni cuánto debo invertir

España es el país de los bares por excelencia, es uno de los epicentros hosteleros del mundo. Tanto es así, que en el corazón de Madrid ni siquiera se puede conseguir una licencia para abrir un bar nuevo. Los expertos achacan esta tendencia a la personalidad del ciudadano medio español que es extrovertido, cosmopolita y dado a salir fuera de casa para su ocio y esparcimiento. Es por ello que a muchos emprendedores se le haya pasado alguna vez por la cabeza montar un bar.

De hecho, España cuenta con 101.397 bares y cafeterías, unos 2,8 establecimientos por cada mil personas, según los datos de un informe de Coca-Cola y la Federación Española de Hostelería y Restauración. Tal es la importancia de este sector en nuestro país que, en 2016, supusieron casi el 12% de los negocios que se constituyeron, sólo por detrás del comercio y la construcción. 

Cualquiera vería un bar como un negocio seguro y fácil de abrir atendiendo a este contexto. Pero, ¿cuánto cuesta montar un negocio hostelero y mantenerlo? Para responder a esta pregunta hay que atender a multitud de factores: ¿dónde estará el negocio?, ¿cuál será el tamaño?, ¿cuántos clientes caben?, entre otras cuestiones.

Los expertos aseguran que el éxito de un negocio de este tipo dependerá en un 50% a la ubicación, en un 25% a la actividad que desarrolle o, bien, a la marca de la franquicia elegida, y el 25% restante dependerá de la gestión.

Inversión inicial necesaria para un bar

Casi siempre será necesaria una inversión inicial en el negocio, bien se trate de un traspaso, abonando su precio, o de una franquicia, pagando el canon de entrada que puede oscilar entre los 10.000 euros y los 40.000 euros; o bien eligiendo un local libre, asumiendo la reforma y puesta en marcha del negocio.

Según Hostelería Madrid (La Viña), los costes medios de una reforma van desde los 1.000 euros a los 1.200 euros por metro cuadrado. Así que la inversión variará en función del tamaño del local elegido. 

No obstante, también es necesario equipar el local: sillas, mesas o cubertería, entre otras cosas. Para empezar, el emprendedor que quiera abrir un bar con cinco mesas deberá destinar un mínimo de 1.000 euros para equiparlo incluyendo sus respectivas sillas; unos 300 euros en cubertería y vasos, y otros 1.000 euros para adquirir un grifo de cerveza, algo esencial en cualquier bar, restaurante o cafetería. Todo esto pensado para un establecimiento que atienda a entre 5 y 20 personas por servicio -sin contar los que puedan sentarse en la barra-. Es decir, un bar de estas dimensiones requeriría una inversión media inicial de unos 65 euros por cada cliente, sin contar el grifo de cerveza.

Elección de la zona

El buen funcionamiento de un negocio pasa por haber elegido correctamente la zona en la que se va a establecer. Dependiendo del lugar elegido los costes aumentarán o disminuirán, los clientes se incluirán en un segmento u otro y, por ende, la estrategia del bar tendrá que ser acorde a este tipo de consumidor. Desde Hostelería Madrid identifican tres tipos diferentes de zonas:

  • Zonas Premium: se trata de zonas de alto poder adquisitivo. Aquí suele encontrarse un tipo de población consumista dispuesta al gasto en ocio. Suelen ser zonas turísticas, centro de las ciudades y zona norte.
  • Zonas acomodadas: en este caso, son zonas de renta media o familiares y polígonos industriales. Aquí el gasto disminuye pero la facilidad para fidelizar clientes crece ya que suelen acudir siempre al mismo establecimiento en sus descansos.
  • Zonas deprimidas: son bares en las zonas de renta baja con poca predisposición al gasto. Se encuentran los alrededores de las grandes ciudades. Esto no significa que no pueda poner en marcha un establecimiento de éxito en estos lugares porque un modelo de negocio de precios reducidos destinado a la población joven puede ser sinónimo de triunfo en estas zonas.

Gastos fijos y variables en función del tipo de negocio

Una vez realizada la inversión inicial y abierto el negocio, el autónomo se enfrentará a una serie de gastos fijos que tendrá que asumir cada mes, independientemente de su facturación, como el alquiler, la luz o el agua. Hostelería Madrid aconseja que el coste anual del alquiler no supere el 10% de la facturación anual del local, si no, no será rentable. A estos gastos fijos será necesario añadirles los gastos variables, que dependerán del volumen de facturación: a mayor facturación, mayor necesidad de materia prima y personal. 

Desde la entidad estiman que los ingresos y gastos medios de los diferentes negocios se pueden mover entre los siguientes márgenes:

Restaurantes: Presentan una facturación media de unos 800.000 euros anuales y un ticket medio de unos 25 euros por cliente:

  • 35% materia prima.
  • 30% personal.
  • 20% gastos generales fijos: gestoría, local y energía.
  • 15% margen.

Restaurantes comida rápida: Presentan una facturación media de unos 600.000 euros anuales y un ticket medio de unos 10 euros:

  • 29% materia prima.
  • 26% personal.
  • 25% gastos fijos generales (suelen incluir royalties si son franquicias).
  • 20% margen.

Bares: Presentan una facturación media de unos 400.000 euros anuales y un ticket medio de unos 8 euros:

  • 25% materia Prima. 
  • 30% personal.
  • 20% gastos fijos generales.
  • 25% margen.

Cafetería: Presentan una facturación media de unos 400.000 euros anuales y un ticket medio de unos 6 euros:

  • 30% Materia prima.
  • 25% personal.
  • 20% gastos fijos generales.
  • 25% margen.

Cafetería-Panadería: Presentan una facturación media de unos 600.000 euros anuales y un ticket medio de unos 3 euros:

  • 40% Materia prima.
  • 25% personal.
  • 20% gastos fijos generales. 
  • 15% margen.

Trámites para abrir un negocio de hostelería

Los trámites para abrir un negocio de hostelería son bastante similares a los de cualquier otra actividad. No obstante, sí que se dan ciertas particularidades que se deben cumplir:

Trámites para abrir el local

  • Licencia de actividad municipal de bar, cafetería o restaurante, según el tipo de negocio que se pretenda abrir. En este tipo de establecimientos se dan actividades calificadas como ruidosas, molestas, o de riesgo, por lo que los departamentos de urbanismo de los ayuntamientos revisan estas licencias con minuciosidad, según informa la Asociación Cafés y Bares de Zaragoza.
  • Para obtener esta licencia es necesario el proyecto técnico que certifique que el local elegido cumple con todos los requisitos necesarios para desempeñar la actividad. “En el pasado, algunos consistorios permitían abrir una vez presentada la solicitud de licencia para evitar demoras y acelerar la apertura de los negocios, pero ahora puede conllevar una multa”, señalan. Los documentos necesarios para la solicitud de licencia de actividad son:

- Informe técnico y visado de proyecto aprobados para la actividad.

- Medidas de Insonorización.

- Plan Contra Incendios.

- NIF o CIF de la sociedad correspondiente.

- Abono de las tasas correspondientes a la licencia.

  • Durante el trámite de la licencia de actividad, el ayuntamiento de la zona informará a los vecinos afectados de que se va a instalar un bar. En el caso de que estos se opongan, la concesión de la licencia puede demorarse.
  • Una vez obtenida la licencia de actividad se puede comenzar con las obras de acondicionamiento del local. Para ello, es obligatoria una licencia de obra.
  • Una vez finalizado el acondicionamiento, el ayuntamiento realizará una inspección previa a la concesión de la Licencia de Apertura. Esta última ya permitirá abrir el negocio.
  • Autorización para la instalación de los veladores. Esta concesión solo es necesaria en caso de que el emprendedor quiera poner sillas, mesas y sombrillas en la vía pública.

Trámites para darse de alta

Si se da el caso de tener derecho a paroes el momento de capitalizarlo antes de realizar cualquier trámite y darse de alta como autónomo. La Administración establece un mes de plazo para abrir el negocio desde que se capitaliza el paro.

- Trámites Fiscales

Los trámites fiscales se realizan en la delegación de Hacienda correspondiente. Para ello, hay que seguir los siguientes pasos:

  • Antes de iniciar la actividad empresarial, es necesario realizar la Declaración Censal, que, básicamente, se trata de un resumen de la situación tributaria en la que se encuentra la persona.
  • Es el momento de presentar el modelo 036 o 037. Dependiendo de si la persona debe formar parte o no del Censo de Empresarios, Profesionales y Retenedores. Este modelo puede presentarse tanto presencial como telemáticamente.
  • El siguiente paso es darse de alta en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) durante el primer mes de inicio de la actividad. En este caso, el modelo a presentar es el 840, donde se define la actividad que se va a desarrollar.

- Trámites Laborales

Los trámites laborales, por su parte, se formalizan en la Administración de la Tesorería General de la Seguridad Social.

  • Es el momento de darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos. El emprendedor tendrá que presentar el modelo TA.521 cumplimentado, junto a la fotocopia del alta en el Impuesto de Actividades Económicas y una fotocopia del DNI.
  • En caso de que el ya registrado como autónomo necesite contratar empleados, deberá dar de alta a sus trabajadores en la Seguridad Social. Guía para contratar a tu primer empleado

Datos macroeconómicos del sector

Para abrir un negocio siempre es importante entender el contexto en el que se va a realizar la actividad. El sector hostelero es uno de los pilares de la economía española. Según el Directorio Central de Empresas (DIRCE) del INE, el sector está desglosado en dos subsectores: los servicios de comidas y bebidas (restauración) y los servicios de alojamiento que, a su vez, están divididos en ramas de actividad que engloban a los restaurantes y puestos de comidas, los establecimientos de bebidas y los de colectividades y catering dentro del subsector de la restauración; y los hoteles y alojamientos similares, los alojamientos turísticos y otros alojamientos de corta estancia dentro del subsector del alojamiento.

El total de establecimientos hosteleros en funcionamiento en España alcanza los 309.625 locales. En concreto, los dedicados a la restauración son 277.539 negocios, según los últimos datos de Anuario de la Hostelería de España 2018 realizado por Hostelería de España. De estos, los restaurantes y puestos de comida alcanzan los 76.492 locales, los establecimientos de bebidas los 184.430 negocios y las colectividades y catering los 16.617 locales.

En el año 2017 –últimos datos-, el sector hostelero representó el 6% de PIB, alcanzando los 129.450 millones de euros, un 4,9% más que el año anterior, según los datos de Contabilidad Nacional del Instituto Nacional de Estadística. Durante este año, cerca del 70% de la producción total se concentró en cinco comunidades: Andalucía, Canarias, Cataluña, Comunidad Valenciana y Madrid. Y el gasto de los españoles en bares y restaurantes alcanzó los 49.784 millones de euros, 1.080 euros por persona. Esta actividad dio empleo a un total de 1.234.575 trabajadores entre autónomos dueños de un negocio y empleados, representando los primeros el 23,6% del total.

Quiero abrir un bar, pero no sé qué hacer ni cuánto debo invertir