domingo. 08.12.2019

GOOGLE LO DETECTA

Ten cuidado si compras reseñas positivas en redes sociales para tu negocio

Ten cuidado si compras reseñas positivas en redes sociales para tu negocio
Cada vez es más habitual oír hablar de reseñas compradas o de seguidores falsos en redes sociales. Muchos piensan que estas 'estrategias' podrían atraer más clientes hacia su negocio. Pero Google es capaz de detectarlo.
Ten cuidado si compras reseñas positivas en redes sociales para tu negocio

Las redes sociales se han convertido en la tarjeta de presentación de cualquier negocio. Cada vez es menos extraño ver a autónomos que promocionan su pequeño negocio en plataformas como Instagram, Facebook, LinkedIn o Twitter. Incluso, la gran mayoría crean una cuenta en Google My Business, donde los clientes dejan reseñas positivas o negativas sobre el negocio. Y esto es por que el consumidor actual necesita conocer por Internet a quien le está vendiendo, sentirse parte de el negocio y de su día a día.

Es aquí donde aparece el primer problema. Es normal sentirse frustrado al ver que la competencia directa tiene mejores reseñas y más seguidores en redes sociales. Muchas veces, esto se traduce en una gran ventaja competitiva. El consumidor no tiene tiempo que perder y, ante la duda, siempre optará por los negocios con mejores comentarios o con más seguidores ya que, esto, significa la aprobación y recomendación de usuarios que ya conocen el producto o servicio.

Por este motivo, no son pocos los negocios que caen en la tentación de comprar reseñas positivas, seguidores en Instagram o, incluso, visualizaciones de sus vídeos promocionales en YouTube.. Con sólo hacer una simple búsqueda en Google, uno puede  darse cuenta de que es una práctica muy común. Al introducir la frase ‘Comprar reseñas positivas’ o ‘Comprar seguidores’ aparecerán decenas de páginas ofreciendo este servicio que -cabe destacar - es totalmente legal. 

Si muchos usuarios hacen comentarios positivos sobre un producto o servicio, esto no sólo mejorará la reputación del negocio objeto de alabanzas, sino también el lugar que ocupa en los buscadores. Se trata del posicionamiento web, que se genera a partir de un algoritmo que utiliza Google para situar las páginas en diferentes posiciones en su plataforma. Para ello, se centra en factores como el número de búsquedas, el tiempo que pasa el usuario en el portal online o, el más importante en este caso, el número y la calidad de las reseñas que recibe.

¿Qué quiere decir esto? Básicamente que, cuantos más comentarios positivos tenga el negocio, más posibilidades tendrá de aparecer entre las primeras páginas cuando un usuario busque algo relacionado. Pero la cuestión es ¿Merece la pena invertir dinero a cambio de mejores reseñas y un buen posicionamiento en la web? Y, lo más importante ¿Funciona?

¿Merece la pena comprar reseñas positivas y seguidores?

Comprar algo que, a priori, no tiene precio, es un arma de doble filo. Los expertos aseguran que a corto plazo puede ser beneficioso, ya que posicionará rápidamente el negocio y éste pasará a estar bien valorado a ojos del consumidor. No obstante, Google no es tan fácil de engañar, del mismo modo que tampoco lo son Instagram, Facebook o YouTube. Estas plataformas luchan a diario porque la actividad en sus webs esté lo más lejos posible de este tipo de fraudes.

Sergio Suárez Jaime, experto en marketing online y Manager Data de McDonald’s España, explicó  que “para despegar, parece una buena idea, pero hay que tener mucho cuidado. Las plataformas están más que preparadas para detectar estos fraudes. Para ellas, es muy sencillo darse cuenta de que, si la red social de un negocio casi no tiene interacciones, una llegada masiva de comentarios y seguimientos a una mismo hora no puede ser natural. En el peor de los casos, te pueden borrar hasta la cuenta de la red social. Mi recomendación es invertir en publicidad online. Es más lento y costoso pero los resultados son reales y no expones tu trabajo a ningún peligro".

Un estudio realizado por La Frevad, Médiamétrie y Net Raitings, reveló que casi la mitad de los consumidores se informan sobre un producto antes de comprarlo. No sólo buscan información sobre el producto en la web, si no que acuden a las reseñas publicadas por otras personas. Por otro lado, según una encuesta de Nielsen, el 74% de los usuarios cancelaron una compra después de leer un comentario negativo. Por el contrario, el 41% del público encuestado confirmó haber realizado una compra espontánea después de leer una buena valoración. Esto hace que Google se tome muy enserio la supervisión de las reseñas alojadas en la plataforma.

