Lunes. 23.07.2018

PLAN ESTRATÉGICO DE LA INSPECCIÓN 2018-2020

Trabajo controlará más el fraude en el empleo y los falsos autónomos

Trabajo controlará más el fraude en el empleo y los falsos autónomos

Uno de cada cinco autónomos personas físicas cuentan con asalariados a su cargo. A ellos hay que sumar los que tienen una sociedad. Durante los próximos meses podrán recibir la visita de un inspector laboral en base a los nuevos objetivos que se marca el nuevo Plan Estratégico de la Inspección de Trabajo, aprobado por el Gobierno. Este Plan va a poner el foco, entre otras cosas, en la contratación temporal injustificada, a tiempo parcial y en la brecha salarial entre sexos, así como en los falsos autónomos y en las empresas que “prestan" trabajadores a otras.

Trabajo controlará más el fraude en el empleo y los falsos autónomos

El Gobierno ha aprobado el Plan Estratégico de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social 2018-2020, en el que se fijan 12 objetivos y 100 líneas de actuación para ese periodo. Varios son los puntos en los que se van a reforzar las actuaciones y a ellos deben prestar atención los casi 445.000 autónomos personas físicas que tienen al menos un trabajador a su cargo y el 39% de los afiliados al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) de la Seguridad Social que tienen algún tipo de sociedad, la mayoría con uno o más asalariados, según datos de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA). Los autónomos dan trabajo a casi un millón de personas en la actualidad, de acuerdo con la Federación.

En concreto, la Inspección de Trabajo vigilará especialmente tipos de contratos como los temporales, los de tiempo parcial y los formativos. En los primeros, se cuida que la temporalidad está justificada y que se cumple. Éste es una de las relaciones laborales más controladas en los últimos tiempos, como lo demuestra que en 2016, último ejercicio con datos cerrados, la actuación de la Inspección de Trabajo convirtió 82.272 contratos temporales en indefinidos. La contratación a tiempo parcial es objeto de especial control pues desde hace unos años se ha detectado un abuso de este contrato para enmascarar jornada completa mal pagada o el no cumplimiento de las horas que debe trabajar efectivamente este asalariado.

Falsos autónomos

Un área en la que el Plan Estratégico va a poner más atención, con “actuaciones específicas”, es el de los falsos autónomos. El propio Gobierno anunció el pasado octubre que iba a intensificar las inspecciones sobre esta figura, a la que se recurre cada vez con más frecuencia. Son trabajadores dados de alta como autónomos en el RETA pero con las mismas condiciones laborales que un asalariado (con espacio de trabajo en la empresa, horario, turnos de vacaciones y hasta salario). Su condición de trabajador por cuenta propia viene impuesta, en la mayoría de los casos, porque la empresa para la que prestan sus tareas quiere ahorrarse los costes laborales de un asalariado, sobre todo, las cotizaciones sociales.

El hecho de haber descubierto el año pasado que dos grandes y reconocidas empresas españolas, presentes incluso en el IBEX 35, hacían trabajar a comerciales como falsos autónomos o que cada vez haya más casos en multinacionales que trabajan con plataformas digitales no impidió que las inspecciones sobre este colectivo cayeran en 2017 respecto a los años precedentes, según informó el propio Ministerio de Empleo en una respuesta a una pregunta parlamentaria. Fue entonces cuando prometió someter a actuaciones específicas de control a los falsos autónomos a partir de este año. Lógicamente, es difícil cuantificarlos de manera oficial pero las estimaciones de ATA son que llegan a los 100.000.

Otra tanda de actuaciones reforzadas de la Inspección de Trabajo irá dirigida a subcontratas y empresas multiservicio. Éstas últimas están dando más de un quebradero de cabeza a sectores profesionales de trabajadores autónomos pues se trata de empresas “de servicios o multiservicios” que, en realidad, no ofrecen ningún servicio sino que sólo sirven para “prestar” trabajadores o cederlos ilegalmente a otras que no los quieren contratar para ahorrarse masa salarial. Es el caso que denuncian, por ejemplo, las asociaciones de taxistas: la existencia de empresas que se hacen con licencias de Vehículos de Transporte de Viajeros (VTC) y que se constituyen para ceder trabajadores a las plataformas que no quieren contratar a los conductores.

Habrá también refuerzo en el control de las horas trabajadas por parte de los empleados, de la brecha salarial entre hombre y mujeres y en la prevención de riesgos laborales.

Colaboración y nuevas tecnologías

El Plan Estratégico de la Inspección de Trabajo pretende aumentar su eficacia con la utilización de nuevas tecnologías. Se intensifican los cruces de datos con otras instituciones y organismos, así como el uso del big data o grandes bases de datos y “de herramientas avanzadas de evaluación y gestión inspectora”.

La Inspección de Trabajo y Seguridad Social, conviene recordarlo, no solo colabora con el resto de departamentos ministeriales sino que tiene acuerdos para el intercambio de información y la elaboración de actuaciones conjuntas con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, la Dirección General de Tráfico, el Colegio General del Notariado, el Colegio de Registradores de España o Red.es.

Otra de las novedades que ha dado a conocer el Ministerio de Empleo es que se ha aprobado un Real Decreto por el que se crea el Organismo Estatal Inspección de Trabajo y Seguridad Social. Dicho organismo surge de la transformación de la Dirección General de Inspección de Trabajo y Seguridad Social del Ministerio de Empleo.

Trabajo controlará más el fraude en el empleo y los falsos autónomos