lunes. 14.10.2019

CLAVES Y CONSEJOS PARA EL AUTÓNOMO EMPLEADOR

Los trabajadores desmotivados pueden dar al traste con tu negocio

Los trabajadores desmotivados pueden dar al traste con tu negocio

Tener a los trabajadores desmotivados puede salirle muy caro a un negocio. Aquellos que tienen empleados a su cargo deben estar alerta para evitar que el desaliento afecte a la plantilla. Desde Dopsi, clínica especializada en psicología empresarial, dan algunos indicios, claves y consejos para detectarlo y mantenerlo lejos del entorno laboral.  

Los trabajadores desmotivados pueden dar al traste con tu negocio

Hay tantas formas de desmotivación laboral como trabajadores que la sufren. Lo habitual es que sea algo pasajero. Sin embargo, cuando este estado se alarga en el tiempo, cuando las malas caras, la frustración o la incomodidad se instalan en el centro de trabajo, el autónomo debería prestar atención ya que la desmotivación puede haber llegado para quedarse. 

“Lo principal es entender que cada caso es diferente, que todos los trabajadores no son compatibles con cualquier puesto. ¿Qué sucedería si un doctor en medicina estuviera un año trabajando en Mcdonalds?. Lo más probable es que el trabajador acabe desmotivado” explicó Álvaro Buiges, Psicológo sanitario y director de la clínica Dopsi, especializada en psicología empresarial.

En realidad, la mayoría de causas que originan la desmotivación en un trabajador son evitables. Desde Dopsi explicaron algunos de estos motivos que cualquier autónomo empleador debería tener presentes. 

¿De dónde viene la desmotivación laboral?  

Filosofía de la empresa; salario emocional; clima laboral o desempeño son conceptos vacíos de significado sin el elemento más importante: el trabajador. Detectar sus necesidades y tener en cuenta algunos factores externos puede ayudar a anticiparse a su desmotivación. más aún cuando la mayoría dependen del autónomo que dirige el negocio. 

  • Mala comunicación

La comunicación es la base de cualquier relación, también la laboral. El autónomo debe aprender a comunicar sus ideas con el equipo de trabajo ya que de ello dependerá su grado de implicación. “No hace falta, consultar todas  las decisiones, con que haya una comunicación abierta, con que se expongan las ideas y objetivos, ya se estará generando interacción y poniendo, en cierto modo, freno a la desmotivación”.  

  • Liderazgo mal entendido​                                                         

Liderar bien significa liderar en la justa medida. Un líder no puede ser ni demasiado indulgente ni demasiado estricto ya que cualquiera de estas dos actitudes pueden provocar desmotivación en los trabajadores. 

  • Un salario desacorde al trabajador 

Si el salario no es acorde, tanto si es muy superior como inferior a lo que debería, puede generar falta de implicación, frustración y en última instancia, desmotivación del trabajador.  

  • Salario emocional

Mucho se habla del salario emocional -y aunque no sirve para pagar facturas- sí es muy importante para mantener la implicación del trabajador en el negocio. Un empleado que no ve recompensada su labor y desempeño en el negocio, tarde o temprano, acabará desmotivado.  

  • Filosofía de la empresa

 Aunque se trata de un concepto muy subjetivo, puede acabar siendo crucial a la hora de mantener motivado a un trabajador. La filosofía de la empresa tiene mucho que ver con quienes la componen, con la comunicación, con el clima de trabajo. Si el espíritu del negocio no es acorde con el del trabajador, es muy probable que se acabe desmotivando.  

¿Cómo detectar a un trabajador desmotivado?  

No hay un trabajador igual que otro. Conocer a cada una de las personas que componen tu equipo de trabajo es la única forma fiable de detectar y poner remedio a la desmotivación. Sin embargo, puede haber algunas pistas que el autónomo no debería pasar por alto. La web de gestión empresarial SAGE publicó seis claves que pueden ser de gran utilidad para aquel que tenga trabajadores a su cargo. 