El motor de búsqueda es muy claro respecto a lo que considera una "falsa opinión". Un estudio realizado en 2016 mostró que un tercio de las reseñas de Internet eran falsas. Todas aquellas que son consideradas como falsas por Google,  desaparecerán, y el negocio terminará en los últimos puestos en las búsquedas de los usuarios. Esto se traduce en que el dinero invertido en buenas valoraciones se habrá desperdiciado y habrá que invertir una suma mayor para poder recuperar el puesto que el negocio ocupaba en un primer momento.

Reputación online del negocio

Hoy en día, la reputación de un negocio en la red lo es todo. Por lo general, un negocio va a contar con seguidores fieles y con reseñas reales aparte de las que pudieran adquirirse de forma fraudulenta. Son ellos los que realmente interactúan con la empresa y compran sus productos. Parece obvio pero, las cuentas falsas nunca van a acudir a la tienda.

Es a los clientes reales a los que hay que cuidar, y cuando se den cuenta -tarde o temprano lo harán- de que las valoraciones no son reales y los seguidores de las redes sociales son comprados, se sentirán estafados.  Esto se traduce en una perdida inmediata de credibilidad y reputación, dos de los pilares básicos de cualquier negocio.

El negocio de las reseñas pagadas

A pesar de la lucha de las redes sociales y Google por acabar con estas prácticas fraudulentas, la compra de reseñas y seguidores se ha convertido en un negocio que mueve enormes mueve millones de euros por todo el mundo. De hecho, según Xataka, hay empresas que se dedican a crear reseñas reales y no a través de bots automatizados que generen frases sencillas. Estas corporaciones contratan a trabajadores para que escriban no más de una reseña diaria –y así no levantar sospechas-. Estos empleados cobran a dos euros el comentario pudiendo llegar a ganar más de 60 al mes. La empresa, por su parte, cobra al cliente entre cinco y seis euros por reseña, es decir, obtienen un beneficio de entre tres y cuatro euros por cada una.

El negocio ha crecido tanto que existen ‘granjas de clics’ cuyo negocio se basa en crear comentarios falsos. Varios medios tecnológicos denunciaron este problema y Google borró centenares de reseñas de productos. No es el único. Entorno a Amazon, se ha creado también un negocio de compra y venta de reseñas falsas. La compañía las revisa y elimina con asiduidad pero, esto no impide que sigan apareciendo.

¿Cómo detectar las reseñas falsas?

Según la BBC, estos son algunos de los indicios que demuestran que una valoración es fraudulenta:

  • Revisiones cortas y lenguaje pobre: Un comentario falso suele ser breve y no especifica demasiados detalles sobre el producto o servicio: "Me encantó", "justo lo que esperaba".
  • Cinco estrellas: Estas reseñas no suelen dejar menos de cinco estrellas, ya que una valoración intermedia no genera demasiados cambios para el negocio.
  • No es un usuario verificado: En casi todas las plataformas los usuarios pueden verificar su cuenta. Si el comprador es falso, esta etiqueta no aparecerá.
  • Perfil sospechoso: si la cuenta es falsa, seguramente no incluirá foto o la imagen de una persona real, ni su nombre.
  • Muchas en poco tiempo: si aparecen muchas revisiones seguidas y en poco tiempo, suele ser un indicio de fraude.

Alternativas para conseguir reseñas reales

Las formas de conseguir reseñas reales son más lentas pero también más efectivas a largo plazo.Estas son algunas de las maneras de conseguirlas

  • Pedirlas: Se puede pedir reseñas a amigos, familiares y, por supuesto, a clientes del negocio.
  • Hacer campañas de publicidad: la publicidad proporciona tráfico e incentiva al público a hacer reseñas. Es una buena idea hacer campañas de promoción en las redes, ya que son muy baratas.
  • Sorteos: es una práctica muy usada por muchos negocios. Sortear un producto o servicio a cambio de una valoración.
  • Pegatinas: una tienda a pie de calle es un lugar idóneo para colocar una pegatina invitando a los clientes a dejar su reseña.
  • Email marketing: si uno de los canales de promoción del negocio es el envío masivo de correos electrónicos, una buena forma de obtener valoraciones es añadir un icono redirigiendo a la página de reseñas.
  • Descuentos: ofrecer descuentos a todo aquel que cuelgue una valoración sobre la empresa en Google My Business es una de las mejores maneras de conseguirlas.

Ten cuidado si compras reseñas positivas en redes sociales para tu negocio