Cómo salvar tu negocio: alternativas al cierre

Antes de bajar la persiana de una empresa en la que un autónomo o un emprendedor ha puesto tanta ilusión, energía e inversión, hay alternativas que pueden ayudar a dar una nueva vida a ese negocio.
Cómo salvar tu negocio: alternativas al cierre

Cuando un autónomo o un emprendedor decide dar el paso y montar su propio negocio, lo último que hace es pensar en qué hacer si este no funciona. No obstante, esta posibilidad siempre está ahí y antes de darlo todo por perdido y echar el cierre, existen una serie de alternativas que pueden dar una segunda vida a una empresa.

Como si de una reanimación se tratase, estas alternativas pretenden reanimar el interior de un negocio, para que este vuelva funcionar incluso con más fuerza.

1-. La Ley de Segunda Oportunidad

Es uno de los recursos más conocidos que ofrece la ley. Está pensada para que un emprendedor pueda acogerse a ella cuando su negocio ya no le resulte rentable, ya que permite la exoneración de sus deudas protegiendo su patrimonio; algo muy importante, pues un autónomo es una forma jurídica de empresa que tiene responsabilidad ilimitada.

2-. Buscar el consejo de gestores o asesores

Poner el negocio en manos de profesionales que indiquen cuáles son los siguientes pasos a seguir y aconsejen sobre las diferentes opciones que ofrecen las leyes, la administración o las entidades financieras. En este sentido, Madrid es pionera en un proyecto llamado Early Warning, que está enfocado a la detección temprana de problemas en los pequeños negocios y que, a través de un asesoramiento gratuito, los autónomos puedan regenerar su negocio.

3-. Internacionalizar

Si el negocio no funciona en el mercado español, puede que sí funcione en el francés o en el inglés, tal vez incluso en el mejicano… La clave es intentar canalizar la venta de nuestros productos o servicios fuera de las fronteras nacionales, donde -quizás momentáneamente- no encuentran hueco. Salir fuera a vender se ha convertido en una opción muy popular desde que estalló la crisis, tanto para pymes como para autónomos.

4-. Transformación digital

Crece el número usuarios y con ello el número de personas que se animan a comprar online. Tener presencia en internet (solo dos de cada diez pymes están en el mercado digital) puede ayudar a captar ese público que está constantemente conectado y que busca la calidad, la exclusividad y la originalidad que tienen los pequeños negocios.

5-. Recurrir a plataformas de venta online

Una alternativa a la creación de una página web en la que vender los propios productos es hacer uso de las diferentes plataformas de venta online que aglutinan millones de visitas cada día. Gigantes como Amazon, Ebay, Aliexpress… están entre las opciones más populares para aprovechar su capacidad de llegada a los potenciales compradores.

6-. Buscar socios

Tal vez ha llegado el momento de buscar a otra persona que ayude a tirar del carro: un socio. Lo importante de esta opción es encontrar a la persona adecuada, lo más fácil y común es optar por un amigo o un familiar…, sea quien sea, debe gustarle el proyecto y tener ilusión por él.

7-. Reinventar el negocio

Cambiar la forma de hacer el producto, buscar un nuevo modelo de negocio, incluir nuevos servicios... Cualquier opción es válida siempre y cuando el objetivo final sea añadir un plus al negocio con el que poder captar clientes y conseguir su fidelización.

8-. Cambiar de zona

La localización de un negocio es clave para el correcto funcionamiento de un negocio. Es posible que el primer local escogido para la tienda no sea el más adecuado, por ello una alternativa al cierre puede ser la reubicación de un negocio. Ojo, antes de hacer algún cambio estudia bien la zona y las posibilidades de crecimiento que tiene.

Cómo salvar tu negocio: alternativas al cierre
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad