miércoles. 02.12.2020

PERMITIRÍA DETERMINAR EL FRAUDE CON LOS AUTÓNOMOS

Trabajo quiere establecer un registro para vigilar las pautas laborales en las plataformas digitales

El Ministerio de Trabajo y Economía Social quiere poner pronto en marcha un registro obligatorio para vigilar las formas de trabajo en las plataformas digitales. La herramienta determinará el posible fraude de los trabajadores autónomos.
Trabajo quiere establecer un registro para vigilar las pautas laborales en las plataformas digitales

Las plataformas digitales podrían tener que empezar a rendir cuentas sobre su modelo de negocio y las condiciones laborales de sus empleados. Uno de los objetivos del Ministerio de Trabajo y Economía Social, dirigido por Yolanda Díaz, es la lucha contra la figura de los falsos autónomos, y una de las herramientas que baraja es la creación de un registro público para vigilar que las empresas que operen a través de Internet cumplan la normativa laboral.

Bien es cierto que la propuesta se encuentra dentro del Anteproyecto de Ley para regular la situación laboral de los trabajadores en la que aún se está trabajando. No obstante, podría suponer un paso más en el camino que ya han recorrido varios Tribunales de Justicia fallando en contra del uso fraudulento que hacen las plataformas online de las personas que tienen contratadas: utilizarían la figura del falso autónomo para ahorrarse las cotizaciones a la Seguridad Social de sus empleados.

Tal y como señalaron fuentes del sindicato de la Unión General de Trabajadores (UGT), "el objetivo no es que todos los proveedores de servicios de intermediación en línea tengan prohibido operar con trabajadores autónomos. Sino que aquellas plataformas que organicen el trabajo, o sean el medio de producción principal, tengan que contratar como asalariados a las personas que prestan el servicio. Y, para ello, hay que conocer su algoritmo", explicaron desde la organización.

Un registro obligatorio y público

El registro que prevé crear el Gobierno será de carácter público y obligatorio, aunque también contará con una parte confidencial para proteger la estrategia comercial u otros elementos clave de las compañías. En él se tendrán que inscribir todas las plataformas digitales que operen o quieran operar en España, para publicar información sobre sus algoritmos y métodos de organización de su trabajo.

"Con el Anteproyecto de Ley hemos propuesto un registro de plataformas digitales en el que cada empresa tiene que especificar cuál es su actividad, detallar su modelo de negocio, indicar si reciben subvenciones públicas, el capital inicial y la procedencia del mismo, el número de trabajadores con los que cuentan y la descripción de sus puestos de trabajo o citar cuáles son los grupos inversores que participan en la plataforma digital", explicó Rubén Ranz, coordinador de UGT y de turespuestasindical.es.

Gracias a la recopilación de todos esos datos, el Ministerio de Trabajo y Economía Social tendría la capacidad de analizar y vigilar que las entidades que operan a través de Internet  cumplan con la normativa y respeten los derechos de los trabajadores registrados en el marco de la Ley. De igual forma, "podrían fijarse los modelos de laboralidad que deben seguir las compañías y determinar si pueden operar con trabajadores autónomos o deben contratar a asalariados".

Asimismo, las entidades digitales tendrán que aportar los datos a la representación legal de los trabajadores. Es decir, toda la información relativa a los parámetros y reglas para la toma de decisiones en los que se basan los algoritmos utilizados por la empresa, que puedan incidir directa o indirectamente en las condiciones de trabajo y de acceso y mantenimiento del empleo.

Sanciones a las plataformas digitales en caso de no inscribirse en el registro

A pesar de que se trata de una propuesta en la que aún está trabajando el Ministerio de Trabajo y Economía Social junto a los agentes sociales, el carácter obligatorio en la inscripción de este registro supondría, en caso de no llevarlo a cabo, altas sanciones económicas para las plataformas

"Los algoritmos son las herramientas digitales que las plataformas utilizan para la organización del trabajo dentro de una plataforma digital. Por ello, registrar cómo les afecta a los trabajadores la organización de su trabajo es fundamental para saber si se están respetando todos los derechos laborales", aseguró Rubén Ranz.

El peligro de los sistemas de reputación

Algo que desde el sindicato de UGT tienen muy presente son los sistemas de reputación y las "duras consecuencias" que tienen sobre los trabajadores. Los sistemas de reputación son las valoraciones o puntuación que el cliente le da al trabajador cuando realiza un servicio. "En España hay más de 4.000 empresas que utilizan sistemas de reputación. Esas herramientas subjetivas pueden afectar directamente en que una persona tenga o no trabajo en el futuro", explicó Rubén Ranz, coordinador de tu respuesta sindical.

Para el portavoz de la Unión General de Trabajadores, se trata de "sanciones encubiertas" que también quieren evitar con la puesta en marcha de esos algoritmos. "Tenemos que poder acceder a esos algoritmos para saber si las empresas están cumpliendo todas las normativas laborales. En la organización de trabajo quien organiza la vigilancia de las tareas que se realizan y la calidad de las mismas se mide por medio de la inteligencia artificial y los clientes. Éstos son el último filtro, y tienen el poder de decir si el trabajador lo ha hecho bien o mal, un criterio completamente subjetivo e injusto. Se trata de un sistema que no sólo afecta a la organización del trabajo sino  también a las condiciones del propio trabajador", concluyó Ranz. 

Trabajo quiere establecer un registro para vigilar las pautas laborales en las plataformas digitales