Miércoles. 19.06.2019

LA TIENDA DEL SIGLO XXI

Las cinco tendencias que están cambiando el comercio minorista

Las cinco tendencias que están cambiando el comercio minorista

Cercanas, sostenibles y digitales, así son las tiendas del mañana.  El comercio tiene que adaptarse a una realidad cambiante, a un consumidor cada vez más exigente. La convergencia entre el ecommerce y las tiendas físicas; la necesidad de personalización y acercamiento; los avances tecnológicos; las nuevas experiencias de compra y el compromiso social. Son valores que crecen en el consumo y poco a poco, están cambiando el comercio minorista.

Las cinco tendencias que están cambiando el comercio minorista

La sociedad evoluciona, el comercio también. Las tiendas tal y como las conocemos desaparecerán tarde o temprano y darán paso a nuevos modelos basados en la innovación. Tecnología, sostenibilidad y cercanía con el cliente son, según el informe Retail Revolution 2018 realizado por Cotto Consulting, los ingredientes básicos de las nuevas tendencias en el comercio. Las tiendas son cada vez más humanas y próximas; inteligentes, experienciales y comprometidas con la sociedad. Estos son los 5 nuevos modelos de comercio que han llegado para quedarse.

1.La tienda humana y próxima

Cada vez las tiendas se acercan más al consumidor. Los comercios tienden a aproximarse y humanizar su trato con el consumidor. Esta tendencia abarca tanto el offline como el online. En el primero, se produce en mayor medida un acercamiento, una ‘activación sensorial’: ver, tocar y probar. Según este estudio, entre los próximos 3 y 5 años el 75% de los vendedores serán los responsables de la experiencia del cliente con el negocio, desde el principio hasta el final de la misma.

Este acercamiento no sólo se hará en la tienda física, la proximidad también es posible en el canal online. Con los chatbots (un programa que simula mantener una conversación con el usuario a través de respuestas automáticas) o el desarrollo de la denominada “última milla” (paso final del ecommerce en el que el paquete llega al cliente) la proximidad y humanización se han hecho posibles a través de internet.  En 2015 tan sólo el 27% de las tiendas online contaban con un chat de ayuda al usuario, en 2016 se incrementó hasta el 45% y actualmente la cifra sigue aumentando. La escucha social ha sido según Cotto Consulting, un gran avance para conseguir opiniones verdaderas de los clientes y aproximarse mejor a ellos.

2.La tienda inteligente

El pequeño comercio se adapta al nuevo consumidor impaciente, conectado y usuario de diversos canales. Los probadores y estanterías inteligentes o las tiendas sin cajas han revolucionado el concepto de establecimiento, han mejorado la experiencia del cliente y la propia gestión del comercio. Y es que, esta nueva tendencia de implantación tecnológica, de automatización, va a ir en dos sentidos, hacia la propia tienda y de cara al consumidor. La tienda se beneficia de las facilidades en la gestión de cuestiones como el stock y el cliente obtiene más ayudas y facilidades a la hora de comprar.

Un 13% de los comercios actuales disponen de estanterías inteligentes en las que se puede tener información del stock disponible en tiempo real y modificar los precios. De igual forma, se pueden ofrecer promociones personalizadas a los clientes que se acercan al estante gracias a datos como su historial de compra. También ha crecido la implantación de mostradores con auto-pago en los que se agiliza la experiencia de compra y se evitan las grandes colas.

Además de la automatización, las tiendas también tienden hacia el conocimiento de todos los aspectos del consumidor. El comercio se encamina al análisis de la información del cliente, desde sus patrones de comportamiento hasta sus decisiones de compra. Según este estudio El 73% de los negocios encuestados incrementará su inversión en marketing basado en datos y el 58% lo empleraría para personalizar la experiencia con el cliente.

3.- La tienda almacén

En los últimos años, los comercios han optado por unir su faceta online y offline. La tienda almacén es una opción a los largos plazos de entrega, a veces inevitables, en el ecommerce. El tiempo es cada vez más determinante en el consumo online, en el 23% de los casos, la decisión de repetir la compra por parte del consumidor depende del plazo en el que recibe el producto. Para agilizar el proceso de envío, muchos comercios han utilizado la tienda física como punto de recogida del pedido online.

4.- La tienda experiencial

El 95 % de las decisiones que toma un individuo son motivadas por el subconsciente. Por esta razón el marketing sensorial pretende crear un espacio de compra que provoque emociones, tiendas que implican al oído, el gusto y el tacto en la toma de decisiones. Según apunta el informe, esta tendencia se resume en futuras tiendas con “más espacio para la experiencia y menos surtido. Más experiencia es igual a más espacio, más sorpresa, más servicios y menos productos”.

El futuro comercio se enfocará en el entorno del consumidor por encima del producto. Así pues, en 2020 se prevé que la experiencia de compra supere al precio y al producto como valor diferencial de una marca. La innovación en el entorno, la realidad aumentada y los espacios de ocio quitan cada vez más protagonismo a la venta convencional

5.- La tienda 3.0

El consumidor evalúa, cada vez más, otros aspectos del producto que consume. Las tiendas han pasado de relacionarse con el cliente, a centrarse en sus valores. El comercio se ha tenido que adaptar a una sociedad cambiante, donde el medio ambiente y la implicación con la comunidad próxima juegan un papel tan importante como la propia calidad del producto.

De esta tendencia surgen modelos como la tienda circular, en la que el reciclaje y optimización del stock son un modelo de negocio en sí mismos, o la tienda sostenible dónde la transparencia, la reducción de residuos y la ecología es lo que lleva al consumidor a adquirir el producto.  Las tiendas han tenido que adaptarse a un consumidor comprometido con su entorno, a otros valores añadidos que van más allá de la antigua relación calidad-precio.

Las cinco tendencias que están cambiando el comercio minorista