  • Falta de implicación y resultados

Cuando un trabajador ejecuta las tareas de forma casi mecánica, con un nivel de implicación y resultados inferior al que se podría esperar de él. Si esto sucede de forma prolongada, puede ser un indicio de desmotivación.  

  • Desconocimiento de los objetivos del negocio

Cuando el trabajador desconoce los objetivos reales de la empresa a todos los niveles. Esto revela una falta de implicación con el equipo y la organización.  

  • Autolimitación de sus capacidades

Cuando el trabajador limita voluntariamente su capacidad de reacción e investigación a la hora de buscar soluciones a problemas que surgen en el trabajo diario. Si “no se va más allá de lo estrictamente necesario y no se arriesga para no cometer errores”, algo está fallando, explicaron desde SAGE.  

  • Rechazo a la asunción de responsabilidades

Cuando el trabajador tiene una tendencia a evitar liderar proyectos o trabajos en grupo, puede deberse a una desmotivación en el trabajo. 

  • Búsqueda de empleo

Si el trabajador busca empleo de forma activa en otras organizaciones, incluso en sectores diferentes. 

  • Negatividad

Cuando el trabajador transpira negatividad al conjunto de la organización.  

  • Expresión corporal negativa

Cuando un trabajador refleja incomodidad ya sea con su actitud o con su expresión corporal, de forma constante. 

Además de estas seis claves, desde Dopsi aportaron otros indicios para detectar la desmotivación en la plantilla. 

El desempeño es el indicador más importante pero hay otros como  el clima de trabajo, que es un perfecto medidor de desmotivación. “Un ambiente de trabajo repleto de silencios nunca es positivo. Cuando hay un buen clima laboral, hay momentos de concentración pero también se intercambian cosas que pueden no tener nada que ver con el trabajo. Si esto no sucede, si la tensión es más frecuente que la calma, está claro que algo falla”.  

Y es que, las caras hablan por si solas, los silencios también. Parece obvio pero cuando hay un clima laboral con malas caras, donde se habla lo estrictamente necesario, es probable que no se esté motivando al equipo todo lo necesario”. Para no llegar a  este punto  desde Dopsi, ofrecieron algunos consejos para evitar que la desmotivación llegue a la plantilla. 

¿Cómo anticiparse a la desmotivación? 

¿Como estimular a un trabajador para evitar que se desmotive? Es la pregunta que se hace cualquier autónomo con trabajadores a su cargo. Aquí van algunas claves y consejos para mantener la motivación de tus empleados: 

  • Estimular con alternativas

Ofrecer diferentes posibilidades al trabajador es un buen método para evitar que se desmotive. Se trata de alternativas como formación a cargo de la empresa que, además, pueden ser muy útiles para reforzar el clima de trabajo y crear vínculos entre los trabajadores. 

  • Hacer que el trabajador se sienta importante

La responsabilidad suele ser una de las mejores terapias para que el trabajador no se desmotive. Todo el mundo necesita sentirse válido. Hacer sentir útiles a los trabajadores es la mejor forma de que no acaben desmotivados. 

  • Orientarse al desempeño y no al resultado

En otras palabras, valorar a los trabajadores por lo que hacen y no sólo por lo que consiguen.  

  • Linea de comunicación abierta

 A veces, comentar las ideas aunque las decisiones se tomen sin consultar, puede ser una buena forma de motivar a los empleados, de hacerles sentir parte importante del negocio. 

  • Estar atento a cada trabajador según su contrato

Una de las causas que más desmotivación genera es el grado de estabilidad. Un trabajador con un contrato fijo se enfrentará a la monotonía, y uno con contrato temporal a la incertidumbre. Es necesario estar alerta en ambos casos ya que cualquiera de las dos situaciones son potenciales creadoras de desmotivación. 

  • Remunerar de forma compensada

 Con el salariolo justo es siempre lo mejor. No solo para el funcionamiento del negocio, también para evitar que el trabajador se desmotive.  

  

Los trabajadores desmotivados pueden dar al traste con tu negocio