sábado. 17.04.2021

MUJERES QUE "COLABORAN" EN LAS EXPLOTACIONES AGRARIAS

El trabajo autónomo es cada vez más femenino en Navarra aunque muchas siguen sin estar dadas de alta

agricultura-autonomos

ATA-Navarra pone en valor la fuerza con la que han irrumpido las autónomas en la CCAA, pese a ello denuncian que otras muchas siguen sin estar dadas de alta en las explotaciones agrarias.

El trabajo autónomo es cada vez más femenino en Navarra aunque muchas siguen sin estar dadas de alta

Los números a veces hablan por sí solos y en Navarra revelan que el empleo por cuenta propia comienza a tener un sesgo femenino. El último informe elaborado por la Asociación Nacional de Trabajadores Autónomos de Navarra (ATA-Navarra), con motivo del Día Internacional de la Mujer del pasado 8 de marzo, muestra como de diciembre de 2010 a diciembre de 2020 el número de autónomas creció en 1.126 afiliadas más, frente al significativo descenso de 696 hombres que se dieron de baja.

Esta es la tónica que se viene produciendo en la última década aunque se viera parcialmente empañada el año pasado a causa de la emergencia sanitaria: sólo se produjeron dos altas de mujeres y 41 de hombres. Aún con todo para el presidente de ATA-Navarra, Juan Carlos Equiza, se puede decir que “el 100% del crecimiento autónomo en Navarra son mujeres”. En este sentido, explicó que “las autónomas son las protagonistas de la recuperación y la generación de empleo en la Comunidad Foral, pues que son ellas las que crean empresas sólidas y competitivas”. A pesar de ello, las mujeres siguen siendo una minoría dentro del colectivo de autónomos de Navarra. De hecho, de los 47.116 autónomos de Navarra: 16.426 son mujeres y 30.690 hombres.

El papel de la mujer en Navarra, pero concretamente en el mundo rural, se ha convertido en una pieza clave para el funcionamiento de la economía autonómica. Sin embargo, las actividades agrícolas y ganaderas entrañan una mala praxis y es el hecho de que “muchas de las mujeres que trabajan en el entorno rural no están dadas de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA)” denunció el presidente de ATA- Navarra. Según explicó son mujeres que trabajan con sus padres o con sus maridos y que a pesar de desempeñar una labor en el cuidado y gestión de los terrenos no tienen reconocido ese trabajo.

No ‘echan una mano’, son dueñas de la propiedad

Se trata de una situación que aunque el presidente de ATA no pudo confirmar con datos, sí alegó que es “muy evidente. Con todas las instituciones, administraciones públicas y entidades privadas con las que hemos hablado conocen algún caso. El problema está en que es muy difícil de abordar” dijo Equiza.

La tradición juega una mala pasada a estas profesionales que han trabajado toda su vida en la tierra familiar y a las que no se les ha reconocido nunca su labor. “Empezaron trabajando para sus padres y luego para sus hermanos o maridos” apuntó el presidente de ATA Navarra. Desde la Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales (FADEMUR) aseguraron que lo que ocurre en Navarra sucede a lo largo del territorio nacional e, incluso, hablaron de “situación habitual”.

Desde la Federación que lucha por la igualdad en el medio rural explicaron que el origen del problema que sufren muchas mujeres en el mundo rural está en la concepción de que ellas echan una mano en las tareas, cuando en realidad trabajan jornadas de más de ocho horas. E incluso cuidan y cosechan un terreno. Para paliar y equilibrar esta situación, se aprobó en octubre de 2011 la Ley sobre titularidad compartida de las explotaciones agrarias, a través de la cual se intentó corregir esta discriminación de la mujer rural habilitando mecanismos para que dos personas pudieran ser co-titulares de la explotación: padre e hijo, marido y mujer, etc. Según detalla una guía de preguntas frecuentes del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medioambiente sobre esta cuestión, “dos personas unidas por lazos de afectividad, si bien el espíritu de la norma pretende poner fin a una situación de invisibilidad que afecta fundamentalmente a la mujer.”

Las mujeres navarras solo tienen 9 explotaciones en co-titularidad

Se trata de una norma que pese a la expectación que generó en su momento “no está dando los resultados que esperábamos” señalaron desde la Federación. FADEMUR aseguró que no se ha realizado una buena labor de comunicación de este mecanismo: “no se ha informado bien y por lo tanto hay muchas mujeres que no saben si quiera que existe esta opción ”.

En concreto, y en base a las Altas en Titularidad Compartida por CCAA y por Provincias del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, Navarra cuenta con 9 explotaciones así. Se trata de un número bajo teniendo en cuenta que Navarra tiene el 35,45% de su territorio como Superficie Agrícola Utilizada (SAU) como recogen los datos del censo agrario del Instituto Nacional de Estadística (INE)

“Hay que apoyar a las mujeres autónomas y especialmente a las rurales. Navarra es rural y no podemos fallarles” argumentó el presidente de ATA Navarra. Que habló de la importancia de no solo poner en marcha programas de ayudas enfocadas a este colectivo, sino de impulsar mecanismos de formación para reducir la brecha.

“Hay que mejorar las iniciativas”

Precisamente, la situación que vive la mujer rural en Navarra fue uno de los aspectos sobre los que estuvieron dialogando el presidente de ATA- Navarra, Juan Carlos Equiza; el consejero de Desarrollo Económico y Empresarial del Gobierno de Navarra, Mikel Irujo, y la directora general de Política Empresarial, Proyección Internacional y Trabajo, Izaskun Goñi Razquin en una reunión.

ata-navarra-autonomos

Imagen de la reunión.

Durante el encuentro mantenido el pasado 10 de marzo, abordaron la situación del colectivo en Navarra y analizaron los diferentes mecanismos puestos en marcha por el Ejecutivo autonómico para paliar los efectos de la crisis. “Ha terminado unos de los peores años para los trabajadores autónomos. Por eso, le hemos expresado nuestro apoyo y positiva valoración a algunas de las medidas adoptadas, pero es el momento de mejorarlas” dijo Equiza sobre el encuentro.

A su modo de ver, hay que implementar nuevos mecanismos para evitar el cierre de negocios. Desde ATA-Navarra prevén que más de 1.000 autónomos pueden echar la persiana este año en la Comunidad. “Hemos pedido un plan urgente de medidas económicas que, complementando a lo que se está ejecutando a nivel estatal, evite la desaparición de más trabajadores por cuenta propia”.

El trabajo autónomo es cada vez más femenino en Navarra aunque muchas siguen sin estar dadas de alta